Antonia Rufina Maymona Giménez (Vida y obra)

Antonia Rufina Maymón Giménez (1881-1959) Nacio el 18 de julio de 1881 en Madrid. (España) y 20 de diciembre de 1959  Beniaján, Murcia  (España).

Fue una pedagoga racionalista, militante naturista, anarquista y feminista española, que ademas publico libros de diversos temas.

Biografía.

Antonia Rufina Maymón Giménez nació el 18 de julio de 1881 en Madrid, España, en una familia de Aragón, donde se criará.1​ Estudia magisterio en la ‘Escuela Normal Femenina’ de Zaragoza, ciudad en la que también contrae matrimonio con el profesor anarquista Lorenzo Laguna.

Por su pertenencia al Comité Nacional contra la guerra de Marruecos, será procesada y condenada junto con Teresa Claramunt Josefa López. En esos años publica sus primeros artículos periodísticos en diversas gacetas anarquistas, como ‘La Enseñanza Moderna’ y ‘Cultura y Acción’. La pareja se exilia a Burdeos en 1911, de donde Antonia vuelve amnistiada dos años más tarde tras la muerte de su esposo.

A su regreso, ejerce de oradora en infinidad de mítines por todo el país y trabaja como maestra en escuelas de Barcelona, San Feliu de Guíxols, Elda y Beniaján, localidad donde viviría durante largos años y en la que llegó a fundar un ateneo cultural. Impulsora del movimiento naturista en España, participa y preside congresos sobre estos ideales en Bilbao y Málaga.

Al proclamarse la Segunda República Española se traslada a Beniaján, donde se establecería de forma definitiva; allí dio mítines para la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), mantuvo una escuela en su propia casa y desarrolló una intensa labor social entre los más necesitados. En 1932 publica ‘Estudios Racionalistas’, donde expone su pensamiento educativo de la escuela única para niños y niñas sin distinción de clases sociales.

Al acabar la Guerra Civil Española, es condenada y encarcelada hasta 1944.2Dos años más tarde fue detenida de nuevo durante casi un año, saliendo de la cárcel con su salud ya muy mermada. Regresó a su casa de Beniaján, donde daría clases particularesFallece en un hospital local el 20 de diciembre de 1959.

Ideales y obras.

(…)estoy plenamente convencida de que, criados en plena Naturaleza, bien dirigidas sus aptitudes, desarrollados sus sentimientos para el bien, recibiendo, en fin, una integral educación, se transformarán en seres dulces, amorosos, justos y razonables.

Maymón defendía el naturismo y el anarquismo como dos ideales distintos pero convergentes en un mismo objetivo, un orden natural donde no caben jerarquías ni injusticias:

(…)para mi no es naturismo aquel que no se preocupa de la vida integral del individuo y como ésta solo puede desarrollarse dentro de una sociedad igualitaria, sin leyes ni gobiernos, sin explotadores ni explotados, deduzco de aquí la consecuencia de que las ideas naturismo y anarquismo van tan íntimamente unidas, que no pueden separarse sin que a cada una de ellas les falte algo para ser completa.

También se destacó como una incipiente feminista:

Algo les costará a los hombres ver a las mujeres igualarse a ellos, y a las mujeres acostumbrarse a luchar contra rutinas y convencionalismos, pero hay que tener confianza en esa juventud renovadora.

Escribió mucho sobre naturismo, pero también sobre su gran pasión: la educación. Entre 1908 y 1939 colaboró en numerosas publicaciones afines de manera ininterrumpida, como Acción Social ObreraCultura y AcciónDespertarLa Enseñanza ModernaHeliosHumanidad NuevaIdeas y figurasInquietudesNaturismoNueva AuroraSolidaridad ObreraTiempos NuevosTierra y LibertadVértice o Vida y Trabajo, entre otros.

Bibliografía.

Estudios.

  • ‘Anarquismo y naturismo’ (1925)
  • ‘Hacia el ideal’ (1927)
  • ‘Amamos’ (1932), entre otros.
  • ‘Humanidad libre. Esbozo racionalista’

Novelas.

  • ‘Madre’ (1925)
  • ‘La perla’ (1927)
  • ‘El hijo del camino’ (1931)

Referencias.

