Paulino Díez Martín (Vida y obra)

Paulino Díez Martín (1892 – 1980). Nacio en Burgos (España) el 4 de mayo de 1892 y murió el 20 de julio de 1980 en Colón, Colón, (Panamá).

Fue un dirigente anarcosindicalista español. Escribió Una anarcosindicalista en acción. Memorias (Caracas, 1976).

Hijo de trabajadores sin formación, fue expulsado de varias escuelas por indisciplina y con 12 años comenzó a trabajar como aprendiz de sastre. En 1906, sólo con 14 años se afilió a la Sociedad de Carpinteros y Ebanistas de Burgos, de la que fue elegido vocal en 1908.

En 1910 emigra a Melilla a buscar trabajo en la construcción de barracones para el ejército. Allí contactó con organizadores sindicales anarquistas y socialistas, participando en la huelga de carpinteros de 1910 y en la huelga de la construcción de 1911, en 1912 consiguió legalizar una sociedad gremial de carácter anarquista y desde 1914 se encargó del reparto de prensa libertaria entre los soldados.

Fue detenido a raíz de la visita de Alfonso XIII a Melilla el 2 de abril de 1915 y nuevamente en julio de 1916 durante la huelga de subsistencias.

Fue uno de los que denunció el escándalo del contrabando que provocó la destitución del gobernador militar Federico de Monteverde, a causa de ello sufrió un atentado en octubre de 1916.

Fue detenido varias veces de 1917 y finalmente en octubre de 1918 fue expulsado de Melilla debido a su participación en la huelga de mineros del Rif .

Poco después se estableció en Barcelona , donde se afilió al Sindicato de la Madera, quien en enero de 1919 fue elegido  como Secretario de su Comité Local. Participó en el comité de la huelga de la Canadiense y en el mitin de la Plaza de Las Arenas. Fue encarcelado en la prisión modelo de Barcelona del 3 de abril al 5 de septiembre de 1919 acusado de varios delitos.

Aconsejado por la dirección de la CNT se traslada a vivir a Málaga para continuar con su tarea sindical. Organizó una huelga en el puerto de Málaga y fue a Melilla para organizar una huelga de panaderos en noviembre de 1919. En diciembre de 1919 participó en el Segundo Congreso Confederal de la CNT en Madrid como representante el Sindicato Único del Arte Fabril y textil de Málaga, en el que fue uno de los 24 firmantes del dictamen sobre la definición ideológica de la CNT, que declaraba que su finalidad era el comunismo libertario .

En febrero de 1920 también fue expulsado de Málaga por el gobernador civil y se trasladó a Sevilla con nombre falso. Allí participará en la organización de los diferentes sindicatos cenetistas de la construcción y la carpintería. Fue detenido y juzgado con otros dirigentes más en 16 de octubre de 1920, pero fue defendido por Francesc Layret quien consiguió su absolución. Fue detenido nuevamente el 4 de enero de 1921 y trasladado en rueda de presos en Las Torres y El Viso (Córdoba) antes de ser encerrado en una celda de castigo en la prisión de Córdoba por negarse a ir a misa. Después confinado en La Torre de San Juan Abad, de donde el 7 de septiembre de 1921 siguiente consiguió escaparse hacia Puertollano y Peñarroya-Pueblonuevo , donde participaría en la Escuela racionalista del maestro Aquilino Medina dando clases a jóvenes mineros.

En 1922 enfermó de úlcera en el estómago y se trasladó nuevamente a Melilla. En junio de 1922 representó los sindicatos de Melilla y Málaga en la Conferencia de Zaragoza y en febrero de 1923 al Pleno de la CNT en Mataró . En agosto de 1923 fue nombrado Secretario General de la CNT y en diciembre del mismo año fue detenido nuevamente en Málaga. Después de seis meses de prisión fue liberado y se entrevistó en nombre de la CNT con Francesc Macià en Perpiñán .

Debido a la presión que le sometía la dictadura de Primo de Rivera el 7 de julio de 1924 marchó a La Habana , donde trabajó en una cervecería y en 1925 participó en la constitución de la Confederación Nacional Obrera Cubana . Perseguido por el dictador Machado, en 1927 marchó a Estados Unidos. A Nueva York participó en actos de apoyo a Sacco y Vanzetti y en 1928 fundó la revista Solidaridad.

Volvió a Barcelona cuando se produjo la proclamación de la Segunda República Española en 1931, y después de reunirse con el comité nacional de la CNT se estableció en Melilla para organizar las secciones sindicales. Fue detenido y juzgado acusado de injuriar al gobernador civil, pero el abogado Eduardo Barriobero consiguió su absolución. En febrero de 1932 fue detenido nuevamente acusado de participar en los hechos de Fígols ; el deportaron a Almería y luego fue confinado a Burgos en libertad vigilada.

