Ricardo Sanz García (Vida y obra)

Ricardo Sanz García (1898 -1986) nacio el 5 de noviembre de 1898 en Canals (Costera, Valencia).  y murio el 25 de noviembre de 1986 en Toulouse a los 88 años. Fue un dirigente anarquista y escritor español

Biografía.

Inicios.

Hijo de agricultores, con 12 años comenzó a trabajar en una harinera. En 1914 se trasladó a vivir a Barcelona, donde se afilió en 1917 al sindicato CNT. Buen orador, participó en numerosos mítines y campañas propagandísticas del sindicato. Formó parte del comité de huelga en la Huelga de La Canadiense de 1919. En octubre de 1922 participó en la fundación del grupo anarquista “Los Solidarios”, con Buenaventura Durruti y Juan García Oliver, entre otros.

El golpe de estado de Miguel Primo de Rivera le sorprendió en Zaragoza en una reunión del comité local, donde propuso realizar un atentado contra el tren que debía trasladar al dictador de Barcelona a Madrid, pero su plan no fue aceptado. En 1925 entró por primera vez en prisión, y en 1930 fue nombrado presidente del Sindicato de la Construcción. Participó en la conferencia de la CRTC del 31 de mayo de 1931 en Barcelona, en el III Congreso de la CNT del 11 de junio en Madrid y en el Pleno de Sindicatos de la CRTC de agosto en Barcelona. En 1932 fue elegido vicesecretario nacional de la CNT, y hasta 1936 mantuvo una intensa actividad propagandística por toda España.

Guerra Civil Española y exilio.

El 19 de julio de 1936, al estallar la Guerra Civil Española, tomó las armas para luchar contra la sublevación del ejército, fue nombrado inspector general de los frentes de Cataluña y Aragón, y poco después la muerte de Durruti asumió el mando de la Columna Durruti, y posteriormente, de la 26.ª División.1 Una vez acabada la guerra, se exilió a Francia, donde fue internado en el Campo de internamiento de Vernet d’Ariège, y más tarde, junto con Antonio Ortiz en el de Djelfa, en Argelia. Liberado tras la ocupación del norte de África por las tropas aliadas, permaneció exiliado en Francia hasta su regreso a España en 1979.

Obras.

  • Ruta de Titanes (1933).
  • Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti (1946).
  • El Sindicalismo y la Política. Los Solidarios y Nosotros (1966)
  • Porqué perdimos la guerra (1968).
  • Los que fuimos a Madrid. Columna Durruti, 26a. División (1969)
  • El Sindicalismo Español antes de la guerra civil (1976)
  • La Política y el Sindicalismo (1978)
  • Figuras de la Revolución Española (1979)

Referencias.

  1. Ministerio de Cultura: Documentación relativa a la Brigada Mixta 120.

Enlaces externos.

 

 