Véase también.

Enlaces externos.

Antonia Rufina Maymona Giménez.

Antonia Rufina Maymona Giménez. (1881-1959) Nacio el 18 de julio de 1881 en Madrid (España) y murió el 20 de diciembre de 1959 en el Hospital Provincial de Murcia, Murcia, (España).

Fue una de las destacadas figuras del ámbito de la pedagogía libertaria. Nació en Madrid en 1881, hija de padres zaragozanos, regresarán a Zaragoza al poco tiempo. A los 16 años solicitó su ingreso en la Escuela Normal Femenina, una de las pocas carreras convenientes para las mujeres y con una salida laboral, dos años después terminó sus estudios con sobresaliente y fue declarada maestra de primera enseñanza elemental. 

Inició su carrera pedagógica, que se desarrollará en Escuelas Racionalistas, en 1907 en una de estas escuelas, abierta en Zaragoza tras una larga campaña de protesta contra la detención de Ferrer i Guarda y de la clausura de su Escuela Moderna, tras el atentado de Mateo Morral contra el rey.

Esta nueva escuela no era la primera escuela laica, ya existían dos en la ciudad, en el barrio de Torrero y en San Pablo, creadas en 1905 por el Patronato de Zaragoza de Escuelas Laicas, patronato dirigido por al anarquista Nicasio Domingo. La novedad de esta nueva escuela se basaba en el régimen de coeducación (niños y niñas).

Era la Escuela Moderna, de Zaragoza, en la calle Bayeu. Su apertura no fue muy bien acogida por el catolicismo de la ciudad, que atacó duramente la Escuela por su pedagogía racional. Tras la Semana Trágica y el fusilamiento de Ferrer i Guarda, la Escuela será cerrada.

Compaginando su labor docente, Antonia se implicó activamente en la militancia libertaria de la ciudad, colaborando con movimientos naturistas, escribiendo artículos pedagógicos, convirtiéndose en una figura destacada. Su relación con el mundo libertario también fue a nivel personal, se casó-juntó con Lorenzo Laguna Serón, obrero y maestro racionalista.

Un paso importante en su vida se dio en 1910 cuando trabó amistad con Teresa Claramunt, expulsada de Cataluña por la Semana Trágica.

En este año, y en el contexto de la Guerra de Marruecos, se implicó de una manera más directa en el activismo político, tras fundar junto a Teresa y otras compañeras, el Comité Nacional contra la guerra de Marruecos. Su papel militante y activista no pasó desapercibido para los medios de comunicación, Heraldo de Aragón la cita como una de las activistas que intervino en el mitin de la Huelga General convocada el 8 de julio de 1911.

Esta significación política la obligará a huir y exiliarse en Francia tras los graves incidentes acaecidos en septiembre de 1911. Durante el desarrollo de una huelga general hubo graves incidentes tras un mitin, en el que participó Antonia, la guardia civil cargó contra los manifestantes, matando a dos de ellos. Las autoridades detuvieron a significados anarquistas pero Antonia logró huir con su compañero y pasar a Burdeos, desde Bilbao. Volverá al poco a seguir con su militancia y su trabajo de maestra racionalista, pero ya fuera de Zaragoza.

Al proclamarse la Segunda República, se trasladó a Beniaján, donde se establecería de forma definitiva, manteniendo una Escuela en su propia casa y desarrollando una intensa labor social entre los más necesitados. En 1932 publicó ‘Estudios Racionalistas’, donde expuso su pensamiento educativo de la escuela única para niños y niñas sin distinción de clases sociales.

Al acabar la Guerra fue encarcelada hasta 1944. En 1946 fue encarcelada de nuevo, saliendo con su salud ya muy mermada. Regresó a su casa donde daría clases particulares. Murió el 20 de diciembre de 1959.

ANTONIA MAYMON, ANARQUISTA, MAESTRA, NATURISTA

Maria del Carmen Agulló Díaz y Pilar Molina Beneyto, Antonia Maymona, Anarquista, maestra, naturista, Virus, Barcelona, 2014, 287 pp.