El golpe de estado del 18 de julio de 1936 le sorprendió en Melilla . Tras vivir escondido un tiempo, en abril de 1937 consigue huir al Marruecos francés , de donde irá hacia Barcelona. Fue encargado de reorganizar el Comité Regional de Andalucía de la CNT, pero no pudo ir debido a su úlcera, de la que será operado en noviembre de 1938. Se marchó a Perpiñán a reponerse de la operación y ya no pudo volver a Barcelona. Fue internado en el campo de Saint-Cyprien hasta consiguió marchar en barco a Santo Domingo con su compañera Áurea Cuadrado. Después fue a La Habana , donde trabajó de carpintero y la construcción, y luego a Panamá, donde murió.

Enlaces externos

Precedido por:
Joan Peiró i Belis
Secretario General de la CNT
CNT-FAI

19231924
Sucesor:
José Gracia Galán

 

 

Paulino Díez Martín (1892-1980)

El 4 de mayo de 1892 nace en Burgos (Castilla, España) el militante anarquista Paulino Díez Martín, que usó varios seudónimos (José Pérez, Rafael Pérez, José Toribio Crespo, etc.).

Hijo de trabajadores sin oficio, originarios del campo de Burgos. A los cuatro años asistió a una escuela de monjas, de donde será expulsado por indisciplina, pasando a la escuela de Tomás Esteban, donde también se rebeló. Cuando tenía 12 años fue aprendiz de sastre y un tiempo guarnicionero, hasta que con 14 años ingresó en la Sociedad de Carpinteros y Ebanistas (calle Puebla, 33, Burgos) en calidad de aprendiz y dos años más tarde es elegido vocal de esta sociedad, cargo que ocupó hasta 1910, año que marcha, junto con su hermano, a Melilla buscando trabajo.

En esta ciudad trabajó en la construcción de barracones para el Ejército y en septiembre de 1910 se suma a la huelga de carpinteros que querían corregir los abusos de los contratistas.

Una nueva huelga en febrero de 1911 se declaró en el sector de la construcción en un cuartel de artillería que estaba construyendo.

En este tiempo conocerá socialistas y anarquistas destacados, como José García Viñas, Manuel García, Victoriano Mairena, etc.

En 1912, después de muchas gestiones, consigue legalizar una Sociedad de Socorros Mutuos en Melilla y el año siguiente crea con otros compañeros un grupo de afinidad anarquista, que distribuirá prensa libertaria entre la milicia.

Durante el verano de 1913 realizó tres meses se servicio militar en Sevilla (Andalucía, España), donde hizo amistad con el anarquista José Sánchez Rosa.

En marzo de 1914 consiguen legalizar las Sociedades Gremiales de Resistencia y el Primero de Mayo de ese año hizo su primer mitin en Pechina (Almería, Andalucía, España).

El 2 de abril de 1915 sufre su primera detención como «elemento peligroso» a causa de la visita de Alfonso XIII a Melilla y que se prolongó durante 15 días.

Volvió a ser detenido en julio de 1916 durante la huelga de subsistencias. El grupo anarquista al que pertenecía Paulino Díez decide denunciar el arreglo contrabandista que tenían organizado comerciantes y gobierno militar, lo que provocó un gran escándalo y que provocó la destitución del gobernador militar Federico de Monteverde. Como consecuencia del escándalo del contrabando, en octubre de 1916 sufrirá un intento de atentado, pero logra refugiarse en un barco anclado en el muelle (El Sister, de la Transmediterránea). El autor del intento de atentado resultó ser un sicario llamado Zaplana llegado a Melilla expresamente y que después se trasladó a Málaga donde hacía de guardia de orden público.

El Primero de Mayo de 1917 participó en un mitin en Melilla en recuerdo de los «Mártires de Chicago” y en favor de la Revolución rusa, y será detenido por los vivas a esta revolución que lanzó y acusado de romper la neutralidad de España en la Gran guerra.

Pocos meses después, en septiembre de 1917, será detenido de nuevo en ocasión de la Fiesta de la Flor que los militares preparaban en Melilla y al día siguiente las paredes del centro de la ciudad aparecerán empapeladas con un manifiestos que pedía la libertad.

En septiembre de 1918, con motivo de una huelga de ferroviarios de las minas del Rif que afectaba a los transportes y los suministros, fue expulsado de Melilla y octubre de 1918 marcha hacia Barcelona (Cataluña) en busca de trabajo.

En la capital catalana ingresó en el Sindicato de la Madera (calle de Sant Pau) de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y por su actividad, en diciembre, será nombrado delegado del Sindicato de la Federación Local de la CNT de Barcelona.

Su primera huelga barcelonesa, cuando trabajaba en una obra de la calle Milà i Fontanals de Gracia, será por el desgaste de herramientas que los obreros mismos deben aportar, y duró tres meses.

