Giovanni Rossi, de pseudónimo  “Cardias” (Vida y obra)

Giovanni Rossi, de seudónimo  “Cardias” (1856-1943)  Nacio el 11 de enero de 1856 en Pisa, (Italia) y murió el 9 de enero de 1943 en Italia a la edad de 87 años.

Fue militante colectivista anarquista y fundador de comunidades.

Nacio en el seno de una familia burguesa. Doctor en veterinaria, influenciado por lxs socialistas utópicxs franceses, en 1873 pasa a ser miembro de la AIT de Pisa.

En 1878 publica bajo el seudónimo de Cardias, el libro Una comuna socialista primera aproximación a su teoría colectivista anarquista.

Arrestado en noviembre de 1878 por atentar a la seguridad del Estado, no es liberado hasta abril de 1879, a consecuencia de un sobreseimiento de la causa.

Cercano al anarquista, Andrea Costa, publica en 1886, en la región de Brescia, el periódico Lo Sperimentale, partidario a la creación de colonias.

El 11 noviembre de 1887 crea en Cremona la Asociación agrícola cooperativa de Cittadella, de la que será secretario, pero el rechazo del colectivismo por parte de lxs campesinxs, provocará el fracaso de la comunidad.

El 20 de febrero de 1890, embarca en Génova junto a un grupo de compañeros, dirección Brasil donde funda cerca de Palmeiras la colonia anarquista La Cecilia. Su población, esencialmente masculina, contará con 200 miembros aproximadamente. La experiencia de comunismo libertario y de amor libre se enfrentará sin embargo a lo largo de los cuatro años de existencia a las dificultades materiales pero sobretodo afectivas y sexuales (a causa, principalmente, del pequeño número de mujeres). La colonia se disuelve en 1894. Publica el libro Paraná en el siglo XX“.

En 1907, vuelve a Italia, donde se ocupa de problemas agrícolas, siempre favorable a la creación de comunidades y partidario de la emancipación de la mujer.

Muere a la edad de 87 años, el 9 de enero de 1943.

Se dice que la revolución emancipará económicamente a las mujeres. Es oportuno preguntarse:¿podría emanciparse por este solo motivo de los prejuicios morales, de la déspota supremacía afectiva del hombre? Entre muchos anarquistas que creen ser los más férvidos autores de la libertad, pero que en el caso del amor son aún musulmanes, tanto que tienen a sus mujeres apartadas del movimiento social, la duda se impone. Verdad es que la emancipación económica de la mujer está escrita en todos los programas socialistas, pero lo está más como parte ornamental, que sin pensar se escribe y luego alegremente se abandona

Giovanni Rossi «Un episodio de amor en la Colonia Socialista Cecilia»

En 1976, el cineasta Jean-Louis Comolli dirige el film “La Cecilia”, basada en la historia de la comunidad.

 

 

Miembros de la Colonia Cecilia

Miembros de la Colonia Cecilia

 

 

Portada de la primera edición de  Cecilia.Comunità Anarchica Sperimentale.Un episodio de amore nella colonia «Cecilia» (1893)

Portada de la primera edición de  Cecilia.Comunità Anarchica Sperimentale.Un episodio de amore nella colonia «Cecilia» (1893)

 

Portada de una edición de la anterior obra publicada por Quaderni della libertà 1932

Portada de una edición de la anterior obra publicada por Quaderni della libertà 1932

 

 

 

Como Jack Destripador, vamos por partes.

¿Quién fue Giovanni Rossi o Cardias?

Giovanni Rossi (pseudónimo Cardias) (1856-1943) fue un italiano, escritor, veterinario, periodista y agrónomo. Adepto y propagador del pensamiento ideológico anarquista. Él ha publicado varios artículos y libros, entre ellos una serie de cinco libros: Une Socialiste comuna (Una comuna socialista), el libro cuenta la historia de una comunidad libertaria y colectivista con sesgo crítico contra la iglesia, religión, dogmas, doctrinas sistema patriarcal nuclear Y propiedad privada. ¿Dónde se pasa la historia? En una comunidad en un país de América. Une la jet comuna tuvo como protagonista a una mujer, Cecilia.