Sería hacia finales de 2007 cuando me encontré con Pilar Molina. Fue en el domicilio barcelonés de nuestro amigo y colega común, el historiador triestino Claudio Venza. Me explicó entonces que estaba trabajando en la biografía de la maestra anarquista y naturista Antonia Maymona. El nombre me resultaba familiar, porque aparecía en prácticamente la mayoría de las revistas culturales ácratas de las décadas de 1920 y 1930 que tanto había trabajado para mi tesis doctoral. La presencia de la pedagoga libertaria era frecuente en los círculos intelectuales y culturales del universo anarquista, y sin embargo, las pistas alrededor de su vida eran más que escasas, muy por debajo de la relevancia del personaje. Animé Pilar a profundizar sobre el tema ya ponerme al corriente de sus progresos. Ella era plenamente consciente de las dificultades de trabajar con tan pocos datos, más allá de una buena recopilación de textos que iba espigando.

Pocos meses después, me enteré de la muerte repentina de la documentalista e investigadora feminista. Me impactó la noticia, y pensé que la biografía de la maestra aragonesa quedaría olvidada como muchos otros proyectos. Por eso, cuando me enteré de que la historiadora Carmen Agulló había completado y ampliado la investigación de Molina corrí a adquirir el libro, como mejor homenaje, no sólo a la desaparecida coautora, sino también por la curiosidad de intentar redescubrir un personaje comparable, en cierta medida, a tantas figuras femeninas obligadas dentro del mundo anarquista, a Federica Montseny, Teresa Mañé o Teresa Claramunt.

Maymón es, en buena medida, una buena muestra de las maestras racionalistas itinerantes. Con una formación más cercana a la escuela horaciana que a la ortodoxia ferreriana, Maymona había destacado como activista social, organizadora y pedagoga, con un buen grupo de textos de reflexión dentro de las publicaciones educativas y libertarias.

Con una familia, parece que convencional, y un formación académica de la época (obtuvo de manera rápida el título de maestra nacional), su trayectoria se inicia en los primeros años del siglo arrastrada por la efervescencia revolucionaria de la primera guerra mundial. Apreciada por su competencia profesional y su compromiso, y perseguida como anarquista por las instituciones estatales y los garantes del orden capitalista, su será una vida nómada de profesora donde las secciones de la CNT la reclamarán para sus escuelas -como servicio para los afiliados-. Además, iniciada en el grupo de Salud y Fuerza, será una de las grandes defensoras del naturismo libertario, el amor libre y el nudismo. Como sucede con la mayor parte del movimiento libertario, y más para una mujer con concepciones morales iconoclastas para la época, su persecución será constante, con periodos de prisión y extrañamente (especialmente en la posguerra) acompañado de una incomprensión general por parte de algunos sectores afines, escandalizados por sus convicciones personales.

Sin embargo, el libro refleja lo que ocurre con tantas y tantas figuras olvidadas. En contraste con su relevancia personal, habrá etapas de su vida donde faltan testimonios y documentos. Hay algunos años en blanco en la biografía. El anarquismo sigue siendo un universo invisible para los historiadores convencionales, y en un estado donde hay grandes limitaciones archivísticas, resulta difícil encontrar las pistas necesarias para resolver muchos de los interrogantes que suscita la lectura de la biografía.

El gran acierto del libro es la reproducción de una selección de textos, de temática diversa, de Maymona. Destaca su pensamiento pedagógico, de línea horaciana, su visión sobre el naturismo libertario, o sobre aspectos de morales. Especialmente significativo resulta su “feminismo” antiburgués, muy en la línea del defendido por su compañera de militancia Federica Montseny. También, como ella, publicó novela en la colección de La Revista Blanca. A diferencia suya, no tuvo la opción de exiliarse, por lo que pasó doce años de prisión, y depurada del magisterio, tuvo que sobrevivir dando clases particulares, en unas condiciones pésimas. El olvido decretado de la Transición mantuvo, a ella y tantas otras, en esta especie de clandestinidad del recuerdo que ha segregado de la memoria oficial del anarquismo.

La biografía tiene buenas virtudes, y un punto de frustración. En cierta medida, es una obra inacabada, como también resulta inacabado un movimiento libertario que parece resurgir, al menos, en el siempre peligroso mundo de las ideas.