Teresa Fabbrini (Vida y obra)

Teresa Fabbrini

Teresa Fabbrini

Teresa Fabbrini (1855-1903). Nació el 1 de septiembre de 1855 en Florencia, Toscana, (Italia) y murió el 22 de julio de 1903 en Lausana, Vaud, (Suiza), fue una italiana feminista y anarquista.

biografía

Teresa Fabbrini nació en Florencia el 1 de septiembre de 1855 de Luigi y Agata Ciancalini. [1]  Desde muy joven se distinguió como propagandista incansable de las ideas anarquistas y como conferenciante y escritora a favor de la anarquía y los derechos de las mujeres.

A partir de 1877, según un informe policial, se mudó a Camogli, Génova, Liguria. (Italia), siguiendo a su esposo Olimpio Ballerini, un guardafrenos. Siempre es la información la que lo señala en Pisa, Toscana, (Italia), donde incluso bajo estricta vigilancia “lleva a cabo una gran actividad en la propaganda anarquista”.[2] Con un lenguaje machista y misógino típico, a menudo los prefectos, policías y cuestores lo califican de “mujer de costumbres fáciles”, [2] tal vez porque a menudo recibe en su casa a compañeros buscados como Paolo Schicchi .

Estuvo colaborando desde 1893 con Il Paria” de Pisa, Toscana, (Italia), el “Tema social” de Florencia, Toscana, (Italia), Semper Avanti!” de Livorno, Toscana, (Italia), La Favilla”, etc. 

En el mismo año, dio conferencias en los suburbios de Pisa, Toscana, (Italia) sobre el tema “Anarquía y socialismo y la abolición de cualquier principio de autoridad”. Sufrió numerosas condenas y arrestos (arrestada en junio de 1893 y sentenciada a 28 días de prisión, arrestada en marzo de 1894 y arrestada un mes después por asociación criminal e insultar a la fuerza pública, y sentenciada a 2 meses, más otros 80 días de detención preventiva)

En octubre de 1894 fue sentenciada a 6 meses de prisión y asignada al domicilio forzado de Orbetello, Grosseto, Toscana, (Italia), por 18 meses, despues se le asignará una supervisión diaria especial, especialmente durante la organización de huelgas y manifestaciones con mujeres anarquistas y socialistas. Las investigaciones muestran que su hogar se había convertido en un centro de refugio y discusión para muchos anarquistas: Genunzio Bentini, Giuseppe Manetti, Giulio Grandi, Ersilia Cavedagni, Emanuele Canepa, Enrico Girola, Paolo SchicchiPietro GoriFrancesco PezziLuisa MinguzziThemistocles Monticelli etc.

En este período conoció a Luigi Fabbri, quien lo definió de esta manera: “su cortesía y la amabilidad de sus modales me hicieron simpatizar inmediatamente con su compañero”. [2]  Su vida está marcada continuamente por numerosos arrestos que conducen a repetidas micro sentencias, por ejemplo, el 18 de noviembre de 1895 fue arrestada y sentenciada a un mes de prisión por haber sido encontrada en compañía de un anarquista; unos días en la cárcel después del arresto el 5 de agosto de 1897 en Pisa, Toscana, (Italia) junto con el ferroviario Lucio Gordini de Ravenna, despues de un informe de un sacerdote, el 22 de junio de 1898, un nuevo arresto de cinco días, etc.

Casada con su Olimpio Ballerini, se vio obligada a exiliarse en Francia para escapar de la persecución institucional, pero fue expulsada por sus ideas anarquistas en 1898. Ripara en Suiza, en el cantón de Ginebra, participa en numerosas conferencias anarquistas, incluidas algunas celebradas por Louise Michel en la Comuna de París. Sin embargo, incluso en Suiza, después de la huelga general en octubre de 1902, la policía la busca y, por lo tanto, se ve obligada a mudarse al cantón de Vaud, donde vive con el impresor Jean-Octave Pellegrino, y finalmente llega a Lausana, (Suiza) donde está agotada por la persecución de todo tipo. quien sufrió durante toda su vida, murió el 22 de julio de 1903, a la edad de 48 años, agotado por las dificultades y el trabajo.

Su obra más famosa, publicada póstumamente, fue De la esclavitud a la libertad”, donde denunció el machismo dominante también en los círculos políticos y en los círculos revolucionarios:

«La mujer tiene la función simple de parchear la ropa de cama, hacer la cama y la sopa, vigilar a los niños si está casada, o cantar o esperar al amante desde la ventana si es una niña. Las mujeres en medio de los hombres no están muy bien cuando tienen que hablar de política […] a la que tiene derecho a participar en reuniones, conferencias, leer libros, periódicos, … si se niegan a denunciarlos a otros. camaradas, hagan que se rían de ellos, de su locura, de la pequeñez de su carácter […] Compañeros de la esclavitud, ¡adelante! ” [2]

notas

Artículos relacionados

Enlaces externos