Felipe Sandoval (Vida y obra)

Felipe Emilio Sandoval Cabrerizo (1886-1939) Nacio el 26 de mayo de 1886, Madrid (España) y murio el 6 de julio de 1939 en Madrid (España), también conocido por el alias «Doctor Muñiz», fue un albañil, atracador, anarquista y espía. Es conocido, especialmente, por ser un activo verdugo revolucionario en el Madrid de los primeros meses de la Guerra Civil Española.

Nació en el barrio de las Injurias en Madrid. Dicho poblado se encontraba al Sur de Madrid en lo que hoy es la zona de Pirámides, muy próxima al Estadio Vicente Calderón. Era un arrabal de miseria y condiciones extremas donde lo más olvidados trataban de buscar su hueco perdido en la sociedad. .

Hijo de padre desconocido, Sandoval pasó su infancia en un orfanato. En su juventud trabajó como albañil, al tiempo que se iniciaba en sus primeros pasos como delincuente.

En 1919 se encontraba encarcelado en la prisión de Barcelona tras cometer un robo. Trató de fugarse pero no tuvo éxito recibiendo una paliza que le desfiguró el rostro.1

Huyó de España y se estableció en París. Allí, hacia 1926, participaría en las tertulias de Juan García Oliver, fundador del grupo armado Los Solidarios, organizado como respuesta a la guerra sucia emprendida por sectores patronales y gubernamentales contra los sindicatos en la Barcelona de la época.2 De esta forma, se relaciona con los principales hombres del anarquismo exiliados en París, en los orígenes primitivos de la FAI.3

Anarquista de acción.

Sandoval no era un anarquista teórico o de salón, sino un anarquista de acción.

Volvió a Madrid, y durante años organizó diversos asaltos para financiar el anarquismo de la ciudad. Como revolucionario anarquista, uno de sus primeros golpes importantes lo dio en 1932, en el domicilio de Agapito Velasco, un abastecedor municipal a quien acusa de quedarse con el dinero de los comedores de Asistencia Social.

Con otros tres hombres, le robaron 35.000 pesetas.1 Tras este vendrían otros afamados robos, como el de una oficina del Banco de Vizcaya, donde al más puro estilo de película de gansters y en apenas diez minutos, robó 40.000 pesetas.4

Tras el robo de un arsenal de armas fue detenido e ingresado en la cárcel de Colmenar Viejo, de donde se fugaría tras herir a uno de los funcionarios de la prisión.

Se convirtió así en toda una leyenda con su estilo de ganster y su temida fama hizo llenar portadas en los periódicos de la época.1 Por todo ello, se le consideró el enemigo público número uno.

Para algunos, Sandoval no era más que un maleante, “un truhán que no sabe de ideas. Solo de estafas y del regusto ácido de la mala vida”, según escribía la revista Nuevo Mundo.2 [cita requerida]5

Durante la Guerra Civil.

El antiguo cine Europa (en la actualidad una tienda de saneamientos), albergó una checa de la CNT, dirigida por Felipe Sandoval.

El antiguo cine Europa (en la actualidad una tienda de saneamientos), albergó una checa de la CNT, dirigida por Felipe Sandoval.

 Al estallar la Guerra Civil Española, algunos miembros de la CNT se integraron en la checa de Fomento, oficialmente llamado Comité Provincial de Investigación Pública de Madrid, cuya función era unificar y controlar la represión contra los sublevados. Sandoval fue sobre todo el máximo dirigente de la checa anarquista del cinema Europa del barrio de Cuatro Caminos.

Fue también el responsable del asalto y la quema de la cárcel Modelo de Madrid, el 22 de agosto de 1936, que terminó con la matanza de conocidos políticos de derechas y provocó una gran conmoción durante la República.4

Tras el desmantelamiento del sistema de checas de Madrid por parte de la Junta de Defensa de Madrid durante la batalla de Madrid, Sandoval llegaría a ser espía para la CNT en Barcelona y Valencia. Posteriormente volvió a Madrid.

Detención y suicidio.

Nada más terminar la Guerra Civil Española, en 1939, fue detenido y conducido a Madrid como parte de la Expedición de los 101, compuesta por dirigentes políticos y sindicales y personas notorias del bando perdedor capturados en Alicante, sin haber logrado huir de España.

Fotografía de Felipe Sandoval en la ficha policial que se le hizo en Francia en el Año 1925.

