Pedro Vallina Martínez (Vida y obra)

Pedro Vallina Martínez – revolucionario antimonárquico y anarquista.

Pedro Vallina Martínez – revolucionario antimonárquico y anarquista.

Pedro Vallina Martínez (1879-1970) Nacio el 29 de junio de 1879 Guadalcanal, Sevilla, Andalucía, (España) y murió el 14 de febrero de 1970 en Veracruz, Veracruz, (México) el médico y activista anarquista, figura notable del anarquismo,

Pedro Vallina Martínez, también conocido como Dr. Vallina y El Tigre. Había nacido el 29 de junio de 1879 en Guadalcanal, Sevilla, Andalucía (España).

Miembro de una familia de clase media, su infancia transcurrió en contacto con la naturaleza. Se manifestó muy pronto amante de los libros, una pasión que le durará el resto de su vida.

En su pueblo natal fue socio de los comités republicanos y pronto se declaró anarquista como sus hermanos Natalia y Juan Antonio, enemigo de la Guardia Civil y defensor de los perseguidos.

Posteriormente se trasladó a Sevilla, donde estudió el bachillerato, escribió poemas y artículos en El Programa, se entusiasmó con los independentistas cubanos, frecuentó las librerías de viejo y participó en manifestaciones muchas veces armado.

En esta época también viajó periódicamente a Santiponce (Sevilla), donde residía su hermano y donde conoció el médico Puelles Ruíz, padre de José Manuel Puelles de los Santos.

En 1898, al terminar el bachillerato, se marchó a Cádiz con la intención de comenzar los estudios de Medicina y conocer Fermín Salvochea, de quien se considerará discípulo.

En septiembre de 1899 se establece en Madrid, junto a Salvochea, compatibilizando sus estudios con una intensísima vida de revolucionario antimonárquico y anarquista. En Madrid frecuentó el Casino Federal donde conoció Nicolás Estévanez, Rossend Castillo, Jaime, Latorre, Bermejo y otros  y se encargo, hasta su detención, de una escuela fundada por albañiles de El Porvenir del Obrero.

En esta época conspira contra la monarquía con el coronel Rosendo Castillo, médico de Sanidad Militar, y conoce Ernesto Álvarez.

En 1900 asiste al congreso de la Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE), se manifiesta en el entierro de Pi y Margall y en la sonada estreno del Electra de Pérez Galdós.

En 1901 participó en congreso de la Federación de Sociedades Obreras de Resistencia de la Región Española (FSORE) realizado en Madrid.

Presidió en 1902 la asamblea madrileña de apoyo a los huelguistas barceloneses y su activismo se extiende al conflicto de las cigarreras y parece que intentó asesinar Narciso Portas, jefe de la policía especial de la represión del anarquismo durante el proceso de Montjuïc de 1896, todo ello mezclado con estancias en prisión.

Entre mayo y octubre de 1902 quedó encarcelado debido al complot de la Coronación, que fue un montaje policial, y al salir, gracias a las simpatías de José Canalejas, ante la seguridad de volver ser cerrado por presiones militares, decide abandonar el país.

Con su llegada a París en octubre de 1902 comienza un largo exilio, roto esporádicamente por viajes clandestinos a la Península, hasta 1914.

En París tomara contacto con los revolucionarios españoles (Nicolás Estévanez, y Ferrer y Guardia), se hace con la plana mayor del anarquismo internacional y en adelante se le considera junto a Ferrer, Charles Malato y Llorenç Portet causa última de todas las insurrecciones, magnicidios y huelgas que se convierten a España.

En 1904 viajó a España, para preparar una revolución que luego se aplazará, y parece que poco después, con motivo del viaje de Alfonso XIII a París, se comprometió a poner en marcha la revolución con el asesinato del monarca, proyecto finalmente frustrado y que supuso su detención preventiva durante seis meses (mayo de 1905), para luego ser absuelto en el Proceso de los Cuatro (Malato, Vallina, Harvey y Caussanel) el 27 de noviembre de 1905 y expulsado de Francia.