RICARDO SANZ GARCIA SUPLIO A DURRUTI EN SU COLUMNA

Ricardo Sanz  García suplió a Durruti en su Columna

Ricardo Sanz  García suplió a Durruti en su Columna

El 25 de octubre de 1986 muere en Toulouse (Languedoc, Occitania) el militante anarcosindicalista Ricardo Sanz y García, también citado como Ricardo Sanz Asensio. Había nacido el 5 de noviembre de 1898 en Canals (Costera, Valencia). Hijo de obreros agrícolas, desde muy joven fe trabajo en una harinera hasta que marchó a Barcelona en 1916, donde ingresó en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), en la sección de Tintoreros del Textil, que era el trabajo que tenía entonces. En Barcelona hizo amistad con Pau Sabater y lirios (El Tero), que luego sería asesinado. Formó parte del Comité de Huelga durante el conflicto de La Canadiense (1919). A partir de 1920 su activismo acentúa: conoce Ascaso, ha mítines por la comarca barcelonesa, participa en las actividades del grupo “Los Solidarios” y estuvo encarcelado (1920 hasta 1922). Una vez liberado se traslada a Zaragoza y luego huye a Francia por Barcelona para evitar una nueva detención por su participación en el Comité Revolucionario de Barcelona. En París permanece poco tiempo, porque no le gustó el ambiente de destierro y porque se le encargó comprar mil fusiles en el País Vasco, después de cruzar la frontera por Vera, fue detenido en San Sebastián y fue cerrado dos años en la prisión de Madrid, donde conoce Bajatierra, Romero, Inestal y otros compañero libertarios. Liberado, se instala en Barcelona, ​​donde trabajará en la construcción – será presidente del sindicato del ramo entre 1930 y 1931 – y será cerrado en varias ocasiones. Con la República se convierte en uno de los oradores oficiales de la CNT, realizando giras de propaganda por Canarias, Alicante, País Vasco, La Rioja, Castilla, etc., Con Ascaso, Antona, Magriñà, Inestal y otros; actividades que alternará con la trabajo en el ramo del agua y que no le impedirán participar en los levantamientos de la FAI ni en la vida orgánica del sindicato anarcosindicalista: participó en la Conferencia de la Confederación Regional del Trabajo de Cataluña (CRTC) del 31 de mayo de 1931 a Barcelona, ​​en el tercer Congreso de la CNT (Madrid, 11-16 de junio de 1931) donde ejerció de secretario de la Mesa en la sexta sesión. También asistió al Pleno de Sindicatos del en CRTC (Barcelona, ​​agosto de 1931). Combatió duramente a trentistas en el folleto Los Treinta Judas. En 1932 fue elegido vicesecretario del Comité Nacional de la CNT. Asistió al Pleno Regional de la CRTC celebrado en Barcelona entre el 5 y el 13 de marzo de 1933 y hasta 1936 mantuvo una intensa actividad propagandística por todo el Estado. El 19 de julio de 1936 luchó en Barcelona, ​​en las Drassanes, junto a Francisco Ascaso, y luego se hizo cargo del cuartel de Pedralbes. Durante la guerra asumió numerosos cargos, como responsable de la organización de las milicias, inspector de fortificaciones en Aragón y en Cataluña, jefe de la Columna Durruti cuando murió éste hasta el final de la guerra. Cuando acabó la guerra pasó a Francia con los restos de la 26 División (excolumna Durruti). Entre 1939 y 1942 estuvo cerrado al campo de Vernet y luego al de Djelfa (Argelia), de donde fue liberado con la ocupación del norte de África por las tropas aliadas, instalándose después en Argel como panadero . En julio de 1945 marchó a Francia, estableciéndose en Marsella y Toulouse. Defendió el colaboracionismo, en 1974 asistió a la Conferencia de Narbona y durante los años ochenta, después de la fractura de la CNT, siguió los escindidos, asistiendo a su congreso de 1983 en Madrid. A pesar de su participación en los grupos de acción «Los Solidarios» y «Nosotros», a pesar de haber luchado en los comités anarquistas desde 1920, se estimaba muy Isaac Puente y Ángel Pestaña. En 1979 regresó a Barcelona. Escribió colaboraciones en CNT del Norte y Solidaridad Obrera, y es autor de un puñado de libros, tales como Ruta de titanes (1933), Los treinta Judas (1933), Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti (1946), El sindicalismo y la política. «Los Solidarios» y «Nosotros» (1966), Porqué Perdimos la Guerra (1968), Los que fuimos a Madrid. Columna Durruti. 26 División (1969), Figuras de la Revolución española (1972 y 1978), El sindicalismo español antes de la guerra civil. Los hijos del trabajo (1976), etc.

 

Ricardo Sanz (1898-1986)

Anarquista y revolucionario valenciano, el 20 de noviembre de 1936 recibe el encargo más importante de su vida: sustituir al fallecido Durruti a la cabeza de las columnas catalanas que luchan en el Frente de Madrid
 
“Por el presente escrito se nombra jefe de todas las fuerzas catalanas que operan en el Frente de Madrid al compañero Ricardo Sanz, el cual se hará cargo de dichas fuerzas en el tiempo más breve posible, por exigirlo así las actuales circunstancias”. Barcelona, 20 de noviembre de 1936, firmado por el teniente coronel Díaz Sandino. Esas “actuales circunstancias” se refieren, ni más ni menos, a la muerte de Buenaventura Durruti.
Además de este comunicado, la misma noche de la muerte del anarquista, el ministro de Justicia, Juan García Oliver, llama a Ricardo Sanz para informarle y para ordenarle que se trasladara desde Figueras a Barcelona y que desde allí marchara inmediatamente a Madrid. Al amanecer del día 21, Sanz emprende la marcha hacia la capital.
Según cuenta el historiador Joan Llarch, en el camino se cruzó con el séquito que acompañaba al cadáver de su gran amigo: “Ricardo Sanz hizo detener el fúnebre cortejo y, reconocida su personalidad y jefatura, requirió pormenores respecto a las circunstancias en que había ocurrido aquella muerte violenta e inesperada. Manzana (sargento de Artillería y asesor militar del fallecido líder anarquista) le dijo, levantando la vista para mirar el furgón que llevaba el cadáver de Durruti: “Ya sé que te han nombrado a ti para sustituirlo. No vayas a Madrid. Te van a matar como a él”. Sanz no le contestó nada, no le preguntó nada. Continuó su camino”.
Tanto el ministro García Oliver como Manzana o la propia Federica Montseny, saben que, por encima de todo, Ricardo Sanz es un luchador tenaz y consecuente. A media tarde del día 21 de noviembre Sanz llega a Madrid. Abel Paz recoge sus palabras al llegar a la capital: “Un gran desorden reinaba en todas partes. Nadie quería creer que Durruti hubiera muerto. Todo el mundo creía que Durruti no podía morir. Lo han matado los comunistas -decían unos-, lo han matado desde un balcón -añadían otros- (…). Tenía necesidad de saber con todo detalle lo ocurrido para saber la forma en que yo tenía que proceder desde mi nuevo destino como jefe de la unidad que hasta entonces había mandado Durruti”.
Federica Montseny y García Oliver acompañan a Sanz para que se presente ante las milicias que ahora tendrá bajo sus órdenes. La mayoría de los milicianos quieren, a toda costa, abandonar el Frente de Madrid y volver a Aragón, afirman que la muerte en Madrid es segura, ya que las bajas sufridas en la Columna Durruti en aquellos días han sido muy cuantiosas. Así que Sanz deja que cuantos quieran vuelvan al Frente de Aragón. Unos 300 milicianos se quedarían en Madrid hasta que en el 37 la Columna, ya militarizada, regresa a Aragón. Por su parte, las tropas que quedan al frente de la capital cambian su denominación anterior –Columna Durruti-, y pasan a ser conocidas como la 26 División.
Barcelona 1936, las columnas confederales se dirigueixen hacia aragon. García Oliver y otros anarquistas como Ricardo Sanz, Gregorio Jovery Garcia Vivanco