Fotografía de Felipe Sandoval en la ficha policial que se le hizo en Francia en el Año 1925.

Torturado,6 fue obligado a confesar y a hacer delaciones, fue repudiado por sus compañeros. Poco después, se suicidó arrojándose al vacío. Se tiró por una ventana de una casa de la calle Almagro de Madrid, habilitada como comisaría, una más de las muchas cárceles improvisadas en un Madrid lleno de presos republicanos.7

Nadie reclamó su cuerpo. El 6 de julio de 1939 fue enterrado en una tumba de tercera del cementerio del Este de Madrid.1

Obras sobre su figura.

Películas
  • El honor de las injurias (2007), largometraje documental dirigido y narrado por el pintor y escritor Carlos García-Alix. La cinta cuenta la vida de Sandoval, con un 80 por ciento de material de archivo,8 que incluye fotografías, fragmentos de películas así como documentos del propio Felipe Sandoval, como su última confesión.9 Este film, obtuvo el segundo premio en la sección de Tiempo de Historia de la Seminci del año 2007, el Premio del público en el Festival de Annecy, en Francia, el premio al Mejor Montaje en el festival Memorimage 2008 y recientemente ha obtenido los premios a Mejor Guion, Mejor Dirección y Mejor Dirección de Arte en el festival Atlantidoc Uruguay.
Libros

Referencias.

  1. a b c d El verdugo anarquista, El País, 28 de octubre de 2007.
  2. :a b Anarquista y navajero, Público, 8 de enero de 2008
  3. Entrevista a García-Alix, Circulodebellasartes.com
  4. :a b Una legendaria venganza contra la miseria, El País, 8 de noviembre de 2008
  5. «Polícias y hampones. La película del atraco de la calle de Santa Clara». Nuevo Mundo (Madrid) (1.983): 10. 11 de marzo de 1932. ISSN 1699-8677.
  6. Nosotros los asesinos (2008) de Eduardo de Guzmán. Ediciones Vosa. ISBN 978-84-312-0209-5. Memorias del periodista Eduardo de Guzmán, también anarquista, donde narra su internamiento en un centro policial y la muerte, tras torturas, de Felipe Sandoval: «Le han pegado sin compasión y tiene más cara de muerto que de vivo. Arroja varias bocanadas de sangre que un policía le obliga a limpiar del suelo aunque cada movimiento le arranca dolorosos quejidos».
  7. Antonio Muñoz Molina, Enfermos de pasado. Diario El País, 20/09/2008
  8. Critica al film en Filmaffinity.com
  9. Un documental muestra la historia reciente de España a través de un anarquista, Diario El Mundo, 31/10/2007
  10. Casadellibro.com

Enlaces externos.

 

FELIPE SANDOVAL – MILITANTE ANARQUISTA Y ANARCOSINDICALISTA

 

Felipe Sandoval – militante anarquista y anarcosindicalista

Felipe Sandoval – militante anarquista y anarcosindicalista

El 5 de julio de 1939 se suicida en Madrid (España) el militante anarquista y anarcosindicalista Felipe Emilio Sandoval Cabrerizo, también conocido como Doctor Muñiz. Había nacido el 26 de mayo de 1886 en el barrio de Las injurias de Madrid (España).

Hijo de padre desconocido y de una lavandera que lavaba en el río Manzanares, se crió en un orfanato (Asilo de Niños de Lavanderas) bajo la tutela de las monjas Hijas de la Caridad.

Peón de profesión, después de haber hecho antes de camarero, fue un activista anarquista de los duros. Encerrado en la cárcel Modelo de Barcelona por un robo, en 1919, después de intentar huir, recibió una paliza que desfiguró el rostro.

Salió de la Península y se instaló en París (Francia), donde durante un tiempo fue ayuda de cámara en una noble familia parisina y luego vivirá por estafas diversas.

En la capital francesa, hacia 1926, participó en las tertulias de Juan García Oliver y otros grupos de anarquistas exiliados.

De nuevo en Madrid, en 1932 intervino, con otros tres compañeros, en el asalto del domicilio de Agapito Velasco, abarcador municipal a quien acusaban de quedarse con el dinero de los comedores de la Asistencia Social, y al que robaron 35.000 pesetas.

El 8 de abril de 1933 atracó, con siete compañeros, una sucursal madrileña del banco de Vizcaya, con un botín de 40.000 pesetas.