Su período francés se caracterizó por el activismo: entierro de Louise Michel, mitin antimilitarista con Sébastien Faure, intervención directa en la publicación de La España inquisitorial, oposición a la llegada del rey italiano, etc., Todo con frecuentes detenciones.

Desde Francia llegó a Londres el 3 de mayo de 1906, con su amigo Max Nacht ambos representaron España y Portugal en el Congreso Antimilitarista de Amsterdam de donde salió un comité internacional del que formó parte Vallina; fureon exclentemente recibidos por los anarquistas judíos  y por la redacción de Freedom, y retomo sus estudios médicos.

Su actividad revolucionaria no cesó: secretario y tesorero del Club Anarquista Internacional, contactos con Tarrida del Mármol, presencia en el Congreso Sindicalista Internacional de 1913, conferenciante anarquista y neomaltusià, redacción con Combe del famoso manifiesto antimilitarista de 1914, director de las protestas contra la ejecución de Ferrer Guardia, etc.

En 1914 se acoge a una amnistía y retorna a España, por Portugal, estableciéndose primero en Berlanga (Badajoz) y luego a Sevilla, donde convalidar sus estudios médicos y ejerció la profesión a la vez que proseguía con sus tareas revolucionarias convertido en puntal del anarquismo andaluz: participó en la comisión reorganizadora del Centro de Estudios Sociales sevillano en 1916, fue miembro del comité local sevillano en octubre de 1917; representó Andalucía en el congreso anarquista de 1918; fundó y dirigir el periódico Páginas Libres de Sevilla y presidió el comité que desencadenó la campaña de los inquilinos de 1919, por lo que será detenido y confinado con Sánchez Rosas y otras en Fuenlabrada de los Montes (Badajoz) durante tres meses.

En 1920, tras participar en la reorganizacóin de la CNT, será de nuevo desterrado en Fuenlabrada de los Montes, Peñalsordo y Siruela durante dos años, destierros que son el origen del inmenso prestigio con el que Vallina contó en esta comarca de Badajoz denominada «la Siberia extremeña». Más tarde se estableció en Cantillana (Sevilla), donde fundó un sanatorio de tuberculosos, y luego en Sevilla, donde participó como tesorero en el Comité Nacional de la CNT (1922-1923) que presidió Paulino Díez, hasta su caída.

Cuando Primo de Rivera llegó al poder, pasó medio año encarcelado y será finalmente expulsado en Tánger, Casablanca y Lisboa. En la capital portuguesa hizo contacto con Mogrovejo, Magalhaes Lima y Pérez y de nuevo la represión del embistió por lo que volvió a Siruela, llamado por sus habitantes, desde donde reactivó su prestigio como médico y como en revolucionario.

Con la caída de Primo de Rivera su confinamiento fue trasladado a Almadén, Estella y Siruela, hasta que, liberado, viajó por Andalucía, Cataluña y Madrid haciéndose cargo del ambiente revolucionario.

Cuando el 12 de abril de 1931 las votaciones llevaron la República, la proclamó el mismo día en Almadén (Ciudad Real) levantando el pueblo minero, y luego partió en Sevilla, siendo detenido y encarcelado en Ciudad Real. Instaurada la República, presidió el Pleno Nacional de Regionales de la CNT de 1931 y se estableció en Alcalá de Guadaíra (Sevilla). Se presentó en una candidatura republicanorevolucionària por Sevilla con Blas Infante, Pablo Rada, Rexach y Balbontín en 1931 se acercó al Partido radicalrevolucionarisocialista de Balbontín y se afilió al grupito Junta Liberalista de Andalucía de Blas Infante. Poco después se involucró en la huelga general sevillana y estuvo encerrado en Cádiz tres meses.

En 1932 creó gran tensión en la CNT andaluza cuando acusó algunos destacados militantes (Miguel Mendiola Osuna, Carlos Zimmermann) de haber traicionado la huelga campesina («asunto de los explosivos») y su actuación fue criticada por entenderse que quería llevar la CNT en el campo político.