Uno de los primeros militantes que conoció fue Gaston Leval, que se reunía con los compañeros al Sindicato Metalúrgico (calle Mercaderes, 25). En enero de 1919 fue elegido secretario de la Federación Local de la CNT de Barcelona.

Una de las primeras medidas que acordó el nuevo secretariado fue que los compañeros cenetistas, al subir al tranvía, pidieran al conductor que les enseñara el carnet del sindicato; de otra manera, se negarían a pagar. Esta táctica de presión dio resultados ya que los inspectores de ruta, sorprendidos, se veían imposibilitados de ejercer su labor. Al declararse la huelga de la Canadiense (enero de 1919) perteneció al «Comité Fantasma», grupo clandestino coordinador de la huelga, y aseguró la edición clandestina del periódico Solidaridad Obrera.

El 17 de enero de 1919 participó en un mitin de orientación en apoyo de los obreros textiles de «La Constancia» en huelga.

También participó en el conocido mitin del teatro del Bosque para informar de la situación de la huelga de la Canadiense y al día siguiente se celebró el mitin de la plaza de toros de Las Arenas.

El 3 de abril de 1919 será detenido en un restaurante de la calle San Olegari mientras cenaba, denunciado por un confidente francés llamado Louis, y será procesado militarmente por 10 delitos y por cada delito las autoridades pidieron 10 años de prisión.

Internado en el barco-prisión Teresa Taya, el 5 de septiembre de 1919, el mismo día que fue asesinado el ex policía Bravo Portillo, fue puesto en libertad provisional a la Cárcel Modelo de Barcelona después de pasar cinco meses encarcelado.

Al terminar la huelga de la Canadiense, que costó muchos sufrimientos, despidos y listas negras, se marchó en Andalucía, siguiendo el consejo del Comité Regional catalán que pedía la descongestión de militantes en Cataluña.

En Málaga, en plena huelga de la marina mercante, será detenido junto con un capitán vasco, lo que motivó la convocatoria de una huelga general de todo el puerto malagueño en solidaridad y que obligó a su liberación por parte del gobernador civil. En esta ciudad, organizó los sindicatos cenetistas de la Madera, la Construcción y el Transporte.

En noviembre de 1919 volvió clandestinamente a Melilla con la intención de unirse a quien sería su compañera, pero las autoridades le recuerdan que debe abandonar la ciudad en el plazo de un mes, tiempo suficiente para montar una huelga de panaderos reivindicando la jornada de ocho horas; también será detenido en Melilla por la huelga de dependientes del comercio y más tarde liberado.

En diciembre de 1919 participa en el «Congreso de la Comedia» de Madrid, en representación de los sindicatos malagueños.

En febrero de 1920 participa en una gira de propaganda por Algeciras y sus alrededores para informar sobre los acuerdos tomados en el congreso. Cuando volvió a Málaga, en mayo, fue expulsado de la ciudad por el gobernador Gil Municio.

Se instaló en Sevilla (Andalucía, España) bajo el nombre falso de José Pérez y empezó a trabajar en una carpintería. En la capital andaluza tomará parte en la constitución de los sindicatos cenetistas de la Madera, de la Construcción, del Metal y de los Transportes.

En esta época hizo amistad con Pedro Vallina Martínez y participó en la edición de Solidaridad Obrera de Sevilla.

En julio de 1920 será detenido en su casa (calle Enladrillado) en encontrarle una carta que la policía relacionó con el atentado del mes anterior al periódico malagueño La Unión Mercantil.

Desde la prisión de Málaga organizó una campaña de prensa bajo el nombre «Como se forjan los procesos contra la organización obrera» y su propio comité de defensa confederal.

El proceso contra él y seis compañeros suyos comenzó el 16 de octubre de 1920 y serán defendidos por los abogados José del Río y Francesc Layret Foix; después de tres días del inicio del juicio los sindicatos declararán la huelga general en Málaga y provincia.

Layret hizo una argumentación tan emotiva del anarquismo que un cabo de artillería que se encontraba entre el público gritó «¡Viva la anarquía!», Por lo que los compañeros anarquistas tuvieron que esconderse para que no fueran identificados.

Todos salieron absueltos y la población malagueña llevó a cuestas a Layret hasta el hotel, todo coreaban vivas a la CNT.

El 4 de enero de 1921 vuelve a ser detenido en el trabajo y en cuerda de presos será conducido de Sevilla a Córdoba, viaje que duró todo un mes. Más tarde será confinado en un pueblo cordobés llamado Las Torres y posteriormente en Viso de los Pedreches, desde donde será enviado a la prisión de Córdoba, donde permanecerá encerrado en una celda de castigo por negarse a asistir a misa.