Después de su detención por la represión del Estado italiano de la época (que surge de la difusión de las ideas antiestatales), fundada en Cremona, Italia, Colonia Agrícola Experimental Cittadella (Asociación Agricole Cooperativa de Cittadella), basado en la autogestión colectivismo horizontal desde el uso colectivo de Como medio de transformación social.

Rossi reunió esfuerzos y adquirió una pequeña porción de tierra para cultivo con el apoyo de un propietario de una pequeña granja. La producción agrícola ha obtenido resultados sorprendentemente positivos, tanto en la calidad y la cantidad de los productos agrícolas. Sin embargo, a pesar de los resultados cualitativos de producción, Rossi no veía el experimento como satisfactorio, el agrónomo entendía que el trabajo desarrollado no tuvo resultado en la transformación de las relaciones entre los miembros de la comunidad, para él, Cittadella no logró establecer medios de coexistencia verdaderamente libertarios Por lo que falló.

Buscando un lugar donde pudiera viabilizar su laboratorio social, saltó del barco y abandonó el proyecto de Cittaddella.

La monarquía brasileña en medio de la historia

En ese tiempo, el emperador brasileño – Don Pedro II – fue a Milán a tratarse, pues estaba muy enfermo, y fue en la ciudad de Milán que el emperador tuvo contacto con la obra de Rossi.

Se sabe que Dom Pedro II tuvo un romance con el progresismo de la Ilustración (contrariamente a mamá y papá y todos los que mierda) y las cuestiones relacionadas con la superación de la desigualdad y la visión humana de la sociedad a su antojo. No tarda mucho y don Pedro II invita a Rossi a estabilizar su colonia experimental en tierras tupiniquins, lo que es irónicamente divertido y contradictorio, un monarca invita a un anarquista para realizar su experimento social y el anarquista sólo logra realizar su experimento a causa de un monarca. ¡Cosas de la vida!

La invitación se produjo debido a las medidas inmigratorias de las últimas décadas desagradar al emperador y también Pedro II quedó curioso sobre los resultados y las experiencias de Rossi, además de esos hechos, el anarquista fue instigado por el amigo brasileño Carlos Gomes a buscar a Dom Pedro II para hablar más sobre Sus planes.

En América, el experimento de Rossi presentaría mejores condiciones de indicadores y evaluación, consecuentemente mayores posibilidades de éxito.

Las tierras cedidas otrora pertenecieron a un grupo de colonos ruso-alemanes, que tras un tiempo desistió de clavar sus bases en la región, alegando que las tierras eran improductivas. La porción de tierra se quedaba en el Paraná. Lo curioso es que para Rossi y sus compañeros, la región era óptima para firmar su experimento debido al clima suave y sano.

[…] Debíamos ir a Porto Alegre, pero el mal del mar hacía sufrir tanto a dos de nuestros compañeros, que decidimos ahorrarlos de otros cinco o seis días de navegación y bajar aquí, para fundar nuestra colonia social en alguna Parte de Paraná, donde sabíamos que encontraríamos un clima templado y saludable. […] –Giovanni Rossi, citado por FELICI, p.14.

La donación por parte de la corona no llegó a ocurrir de hecho, la República brasileña fue instaurada en ese interim y no reconoció las concesiones otorgadas por el imperio, sin embargo, Rossi y sus compañeros compraron las tierras.

La Colonia Cecilia fue el primer intento efectivo de implantación de ideologías anarquistas en Brasil. Rossi buscaba instaurar una comunidad capaz de ser pionera en practicar y propagar conceptos como: trabajo colectivo horizontal, valorización de lo humano y amor libertario.

El día a día en la Colonia Cecilia.

La colonia abrigó a unas 300 personas, había un barracón colectivo donde las familias que iban llegando se albergaban y luego cada uno debía construir su propia casa. La organización del trabajo se dividía entre colonos responsables de la labranza, pecuaria, los artesanos, educadores y tareas de casa.

