Edouard Carouy, miembro de la banda Bonnot (Vida y obra)

Era un anarquista ilegal, miembro de la banda Bonnot, mejor conocido por el sobrenombre de Leblanc

Biografía.

Era huérfano de madre y su padre es cabaretier. fue criado por tíos y tías. Se convirtió en herrero y trabajó como maquinista en una imprenta en Bruselas, (Belgica). En el periódico, conoce a Raymond Callemin. Juntos, practican el robo.

Se unió a la la banda Bonnot en 1911.

El 21 de octubre de 1911, fue sospechoso de ser el posible “cuarto hombre” de la huelga de la Société Générale en la rue Ordener en París, Isla de Francia, (Francia), durante la cual un empleado fue asesinado a tiros.

Huyó a Bélgica y se refugió con un amigo de la Corte Real.

El 31 de diciembre de 1911, en Gante, (Bélgica), participó con Jules Bonnot y Octave Garnier en un intento de robar un automóvil que salió mal: Garnier mató a un vigilante nocturno.

Es acusado del doble villano asesino “Thiais case” del 3 de enero de 1912, cuyas víctimas son un caballero de 92 años y su institutriz. No admite estos dos crímenes, aunque sus huellas dactilares, como las de Marius Metge, se encontraron en la escena. No sabemos si esta acción fue concertada con Bonnot.

Finalmente fue arrestado el 4 de abril de 1912.

Se envenena absorbiendo una pastilla de cianuro oculta en el talón de su zapato, el 27 de febrero de 1913, inmediatamente después de haber sido condenado a cadena perpetua por la corte de Assises de la Seine.

Bibliografía.

Audiovisual.

  • Anne Steiner , The Anarchists, Individualist Corpus , Maitron Biographical Dictionary, Center for Social History, 15 de abril de 2014, ver en línea [archive] .

Registros.

Artículos relacionados.

 

Édouard Carouy

Édouard Carouy

Édouard Carouy (1883-1913). Nació el 28 de enero de 1883 en Lens-sur-Deudre, (Bélgica) y murió el 27 de febrero de 1913 en Paris, Isla de Francia, (Francia) se suicido con cianuro.

Su madre murió cuando él tenía tres años. Se trasladó a París, Isla de Francia, (Francia) donde trabajó en una fábrica. También se asoció con un grupo de anarquistas.

Jules Bonnot llegó a la ciudad en 1911. Según Víctor Serge: “De la vid nos dimos cuenta de que Bonnot … había estado viajando con él en auto, lo había matado, el italiano se había herido primero con un revólver”.  Bonnot pronto formó una pandilla que incluía a anarquistas locales, Carouy, Raymond CalleminOctave GarnierRené ValetAndré Soudy y Stephen Monier Serge se oponía totalmente a lo que el grupo pretendía hacer.  Callemin visitó a Serge cuando escuchó lo que había estado diciendo: “Si no quieres desaparecer, ten cuidado de condenarnos. ¡Haz lo que quieras! ¡Si te metes en mi camino, te eliminaré!” Serge respondió: “Tú y tus amigos están absolutamente agrietados y absolutamente terminados”.

Estos hombres compartieron la filosofía ilegalista de Bonnot que se refleja en estas palabras: “El anarquista está en un estado de legítima defensa contra la sociedad. Apenas nace de lo que este último lo aplasta bajo un peso de leyes, que no son de su propiedad, habiendo sido hecho ante él, sin él, contra él. El capital le impone dos actitudes: ser esclavo o rebelde, y cuando, después de reflexionar, elige la rebelión, prefiere morir con orgullo, enfrentarse al enemigo, en lugar de morir lentamente. de tuberculosis, privación y pobreza, ¿te atreves a repudiarlo? Si los trabajadores tienen, lógicamente, el derecho a recuperar, incluso por la fuerza, la riqueza que se les roba, y defender, incluso por medio del crimen, la vida que algunos quieren separarse de ellos, entonces el individuo aislado debe tener los mismos derechos “.

Richard Parry, el autor de The Bonnot Gang” (1987) ha argumentado: “La llamada ‘pandilla’, sin embargo, no tenía ni nombre ni líderes, aunque parece que Bonnot y Garnier desempeñaron los papeles principales de motivación. una banda criminal muy unida en el estilo clásico, sino más bien una unión de egoístas asociados para un propósito común. Entre los camaradas se les conocía como “ilegalistas”, lo que significaba más que el simple hecho de que llevaron a cabo actos ilegales. Siempre ha sido parte de la tradición anarquista, especialmente en Francia “.

