Emile Maurin (Murmain) (Vida y obra)

Emile Maurin (Murmain)

Emile Maurin (Murmain) (1862-1913). Nació el 28 de julio de 1862 en Marsella, Bocas del Ródano, (Francia) y murió el 21 de febrero de 1913 en en París, Isla de Francia, (Francia).

Fue fotógrafo después mecanógrafo; anarquista y por ultimo socialista.

Bajo la influencia de su madre, de origen italiano y ardiente socialista, Angèle Taglioretti, Maurin se unió en su juventud a un grupo de carbonarios de Marsella, Bocas del Ródano, (Francia). Fue rápidamente atraído por las doctrinas anarquistas.

En 1881 fue miembro del Club Internacional de Marsella, Bocas del Ródano, (Francia) con Etienne Desnier, Justin Mazade, Henry, Joseph Toche, Blanc, Cival y Moncada, entre otros, y fue condenado por insultar a un gendarme durante una reunión celebrada en el Grand Bosquet, (Francia).

En mayo de 1882 fue arrestado en Roma, (Italia). Relajado, regresó a Marsella, Bocas del Ródano, (Francia). Unos meses más tarde, después de las manifestaciones de los mineros de agosto de 1882 en Montceau-les-Mines, Saona y Loira, Borgoña-Franco, (Francia) y los bombardeos de octubre de 1882 en Lyon, Metrópoli de Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia), participó en el “Juicio de los 66” (ver Toussaint Bordat) que se inauguró el 8 de enero de 1883 ante el Tribunal de lo Penal de Lyon, Metrópoli de Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia). Fue sentenciado por incumplimiento el 19 de enero a cinco años de prisión, una multa de 2.000 francos y una prohibición de derechos civiles de cinco años.

En enero de 1884 fue declarado rebelde. Refugiado en Ginebra, (Suiza) Maurin permaneció allí hasta 1886. Después de la amnistía de 1889, y después de haber sido operado por cataratas en el ojo izquierdo, se instaló en Grenoble, Isère, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia). Fue entonces cuando tomó el seudónimo de Murmain y se convirtió en un fotógrafo viajero, lo que le permitió participar en propaganda activa.

En 1890, acudió en ayuda de los anarquistas encarcelados en la prisión de Grenoble, Isère, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia) y, en esta ocasión, conoció a Pierre Martin, a quien le pasó libros. Este último mantuvo el recuerdo de Murmain como un “compañero guapo, alerta, vivo, vigoroso, sobrio en palabras”.

En 1891, el Tribunal de lo Penal de Grenoble, Isère, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia) lo sentenció a seis meses de prisión por incitar a los soldados a la revuelta. Después, su hogar fue destruido y él comenzó a perder la vista.

En 1892, se fue a París, Isla de Francia, (Francia) para que su ceguera amenazante fuera tratada en el hospital Quinze-Vingts, El Hospital Nacional de Oftalmológica Quinze-Vingts (Centro hospitalario nacional de oftalmología de Quinze-Vingts), es el hospital nacional de oftalmología de Francia ubicado en París, en el distrito 12 . El hospital dio su nombre al barrio Quinze-Vingts. Fue en vano: pronto quedó completamente ciego, de ahí su apodo. “Está hecho, estoy amurallado”, le escribió a Pierre Martin. Ayudado por su compañera Eugenie, se readapto, aprendió a usar la máquina de escribir y se convirtió en mecanógrafo.

A principios de septiembre de 1895 regresó brevemente a Marsella, Bocas del Ródano, (Francia) con su compañero, donde participó en algunas reuniones y habló notablemente junto a Octave Jahn y Augustin Marcellin. Después regresó a Grenoble, Isère, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia), desde mediados de septiembre parece.

En ese momento colaboró ​​en “Sur le trimard”, la pequeña crítica realizada por Mécislas Golberg cuyos directores fueron Octave Veret y Émile Dodot, luego en el título que le sucedió, “Le Trimard” (París, Isla de Francia, (Francia), al menos 7 números del 16 de marzo al 1 de junio de 1897) publicado por Bontrond. A principios de siglo también colaboró ​​con “Libertaire” y “L’Éducation Libertaire”. (París, Isla de Francia, (Francia), al menos 9 números desde junio de 1900 hasta abril de 1902), revisión de las Bibliotecas de educación libertaria cuyos gerentes fueron C. Papillon y René Barué.

Escribió un artículo para “L’Œuvre nouvelle” en diciembre de 1903 y enero de 1904 titulado “La evolución del anarquismo”. Evocó el momento en que Peter Kropotkin dijo en el juicio del 66: “Antes de diez años, la revolución social estallará”, y comentó: “Esta declaración de Kropotkin fue considerada por muchos compañeros como demasiado reservada. Fui uno de los que creía en la catástrofe repentina, inmediata. Efecto juvenil, se dirá. Aquellos que, en un lejano rumor en medio de la noche, corrieron hacia su ventana, pensando que eran las personas las que se estaban rebelando, pueden decir cuál era nuestra esperanza. “

Élie Murmain no regresó a Grenoble, Isère, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia) hasta 1906, en medio de la agitación sindical revolucionaria. Rápidamente entabló relaciones con David y Sorrel, los líderes libertarios del mercado laboral y, en la primavera de 1907, fue él quien concibió la idea de una universidad popular que el sindicato pronto creó y que rápidamente se convirtió en un centro de propaganda anarquista. En ese momento, contribuyó a la revisión “Les Cahiers de l’Université populaire”, que apareció desde enero de 1906 hasta noviembre de 1907 y cuyo editor principal era Henri Dagan.

Murmain participó en todas las luchas importantes a partir de entonces, y para fines de 1907 fue, a pesar de su ceguera, considerado uno de los elementos antimilitaristas más peligrosos. Según “The Social War”, se alejó del anarquismo en ese momento y se unió a la federación de los Alpes del Partido Socialista.

Alrededor de 1910, regresó a París, Isla de Francia, (Francia) donde formó parte del equipo de “La Vie Ouvrière”. Su reputación de probidad le valía ser, al menos en dos ocasiones, solicitado como miembro de un “jurado de honor” para juzgar una acusación de espionaje. Fue en el caso de Adolf Reichmann, anarquista rumano acusado falsamente en mayo de 1910 de estar al servicio de la seguridad rumana, y en el caso Dudragne.

El 12 de septiembre de 1910, fue nombrado miembro de la comisión de reorganización del “Libertaire” (véase Pierre Martin), que reorientó el semanario para convertirlo en un órgano revolucionario exclusivamente anarquista, comunista y pro-unión.

Emile Maurin (Murmain), murió el viernes 21 de febrero de 1913 y fue incinerado en el columbario Père-Lachaise, está situado en el número 16 de la Rue du Repos, en el xx distrito en Paris, Isla de Francia, (Francia). Pierre Martin pronunció una oración fúnebre y Henri Chapey declaró que había perdido “un padre, un padre en el buen sentido de la palabra”. Se lanzó una suscripción para ayudar a su compañero.