Además del barracón colectivo, había cerca de 20 casas, algunos graneros, la casa que vendría a ser la escuela de la comunidad, tanques de peces, el molino para producción de fubá, viveros, huertos, pozos artesianos, un pabellón colectivo – que también se utilizaba Como consultorio medio y una gran cosecha de maíz.

Los colonos plantaron más de 80 alqueires de tierra y construyeron más de 10 kilómetros de camino (detalle: en una época que apenas se querían existían estudios sofisticados sobre uso del suelo y producción agrícola, mucho menos maquinarias exquisita para implantación de infraestructura de movilidad).

Aunque construida, la casa que albergaría la escuela libertaria no llegó a funcionar.

[…] Instrucción, música, teatro, danza, todavía no han sido posibles. El trabajo productivo nos ha absorbido completamente […] – Extracto de la carta de Giovanni Rossi en 1890.

La diferencia entre el suelo brasileño y el italiano, fue un obstáculo en las actividades de cultivo, otro factor importante es que la mayoría de la colonia estaba compuesta por obreros italianos que no entendían bulhufas sobre manejo y uso del suelo a gran escala, y los que entendían Sobre el tema aún desconocía las propiedades del suelo brasileño.

El cultivo y la ganadería no producían lo suficiente para la subsistencia de los colonos.Es decir, ellos sabían que en aquella tierra el maíz crecer y ser productivo, pero no en tiempo hábil. Los emigrantes subsistieron con el dinero que trajeron, comprando víveres, instrumentos de trabajo y semillas, sin embargo, tuvieron que buscar por otras actividades complementarias para el sustento mientras la labranza no prosperaba.

La declinación de la Colonia Cecilia

Después de algún tiempo, algunas familias decidieron desagregarse de la colonia, y así fue ese proceso hasta el final del año 1892, cuando sobraron sólo 20 personas en la comunidad. La idea de estos ex colonos era de regresar a Italia, pero comenzarían la migración a Curitiba, fundando la Sociedad Giuseppe Garibaldi, en el grupo había médicos, obreros, campesinos, ingenieros, profesores e intelectuales.

Atraídos por la esperanza de una vida mejor, más justa, con más abundancia y más calidad de vida – escenario opuesto al encontrado por la población de Italia en la época-, la Colonia recibe nuevos colonos. Se inició entonces el proceso de producción de vitivinicultura (cultivo de viñedos y producción de vino), fabricación de zapatos y barricas. Los zapateros de la colonia tuvieron un papel fundamental en la articulación del movimiento obrero del Estado. Y fue en esos dos años que la colonia vio el número crecer nuevamente, pero no tan expresivo como en su nacimiento.

Con cuatro años de existencia (1890-1894), la colonia se disuelve por diversos factores, entre ellos: la población era mayoritariamente masculina acarreando en dificultades emocionales y sexuales (como consecuencia del número reducido de mujeres), la labranza no prosperó en tiempo hábil Falta de mano de obra cualificada, falta de material, etc.

El experimento fue breve, no de decir que no tuvo éxito, él articuló a personas, comprometió diversos y trajo conocimiento sobre derechos y deberes. Durante y después de la esclavitud el trabajador brasileño de bajos ingresos y el inmigrante campesino siempre fue visto como proletario en potencial y es en ese escenario social que el anarquismo se propagó en Brasil y sirvió de inspiración para diversos movimientos póstumos de la clase trabajadora.

Este es un ejemplo de que la revolución siempre ha venido y siempre vendrá del campo.Vendrá de la necesidad de producir y desarrollarse, y hoy sabemos que es posible sin exaurir.

Ayer me llamaba experimento colectivo de agricultura, hoy no tengo sólo un nombre, soy la agroforestación, soy la permacultura, soy la agricultura urbana, los movimientos sociales, los black-blocks, soy los estudiantes inconformes con el sistema de enseñanza y que Ocupan y resisten, soy la agricultura familiar, el empoderamiento femenino, la sostenibilidad …

Mi inconformidad superó los muros de la favela, sobrepasó el suelo plantado, está en los barrios de clase media, clase media-alta, esta en su no-argumento frente a mis reivindicaciones, pues mientras haya injusticia en la sociedad, yo estaré de pie, luchando, De frente, puede pala!

Anuncios