Con el tiempo será confinado en La Torre de Juan Abad, donde el 7 de septiembre de 1921, ayudado por jóvenes del pueblo, consigue huir de su confinamiento tomando un tren que lo llevó a Puertollano y de allí en Pueblo Nuevo del Terrible (Córdoba ), donde vive el maestro racionalista Aquilino Medina. Cerca de allí, en Peñarroya, abrieron una escuela racionalista, donde él, con nombre supuesto, empezó su tarea docente en una clase con cuatro niños. La infraestructura de la escuela la proporcionó Aquilino Medina y los mineros de Peñarroya y los libros eran los editados por la Escuela Moderna barcelonesa. Al cabo de un tiempo los alumnos eran una cuarentena y las noches acudían los jóvenes mineros ansiosos de aprender.

En enero de 1922 las compañías de carbón Asturiana y Peñarroya redujeron los salarios por lo que se declaró una huelga en ambas compañías, que fue traicionada por la socialista Unión General de Trabajadores (UGT).

En aquellos días enfermó de una úlcera estomacal motivada por las continuas represiones y decidió marchar hacia Melilla con su familia para reponerse. Una vez establecido y con motivo de la Conferencia de Zaragoza donde se acordó la salida de la III Internacional y la adhesión a la nueva Asociación Internacional del Trabajo (AIT) -, un poco después de ser legalizada la CNT.

El 11 de junio de 1922 partió hacia la ciudad ; después de la conferencia, junto con Salvador Seguí, marchó hacia Sevilla, donde en el Ateneo Literario disertó sobre el “Concepto de la nueva civilización». Además, recorrieron Huelva, Córdoba, Málaga, Algeciras, Jerez y Cádiz, y se recaudaron más de 50.000 pesetas para los presos.

A finales de julio vuelve a Melilla, pero fue detenido el 10 de agosto y enviado a Málaga, donde pasó 10 días encarcelado. Cuando salió de prisión se encontró con la huelga del muelle soportada por toda la Federación Local de la CNT. malagueña, a la que se añadió, saboteando las ardillas, por lo que fue detenido de nuevo junto con otros compañeros.

En la cárcel encontraron 16 compañeros campesinos de Churriana acusados de agredir ardillas en un huelga que ya duraba cuatro meses.

En febrero de 1923 se trasladó a Mataró (Barcelona, Cataluña) como delegado de la Federación Local de Málaga para asistir a una conferencia de federaciones locales y regionales, donde se trató el tema de las huelgas y se comenzó una campaña pro presos. Luego, con el Comité Nacional, partió hacia Bilbao, donde participó en un mitin en el Frontón Euzkalduna con el joven abogado Aldasoro; después visitarán Tolosa, Vitoria, Burgos y Santander, pero la gira se suspendió a causa del asesinato de Salvador Seguí en Barcelona, y marcha a Sevilla y Málaga.

Debido a la represión en Cataluña, el Comité Nacional de la CNT. se establece en Sevilla y aconteció secretario general, a su lado había Pedro Vallina Martínez (tesorero), Manuel Pérez Fernández (contador) y Ramón Mazón Díaz (secretario de actos).