Durante los años republicanos intentó sin éxito esparcir en octubre asturiano en Extremadura, participó en el frustrado complot de La Tablada, sorprendió con sus opiniones sobre la reforma agraria y, poco después del levantamiento fascista, dirigió la expulsión de los alcaldes reaccionarios en la comarca de Herrera del Duque que sustituyó por comités anarquistas revolucionarios.

El golpe militar lo cogió en Almadén, en el comité revolucionario del cual presidió, y creó las milicias mineras hasta que en agosto, harto de las intromisiones de los políticos, marchó a Sigüenza, Bajatierra, y Baides, en este ultimo hizo de médico de la milicia, y a continuación se fue a Cañete, donde dirigió el hospital cenetista El Cañizar.

En febrero de 1937 pasó a Valencia y meses más tarde se enroló en el Ejército, tras comprobar la imposibilidad de mantener las milicias, al frente de Albacete, entre junio de 1937 y marzo de 1938, y en Barcelona.

En enero de 1939 cruza la frontera, por Massanet, y es detenido en Perpiñán. Luego será enviado a Narbona como médico del refugio inglés de intelectuales españoles.

Declarada la guerra europea, marchó a Santo Domingo y estuvo a dos años en la colonia de Dejabón, donde abrió una clínica para curar el paludismo y la tuberculosis de los nativos; recalando finalmente en México, primero en la capital y luego, durante treinta años, en Loma Bonita (Oaxaca) curando indios y campesinos en el Consultorio Médico Quirúrgico Ricardo Flores Magón se destacó durante las inundaciones de 1944, hasta que ya muy anciano se trasladó a Veracruz donde murió el 14 de febrero de 1970 con grandes penurias económicas, pero siempre fiel al pensamiento libertario.

Aunque Vallina fue más un activista, también colaboró ​​en fuerza publicaciones: ACAO Directa, Acracia, La Anarquía, Cénit, El Espagne Inquisitorielle, Der Freie Generation, Germinal, El Heraldo de París, O Libertario, Naturaleza, nervudo de París, Páginas Libres, El Porvenir del Obrero, El Productor, El Programa, El Proletario, El Rebelde, La Revista Blanca, Almanaque de la Revista Blanca, Solidaridad Obrera de México, Tierra y Libertad de México, Tierra y Libertad, etc.

Es autor de Aspectos de la América actual (Toulouse, 1957), Crónica de un revolucionario. Trazos de la vida de Salvochea (Choisy, 1958), Mis memorias (Caracas-México, 1968-1971).

 

Pedro Vallina 

 
 Pedro Vallina (Guadalcanal, Sevilla, 1879 – Veracruz1970) fue un médico y anarquista español. Nacido de padre asturiano y madre sevillana (natural de Cantillana) instalados en la Sierra Norte de Sevilla. De posición acomodada, Pedro Vallina estudió medicina en SevillaCádizParís y Londres (en estos dos últimos lugares como exiliado) al tiempo que, desde joven, destacó en su faceta política como anarquista; sobre todo, a partir de su estancia en Cádiz y la toma de contacto con Fermín Salvochea.

Biografía[editar]

Nació en el seno de una familia relativamente acomodada donde sus padres llevaban una confiteria. El republicanismo federal tenía gran impronta todavía en el campo andaluz por aquellas fechas, y la posición desahogada de la familia Vallina, permitió que sus hijos fuesen educados en las tendencias más progresistas de la época.

Muy joven marcha a Sevilla para iniciar sus estudios en medicina. Considerándose ya anarquista, llega con 19 años a Cádiz, donde coincide con Fermín Salvochea, a la enésima salida de presidio de éste (1898) y de quien se convertirá en alumno en las lides revolucionarias. Juntos, marchan a Madrid, un año después, donde Vallina se relacionará con los círculos anarquistas y pimargalianos. Será amigo también de Nicolás Salmerón y García. Durante su estancia en Madrid estará envuelto en problemas con las autoridades judiciales (por ejemplo en la causa denominada “Complot de la Coronación”, un fracasado plan para atentar el día de la coronación de Alfonso XIII) y pasará cierto tiempo en prisión. Finalmente tiene que huir de España y se exilia en París en 1902. La continuación de sus actividades revolucionarias en Francia, (donde entablará relaciones, entre otros, con Louise Michel), le vale la expulsión de ese Estado.