Poco después atracó Juan Pérez de Seoane, conde de Riudoms, en la carretera de Burgos cuando el viejo monárquico huía en coche, con su familia y sus pertenencias, en el exilio.

Tras el robo de un arsenal de armas, fue detenido por la Guardia Civil en la estación de Atocha y encarcelado en Colmenar Viejo, de donde consiguió huir meses después hiriendo un funcionario de prisiones.

Según fuentes franquistas, comenzada la guerra, dirigió dos checas madrileñas, especialmente la que funcionaba el Cine Europa de Cuatro Caminos.

También se le atribuye la preparación del asalto y quema de la cárcel de Madrid el 22 de agosto de 1936, que acabó con la matanza de conocidos políticos de derechas (Melquíades Alvarez, Rico Avello, Jose María Albiñana, Fernando Primo de Rivera, etc.), aunque él siempre negó esta acusación. Para muchos fue un auténtico verdugo de la revolución.

Tras el desmantelamiento del sistema de checas por parte de la Junta de Defensa de Madrid, pasó a desarrollar tareas de espionaje en Barcelona y Valencia, y posteriormente regresó a Madrid, enfermo de tuberculosis y desengañado.

Detenido el 16 de junio de 1939 en Alicante en la cogida conocida como «Expedición de los 101″  dirigentes políticos y sindicales y periodistas detenidos en el puerto de Alicante cuando querían huir.

Tras duras torturas, escribió una larga confesión indigna y delatora a la Brigada de la División de Investigación Política franquista.

Felipe Sandoval se suicidó el 5 de julio de 1939 lanzándose al vacío desde la ventana de la casa habilitada como prisión en la calle Almagro de Madrid (España) y fue enterrado al día siguiente en una tumba de tercera del cementerio madrileño de la Este; nadie reclamó su cadáver.

En 2007 el pintor y escritor Carlos García Alix le dedicó un documental y un libro bajo el título El honor de las injurias.

 

Un documental recupera la figura del anarquista Felipe Sandoval

MADRID. ¿Quién era Felipe Sandoval, ese hombre alto, famélico, de mirada dura, raya en medio y varios cortes en la cara que ocupó portadas en los años de la Guerra Civil en Madrid? Esa es la pregunta que durante varios años ha obsesionado al pintor Carlos García-Alix (León, 1957), autor del documental El honor de la injurias, un largometraje de la época que reconstruye las andanzas de una figura más propia de las grandes leyendas mafiosas que de las historias épicas.

La primera señal sobre Felipe Sandoval, alias Doctor Muñiz -activo anarquista de la CNT para sus compañeros; asesino, atracador y gángster para sus enemigos- se le apareció a García-Alix en la trilogía de memorias de Eduardo de Guzmán, editada tras morir Franco. «En Nosotros, los asesinos el escritor hablaba con desagrado de un tal Sandoval, un despiadado anarquista con el que compartió celda; entonces, me quedé intrigado con el personaje y seguí su pista», cuenta el autor.

La segunda luz se encendió «con otra noticia». Vinculaban al doctor Muñiz con el Cinema Europa, una sala de proyecciones situada en el barrio madrileño de Cuatro Caminos donde un adolescente Garcia-Alix engullía sesiones dobles.

«Fue un reencuentro entre su pasado y el mío que culminaría en una obsesión personal sobre la figura de Felipe Sandoval», recuerda. A partir de ahí comenzaron siete años de indagaciones que culminarían en 2005 con el comienzo de la producción de El honor de las injurias, de próximo estreno en cines.

Nacido en los arrabales de Madrid y albañil de profesión, la vida de Felipe Emilio Sandoval (1886-1939) va unida a la fe de un sueño redentor: la revolución social del proletariado. Por ello se convertiría primero en un atracador de guante blanco, hombre de acción y después, ya dentro de la CNT, en un pistolero despiadado durante la Guerra Civil, cabecilla de los paseos, fugitivo y verdugo de aristócratas. «Doctor Muñiz, el enemigo público número uno», le presentaba la prensa del momento.

«Mi intención no es juzgar si fue una persona buena o mala explica el autor del documental-. Era un matón, de acuerdo, pero el propósito es mostrar a través de esta historia personal el rostro más duro del ser humano. Una faz común a todos cuando hablamos de venganza», asegura ahora Carlos García-Alix, cuyo documental compila como un collage más de un centenar de documentos fílmicos de la época. COLPISA

EL HONOR DE LAS INJURIAS

EL HONOR DE LAS INJURIAS

Anuncios