Poco tiempo después llegó el golpe de Estado de Primo de Rivera. Después del golpe de Estado de Primo de Rivera de septiembre de 1923, la CNT pasó a la legalidad, pero sin embargo, se logró organizar un pleno clandestino el 15 de octubre en Zaragoza (Aragón, España), donde se acuerda enviar dos delegados para entrevistarse con el coronel Francisco Macià Llussà en Perpiñán (Rosellón, Cataluña Norte), que serán él, por la CNT, y Antonio Parra por los grupos anarquistas. En este periodo de la dictadura se vio obligado a salir de España y el 7 de julio de 1924 partió, con toda su familia, hacia Cuba con el vapor Buenos Aires, donde pasó tres años y cuatro más en EEUU. En La Habana trabajó en una fábrica de cerveza y con Jesús Arenas Ruiz fundó la Federación Nacional Cubana de Grupos Anarquistas (FNCGA) con el apoyo de Marcelo Salinas y López y Adrián del Valle Costa y organizó los gremios de La Habana, participando el 5 de febrero de 1925 en la constitución de la Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC), en el segundo congreso de la que se nombrado secretario general. Con el seudónimo de Rafael Pérez pudo sortear un tiempo la persecución del dictador Machado, hasta julio de 1927, cuando tuvo que huir a Estados Unidos haciéndose pasar por José Toribio Crespo, natural de Puerto Rico. En Nueva York (Nueva York, EEUU) participó en el gran mitin pro Sacco y Vanzetti, en actividades contra dictadores europeos junto a numerosos compañeros (José Pantín, Frank González, José Restoy, Francisco Eive, etc.).1928 comienza la publicación de Solidaridad, con A. García, Castilla, Francisco Eive y José Restoy. Una vez instaurada la II República española, en julio de 1931 volvió a Barcelona, donde se reunió con el Comité Nacional de la CNT, y más tarde se trasladó a Melilla, donde de nuevo participó en la reorganización de los sindicatos, facilitando el ingreso los trabajadores marroquíes. A raíz de una huelga del transporte en Melilla, increpó el gobernador civil, por lo que será detenido, procesado y condenado a dos años, 11 meses y 21 días de prisión. Tras una apelación ante el Tribunal Supremo de Madrid, en la que fue defendido por Eduardo Barriobero, consiguió la absolución. En febrero de 1932 fue detenido por los «Hechos de Fígols» y fue deportado a Almería, junto con los hermanos Tarragó y Cano; más tarde fue enviado a Burgos en libertad vigilada. En 1933 fue nombrado secretario de la CNT de Melilla a la que representó en el congreso andaluz de ese año y en el mitin de clausura en el que participó con Buenaventura Durruti Domínguez y Francisco Ascaso, terminando tomado algunos meses en el penal del Puerto de Santa María. Tras el fracaso de la revolución asturiana de octubre de 1934 pasó cerca de un año escondido en Melilla, donde entró en contacto con militares republicanos. El levantamiento militar del 17 de julio de 1936 en África la coge en Melilla, lo que le obligó a esconderse, pero finalmente consiguió, en abril de 1937, pasó a Marruecos francés y de allí a Barcelona . En julio de 1937 participó en el Pleno Regional de Baza y en agosto de ese año en el Pleno Nacional de Regionales.El 18 de noviembre de 1938 fue operado de úlcera en Barcelona, lo que hará que no pueda retornar a Andalucía para hacerse cargo del Comité Regional andaluz; después partió a Perpiñán para reponerse de la operación. La caída de Barcelona, en enero de 1939, impidió su regreso a la Península y trabajó en el comité de apoyo a los exiliados hasta que fue detenido y encerrado en el campo de concentración de Saint Cyprien. Meses más tarde, junto con Vallina y otros, consigue embarcarse en un barco que lo llevó a América. Recorrió Santo Domingo, La Habana -donde organizó la CNT cubana y vivió con Aurea Cuadrado y Domingo Rojas- y Panamá. Con Parra y otros confederal instaló trabajó de carpintero en Colón (Colón, Panamá) en la construcción de carreteras y luego en la construcción de casas en la zona del canal. Durante una temporada quedó al margen de la CNT, ya que fue expulsado por el Comité Local de Colón, pero más tarde fue reintegrado. Buen orador, también colaboró con la prensa libertaria, como Cenit, España Nueva, O Libertario, Nervio, Solidaridad Obrera, etc. Prologó Mis memorias de Pedro Vallina. Es autor del libro Una anarcosindicalista en acción. Memorias, publicado en Caracas en 1976 y que fue reeditado en Barcelona en 2006 bajo el título Memorias de un anarcosindicalista en acción. Paulino Díez murió el 20 de julio de 1980 en Colón (Colón, Panamá).

PAULINO DÍEZ MARTÍN

Paulino Diez Martín es uno de esos grandes militantes del anarcosindicalismo casi anónimo que, sin embargo, forman parte del entresijo de la gran aventura del anarquismo en la Península Ibérica y exponente de una rebeldía innata que tenía el ideal de un mundo mejor pese a no creer en la perfección pero sí en un mejor reparto de la riqueza entre los hombres, hartos ya de vivir en un sistema que justifica la explotación del hombre por el hombre, del rico y fuerte contra el desposeído y más débil.

Paulino nació en Burgos el 4 de mayo de 1892. A los 14 años, siendo aprendiz, ingresa en la Sociedad de Carpinteros y Ebanistas situada en la calle Puebla 33 de Burgos y dos años después, a los 16, es elegido vocal de dicha sociedad, cargo que ocupa hasta 1910 que parte junto con su hermano hacia Melilla en busca de trabajo.

En Melilla trabaja en la construcción de barracones para el ejército y poco después, en septiembre de 1910, se declara una huelga de carpinteros para corregir los abusos de los contratistas. En febrero de 1911 de nuevo declaran una huelga, esta vez del sector de la construcción, en un cuartel de artillería que estaban construyendo.

En 1912, después de muchas gestiones consiguen legalizar una Sociedad de Socorros Mutuos en Melilla. En 1913 crean en Melilla un grupo de afinidad anarquista, que distribuye la prensa libertaría del país entre los soldados y un año más tarde, en marzo de 1914, logran legalizar las Sociedades Gremiales de Resistencia.

El 2 de abril de 1915 sufre su primera detención durante 16 días, el motivo fue debido a la visita de Alfonso XIII a Melilla.