En 1906 llega a Inglaterra como refugiado político. Este país se convirtió a fines del siglo XIX y principios del XX en un refugio para los revolucionarios de todo el mundo, que a cambio, no conspiraban contra la monarquía británica. Se instala en Londres y será asiduo del Círculo Anarquista Judío de la ciudad, entablando relación con figuras como Rudolf RockerMalatesta o Pedro Kropotkin. Estudió medicina.

Al poco de comenzar la primera guerra mundial, una amnistía general le permitió volver a España; aunque la continuidad de sus actividades le condena al exilio interior en la Siberia Extemeña y Navarra. Por esta época ingresa en la CNT y pertenecerá al Comité Nacional de dicha organización que tuvo sede en Sevilla a inicios de la Dictadura de Primo de Rivera, parte de la cual estará preso y luego, de destierro en Tánger y Casablanca. Antes de este destierro creará, gracias a la suscripción popular abierta por el periódico El Noticiero Sevillano, en 1923 el Sanatorio Antituberculoso “Vida” muy cerca de Cantillana, el pueblo de la familia de su madre, a 40 km de Sevilla, a donde se fue a vivir para atender gratuitamente a los enfermos que no tenían medios económicos. Para él, como médico, había que curar las enfermedades y -a la vez- luchar contra las causas que la provocaban. El Sanatorio quedó sin terminar,costeado por el pueblo, pues fue desterrado nuevamente al instaurarse la Dictadura del Primo de Rivera. Volverá a vivir en el Sanatorio después de la proclamación de la II República, a partir de 1932.

Fue enlace en Sevilla del comité revolucionario creado en Madrid para proclamar la Segunda República. Gran parte de la Segunda República la vivió en Sevilla, en el Sanatario Antituberculoso de Cantillana. Durante este periodo estallará el “Caso Vallina”, gran polémica dentro de la CNT. Se trató de los Sucesos de mayo de 1932 en Sevilla, y sus consecuencias. Vallina estaba en contra de la violencia usada por algunos cenetistas. Trabará amistad con Blas Infante, y apoyará su candidatura andalucista. Y continuará su actividad como médico, como parte inseperable de su anarquismo humanista.

Participará activamente en la defensa de la República desde el primer momento. Al producirse la sublevación militar contra la República, huirá a la zona republicana y organizará la resistencia en diversos pueblos, participando en ella como miliciano, como médico y como soldado; y tras la derrota de la República, volverá a marchar al exilio: esta vez será México para no volver.

En México servirá de médico a las comunidades indígenas hasta su muerte, ocurrida en 1970.

Proyección de Vallina[editar]

Fue interpretado por Manuel Morón en el film Una Pasión Singular (2002) de Antonio Gonzalo, que versa sobre la vida de Blas Infante.

En 1999 algunos historiadores y la CGT consiguieron recuperar parte de su biografía, entrevistando a ancianos de la Siberia Extremeña que aún le recordaban y consiguiendo contactar con dos de sus hijos.

Las memorias de Pedro Vallina fueron inspiración para Vicente Tortajada en la confección de su novela: Flor de cananas, Sevilla, 1999.

Bibliografía[editar]

  • Pedro Vallina (2000). Mis memorias. ed. Libre Pensamiento.
  • Pedro Vallina (2007). Crónica de un revolucionario. Con trazos de la vida de Fermín Salvochea. SOV CNT-AIT Cádiz.
  • Jacques Maurice (1987). El anarquismo andaluz. ed. Crítica.
  • J.L. Gutiérrez Molina (2008). El Estado contra la Anarquía. ed. Síntesis.
  • Ramón Barragán Reina (2006). Cantillana II República. La esperanza rota, pp. 45-48. Muñoz Moya editores.