Barcelona 1936, las columnas confederales se dirigueixen hacia aragon. García Oliver y otros anarquistas como Ricardo Sanz, Gregorio Jovery Garcia Vivanco

Ricardo Sanz nace en Canals, Valencia, en 1898, en una familia de obreros y agricultores. Sus dos hermanos, Eusebio y Carlos, son también miembros de la CNT. Ricardo es obrero de la industria textil y participa en el ramo del Agua de la organización.

Con 18 años se traslada a Barcelona, donde comienza a trabajar como ayudante en una tintorería y es entonces cuando comienza a destacar como activista anarcosindicalista. Su militancia se va acentuando con los años y llegó a formar parte de Los Solidarios, que más tarde se transformaría en Nosotros, un grupo anarquista y terrorista creado en Barcelona en 1922. En 1930 llega a ser el presidente del Sindicato de la Construcción de la CNT.
Hasta 1931 su vida transcurre entre detenciones (la primera vez que ingresa en prisión tiene 22 años), asambleas, y acciones anarquistas. Con la República se convierte en uno de los mitineros oficiales de la CNT.
El 19 de julio del 36, cuando se produce la sublevación militar en Cataluña, participa junto a García Oliver, Ascaso y Durruti en la dirección de las masas obreras sindicalistas que logran acabar con los rebeldes y organiza las primeras columnas que parten hacia Aragón.
Además es el encargado del suministro de armas y avituallamiento de sus fuerzas desde los cuarteles de Pedralbes, los llamados Bakunin. Una vez estabilizada la situación, es nombrado agregado a la comisión de armamento anexa a la embajada rusa en Barcelona.
Allí, acompañado de una intérprete y de un técnico ruso, es el encargado de inspeccionar los barcos soviéticos que llegan a Valencia, Alicante o Cartagena con armamento para los republicanos. Sanz se encarga de verificar la clasificación del material de guerra recibido. Como agregado de esta comisión de armamento, su último servicio lo realiza en Cartagena. A esta ciudad llega un barco de México con un cargamento de 30.000 fusiles y sus correspondientes municiones, una remesa muy esperada por la República. Es el transatlántico Magallanes.
Más tarde, la consejería de Defensa de Cataluña crea la Inspección General de Fortificaciones de los frentes de Aragón y las costas catalanas, y Sanz es el elegido para encargarse del nuevo organismo.
Es en este momento cuando es llamado a sustituir a Durruti al mando de las tropas desplazadas a Madrid.
Sanz, un hombre interesado por las letras y la cultura, es de la opinión de que la verdadera emancipación llegaría de mano de la instrucción de las masas; de hecho él mismo colabora en periódicos anarquistas como CNT del Norte y Solidaridad Obrera de Galicia. Además, ya desde los años 30 comienza su trabajo de escritor y publica algunos libros como Ruta de titanes y Los treinta judas, ambos editados en 1933.
Acabada la guerra, marcha al exilio, que le lleva al campo de concentración de Vernet (Francia), lugar en el que permanece hasta 1942 y luego al de Djelfa, en Argelia, desde donde consigue por fin salir libre. En este país trabaja como panadero durante un tiempo, hasta el año 1945, cuando marcha a Marsella, en Francia. En los años 80, tras la fractura de la CNT, acude al Congreso de los Escindidos en Madrid.
Durante los años en el exilio sigue con su labor creadora, escribiendo sobre todo ensayos políticos entre los que destacan El sindicalismo y la política. Los Solidarios y Nosotros (1966); Los que fuimos a Madrid. Columna Durruti (1969), ambos publicados en Toulouse y Figuras de la Revolución Española, editado en Barcelona en 1972. Ricardo Sanz muere el 25 de noviembre de 1986 en Toulouse a los 88 años.
Anuncios