Al año siguiente sufrirá otra detención, concretamente durante el mes de julio de 1916, en la Huelga de Subsistencia. Ese mismo año el grupo anarquista del que forma parte Paulino decide denunciar la situación del contrabando, que en ese momento corría a cargo de comerciantes y Gobierno Militar, lo que provocó un gran escándalo. Por ello fue destituido el Gobernador Militar Federico de Monteverde. Como consecuencia del escándalo del contrabando, en octubre de 1916 sufre un intento de atentado, pero logra refugiarse en un barco anclado en el muelle “El Sister” de la Transmediterránea. El autor del intento de atentado era un tal Zaplana, llegado Melilla ex profeso, luego se trasladó a Málaga donde era guardia de orden público.

El primero de mayo de 1917 participa en un mitin en recuerdo de los mártires de Chicago y a favor de la revolución rusa en Melilla, será detenido por los vivas a la revolución rusa que lanza en el propio mitin y acusado de romper la neutralidad de España en la Primera Guerra Mundial (La Gran Guerra).

En un continuo entrar y salir de la cárcel, pocos meses después septiembre de 1917, de nuevo será detenido, el motivo es en ocasión de la Fiesta de la Flor que los militares preparaban en Melilla, cuando a la mañana siguiente amaneció con todas las paredes del centro de la ciudad empapeladas con un Manifiesto pidiendo su libertad.

Harto señalado por todos los cuerpos represivos del Estado, en septiembre de 1918, con motivo de una huelga de ferroviarios de las Minas del Rif que afectaba al transporte y demás. Paulino fue expulsado de Melilla, por lo que en octubre de 1918 llegaba a Barcelona en busca de trabajo.

En Barcelona ingresa en el sindicato de Elaborar la Madera sito en la calle San Pablo y por su actividad, en diciembre, es nombrado delegado del Sindicato a la Federación Local de Barcelona.

La Primera de las huelgas en que participa en Barcelona es hoy bastante curiosa puesto que se trata de una huelga por el desgaste de herramientas que los propios obreros debían aportar, en ese momento Paulino estaba trabajando en una obra de la calle Milà i Fontanals del barrio de Gràcia (esta huelga duró tres meses).

Uno de los primeros militantes que conoció en Barcelona fue a Gastón Leval, que se reunían en el sindicato Metalúrgico de la calle Mercaders nº 25.

En enero de 1919 será elegido como secretario de la Federación Local de la CNT en Barcelona. Una de las primeras medidas que acordó el nuevo secretariado fue que los compañeros cenetistas, al subir al tranvía, pidieran al conductor que les enseñara el carnet del sindicato, de lo contrario se negarían a pagar. Esta táctica de presión dio resultados pues los inspectores de ruta, sorprendidos, se veían imposibilitados de ejercer su cometido.

Al declararse la huelga de la Canadiense y a los pocos días hacerse cargo de la misma la CNT, Paulino estaba muy vinculado a éste comité en clandestinidad, que la prensa denominó “Comité Fantasma”, en una ocasión se le permitió a Emiliano Iglesias entrevistarse con el comité en una casa de la barriada del Pueblo Seco(posiblemente en la casa de Leonardo Garrido, del Sindicato del Transporte de la CNT que vivía en la calle Rosal nº 36, 4º 2ª, asesinado por los pistoleros del Sindicato Libre en abril de 1921 por una delación de la policía).

En este mes tan compulsivo de enero de 1919, el 17 de enero participa en un mitin de orientación en apoyo de los obreros “La Constancia”, en ese momento en huelga del textil, y al final de la primera fase de la huelga de la Canadiense participó en el conocido mitin del teatro del Bosqué para informar de la situación de la huelga de la Canadiense, para acto después(al día siguiente) celebrarse lo propio en la plaza de Toros Las Arenas, con Salvador Seguí y Simó Piera.

En la segunda etapa de la huelga de la Canadiense (marzo) el comité de huelga se amplió al Comité Regional y Comité Nacional de la CNT con Evelio Boal y Manuel Buenacasa (pese a que éste último permanecía detenido en el Castillo maldito de Montjuic), que en muchas ocasiones se reunían frente al Hospital Clínico, en unos depósitos de materiales de la empresa Miró y Trepat.

El 3 de abril de 1919 será detenido en un restaurante de la calle San Olegario mientras cenaba (denunciado por un confidente francés llamado Louis). Será procesado por lo militar por 10 delitos y por cada delito le pedían 10 años, con lo que tenía una condena de 100 años. Sin embargo, salió de la cárcel en libertad provisional, era el 5 de septiembre de 1919, (el mismo día que era ajusticiado el ex policía Bravo Portillo por el grupo de afinidad de los hermanos Rodenas) durante su detención Paulino estuvo en la Modelo y en el barco “Teresa Taya”.

Al termino de la huelga, que costó mucho sufrimiento, despidos y listas negras la Regional Catalana decidió descongestionar la organización en Cataluña, por lo que Paulino Diez marchó hacia Andalucía. Una vez allí entra en contacto con la marina mercante, que está en huelga, será detenido en Málaga junto a un capitán vasco, lo que motivará que los compañeros convoquen una huelga general de todo el puerto de Málaga, por lo cual será puesto en libertad pocos días después por orden del Gobernador Civil.

En Málaga empezó por organizar los Sindicatos anarcosindicalistas de la Madera, Construcción y Transporte.

En noviembre de 1919 visita clandestinamente Melilla con la intención de unirse a la que será su compañera. Las autoridades, inmediatamente, le recuerdan que debe abandonar la ciudad por lo que le dan un mes de plazo. En ese tiempo tuvo “tiempo” de organizar y participar en una huelga de panaderos, motivada por que los empresarios se negaban a concederles las 8 horas.

Estando de nuevo en Málaga se inicia una huelga de Dependientes del Comercio y de nuevo será Paulino detenido y más tarde de nuevo puesto en libertad.

En diciembre del 1919 participa en el Congreso de la Comedia de Madrid, en representación de los sindicatos de Málaga.

En febrero de 1920 participa en una gira de propaganda por Algeciras y alrededores para informar sobre los acuerdos del Congreso de la Comedia.

De vuelta a Málaga, en mayo será expulsado de la ciudad por el Gobernador Gil Municio, por lo que se traslada a Sevilla con nombre falso se hacia llamar José Pérez, para encontrar trabajo en una carpintería.

En Sevilla toma parte de la constitución de los Sindicatos cenetistas de la Madera, Construcción, Metal y Transporte.

En julio es detenido en su casa sevillana de la calle Enladrillada al encontrarle una carta que la policía relaciona con el atentado (junio) al periódico “La Unión Mercantil” de Málaga.

Desde la prisión en Málaga organiza una campaña de prensa que lleva por título “cómo se fraguan los procesos contra la organización obrera”. También desde la misma prisión organizará su propio comité de defensa confederal. En este proceso Paulino contará con los abogados José del Río y Francesc Layret, el juicio se inició el 16 de octubre de 1920 (7 acusados). Al tercer día de iniciar el proceso los sindicatos declararon la huelga general en Málaga y provincia.

Layret hizo una argumentación tal del anarquismo que un cabo de artillería, que se encontraba en la sala, no pudo más que gritar viva la anarquía, por lo que los compañeros anarquistas tuvieron que esconder su identidad para que no fuera detenido. Todos salieron absueltos. El pueblo de Málaga llevó en hombros a Layret hasta el Hotel y dando vivas a la Confederación.

El 4 de enero de 1921 vuelve a ser detenido en el lugar de trabajo y en cuerda de presos será conducido de Sevilla a Córdoba, viaje que duró todo un mes. Luego, más tarde, será confinado a un pueblo de Córdoba llamado “Las Torres”, para posteriormente trasladarlo a “Viso de los Pedreches” y de allí será de nuevo mandado a la cárcel de Córdoba, donde estará en celda de castigo por negarse a asistir a misa. Tiempo más tarde será confinado en “La Torre de Juan Abad”.

El 7 de septiembre de 1921, ayudado por jóvenes del pueblo, consigue fugarse de su confinamiento tomando un tren que le ha de conducir a Puertollano y de allí a Pueblo Nuevo del Terrible, en la provincia de Córdoba, donde vive el maestro racionalista Aquilino Medina. Cerca de allí, Peñarroya, abrirán una escuela racionalista, donde Paulino, con identidad falsa, empezará su labor de docente, en principio serán cuatro los niños que asisten a clase. La infraestructura la proporciono Medina los Mineros de Peñarroya y los libros de texto naturalmente eran los editados por la Escuela Moderna de Barcelona. Al cabo de algún tiempo los alumnos ya eran unos 40 y por las noches solían acudir jóvenes mineros ansiosos de aprender.

En enero de 1922 las compañías de carbón Asturianas y Peñarroya redujeron los salarios por lo que se declaró una huelga en ambas comunidades, que pocos días después fue traicionada por la UGT, a pesar de las denuncias que desde la CNT se hicieron.

Por esos días Paulino, enfermo de úlcera estomacal motivada por la continua represión, parte hacia Melilla con su familia para reponerse.

Con motivo de la Conferencia de Zaragoza, una vez legalizada la CNT, parte hacia la ciudad maña (11 de junio de 1922), donde entre otros puntos se acuerda salirse de la III Internacional y adherirse a la nueva AIT que Rudolf Rocker, Milly Witkop, Valeriano Orobón y demás han constituido en Berlín. Después de la Conferencia de Zaragoza, junto con Salvador Seguí, parte hacia Sevilla, donde en el Ateneo Literario hablará sobre “Concepto de la nueva civilización”. Además recorrieron Huelva, Córdoba, Málaga, Algeciras, Jerez y Cádiz, se recaudaron más de 50000 pesetas para los presos.

Durante este recorrido no recibieron más que el hospedaje y el viaje, que lo pagaban a medias entre ciudad y ciudad. A finales de julio vuelve a Melilla pero será detenido el 10 de agosto y enviado a Málaga, donde le espera la policía, y pasará 10 días en la cárcel. A la salida de la prisión se encuentra con la huelga del muelle del puerto, soportada por toda la F L de CNT en Málaga, a la cual naturalmente se unió, saboteando a los esquiroles, por lo que fue detenido de nuevo junto a otros compañeros, entre ellos todo el comité de huelga, por lo que gobernación prohibió las visitas familiares para aislar a los huelguistas. Al mismo tiempo en la cárcel entraban 16 compañeros campesinos de Churriana acusados de agredir a esquiroles en una huelga que ya duraba 4 meses. En febrero de 1923 se traslada a Mataró como delegado de la FL de Málaga para asistir a una Conferencia de Federaciones Locales y Regionales, donde se trató el tema e inició de una campaña pro-presos. Acto seguido con el Comité Nacional parte hacia Bilbao, donde participa en un mitin en el Frontón Euzkalduna junto al joven abogado Aldasoro, luego visitarían Tolosa, Vitoria, Burgos y Santander, para suspender la gira a causa del asesinato de Salvador Seguí en Barcelona, por lo que parte hacia Sevilla y Málaga. A causa de la represión en Cataluña el C.N. de la CNT se establece en Sevilla y Paulino será su Secretario General, junto a él estaban Pedro Vallina (Tesorero), Manuel Pérez (Contador) Ramón Mazón (Secretario de Actas). Al poco tiempo llegará el golpe de Estado de Primo de Rivera, ocurrido el 13 de septiembre del 23.

Con la Dictadura y de nuevo la CNT en clandestinidad en buena parte de España. Logran organizar un pleno clandestino el 15 de octubre en Zaragoza, en el “Casino del Cardenal Soldevila” , allí se acuerda enviar dos delegados a entrevistarse con el Coronel Macía en Perpignan, que serán Paulino, por la CNT y Antonio Parra por los grupos anarquistas. En este periodo de la Dictadura se verá obligado a salir de España hacia Cuba en el vapor Buenos Aires, que partió el 7 de julio de 1924, con toda su familia, donde pasará 3 años y 4 más en EEUU.

Restablecida la República en España vuelve en julio de 1931 a Barcelona, allí se reunirá con el CN de la CNT, para más tarde trasladarse a Melilla, donde de nuevo está en la reorganización de los sindicatos, en los que incluso ingresan los trabajadores marroquíes. A raíz de una huelga del transporte en Melilla Paulino increpa al Gobernador Civil, por lo que será detenido y procesado, consiguiendo una condena de 2 años, once meses y 21 días. Luego vendrá una apelación, en la que Eduardo Barriobero, ante el Tribunal Supremo de Madrid, conseguirá la absolución.

En febrero de 1932 está detenido por los sucesos de Figols y será deportado a Almería, junto a los hermanos Tarragó y Cano, poco más tarde Paulino será enviado a Burgos en libertad vigilada.

El levantamiento militar del 17 de julio en África le pilla en Melilla, por lo que deberá esconderse, pero al final consigue, en abril de 1937 pasar a Marruecos y de allí a Barcelona, donde el 18 de noviembre de 1938 será operado de úlcera, por lo cual no podrá volver a Andalucía para hacerse cargo del C R Andaluz de la CNT y parte hacia Perpiñan para reponerse de la operación. La caída de Barcelona, en enero de 1939, impide que vuelva a España y en su lugar trabajará en el Comité de Apoyo a los Exiliados hasta que es detenido y encerrado en el campo de St. Ciprien. Meses más tarde, junto con Vallina y otros, consigue embarcarse en un barco que lo conducirá a América, donde recorre Santo Domingo, La Habana y Panamá donde se instala y muere en 1980.

Paulino Díez Martín fue un anarcosindicalista que en el apogeo de su juventud en la década de los 10 y 20 como tantos otros anarquistas tuvo una gran capacidad organizativa gracias a su generosidad y no dudó en ningún momento plantarle cara al poder mientras por otro lado trataban y construyeron una sociedad paralela.

Bibliografía Consultada:

– Paulino Díez: Un anarcosindicalista de acción.
– Abel Paz: Durruti el proletariado en Armar.
– Juan García Oliver: El eco de los pasos
– José Peirats . La CNT en la Revolución Española.
– Revista Cenit: nº 225 al 228 (1978).

(Publicado en la revista Orto, Barcelona, nº 124 Enero/Febrero 2002)

Primer apellido: 
Díez
Segundo apellido: 
Martín
Nombre: 
Paulino
Municipio: 
 
Provincia: 
Burgos

 

Anuncios