El 21 de diciembre de 1911, la pandilla robó un mensajero del Société Générale Bank de 5,126 francos a plena luz del día y luego huyó en un auto robado de Delaunay-Belleville. Se afirma que fueron los primeros en usar un automóvil para huir de la escena de un crimen. Como señaló Peter Sedgwick: “Esta fue una innovación asombrosa cuando los policías iban a pie o en bicicleta. Capaces de esconderse, gracias a las simpatías y la hospitalidad tradicional de otros anarquistas, detuvieron a los regimientos de la policía, aterrorizaron a París, Isla de Francia, (Francia) y tomaron los titulares por la mitad. un año.”

La pandilla robó armas en una tienda de armas en París, Isla de Francia, (Francia). El 2 de enero de 1912, irrumpieron en la casa del adinerado Louis-Hippolyte Moreau y lo asesinaron a él y a su criada. Esta vez robaron propiedades y dinero por un valor de 30,000 francos.  Bonnot  y sus hombres huyeron a Bélgica, donde vendieron el auto robado. En un intento por robar a otro, le dispararon a un policía belga. El 27 de febrero dispararon a dos policías más mientras robaban un auto caro de un garaje en Place du Havre.

El 25 de marzo de 1912, la pandilla robó un automóvil De Dion-Bouton en el Bosque Sénart matando al conductor. Más tarde, ese mismo día, mataron a dos cajeros durante un ataque a la Société Générale Bank en Chantilly . Anarquistas destacados en la ciudad fueron arrestados. Esto incluyó a Víctor Serge, quien se quejó en su autobiografía, “Memorias de un revolucionario” (1951): “Una ola positiva de violencia y desesperación comenzó a crecer. Los anarquistas al margen de la ley dispararon a la policía y volaron sus propios cerebros. Otros, dominados antes de que pudieran dispararon la última bala contra sus propias cabezas, salieron burlándose de la guillotina … Reconocí, en los diversos informes de los periódicos, las caras que había conocido o conocido; vi todo el movimiento fundado por Libertad arrastrado a la escoria de la sociedad por una especie de locura; y nadie podía hacer nada al respecto, y menos a mí mismo. Los teóricos, aterrorizados, se dirigían a la cobertura. Era como un suicidio colectivo”.

La policía ofreció una recompensa de 100,000 en un esfuerzo por capturar a los miembros de la pandilla. Esta política funcionó y en la información proporcionada por un escritor anarquista, André Soudy fue arrestado en Berck-sur-Mer el 30 de marzo. Esto fue seguido unos días después cuando Edouard Carouy fue traicionado por la familia que lo escondía. Raymond Callemin fue capturado el 7 de abril.

El 24 de abril de 1912, tres policías sorprendieron a Bonnot en el departamento de un hombre conocido por comprar bienes robados. Disparó a los oficiales, mató a Louis Jouin, el vicejefe de la policía francesa, e hirió a otro oficial antes de huir por los tejados. Cuatro días después fue descubierto en una casa en Choisy-le-Roi. Se afirma que el edificio estaba rodeado por 500 policías armados, soldados y bomberos.

Según Víctor Serge: “Lo alcanzaron en Choisy-le-Roi, donde se defendió con una pistola y escribió, entre los disparos, una carta que absolvía a sus compañeros de complicidad. Se tendió entre dos colchones para protegerse. contra la embestida final”. Bonnot pudo herir a tres oficiales antes de la casa antes de que la policía usara dinamita para demoler el frente del edificio. En la batalla que siguió a Bonnot le dispararon diez veces. Fue trasladado al Hotel-Dieu de Paris, Isla de Francia, (Francia) antes de morir a la mañana siguiente. Octave Garnier y René Valet fueron asesinados durante un asedio policial de su escondite suburbano el 15 de mayo de 1912.

El juicio de Carouy, Raymond CalleminVictor SergeRirette Maitrejean, Edouard Carouy, Jean de BoeAndré SoudyEugène Dieudonné y Stephen Monier, comenzó el 3 de febrero de 1913. 

Víctor Serge ha afirmado: “Edouard Carouy, quien no tuvo parte en estos eventos, fue traicionado por la familia que lo escondía y, aunque armado como los demás, fue arrestado sin ningún intento de defensa propia; este atlético joven era excepcional por ser bastante incapaz de asesinar, aunque bastante listo para suicidarse”.

Callemin, Soudy, Dieudonné y Monier fueron condenados a muerte. Cuando escuchó el veredicto del juez, Callemin se levantó de un salto y gritó: Dieudonné es inocente. ¡Soy yo, yo quien disparó!” Carouy fue condenado a trabajos forzados de por vida.  Serge recibió cinco años de aislamiento, pero Maitrejean fue absuelto. Se reprendió a Dieudonné, pero Callemin, Soudy y Monier fueron guillotinados a las puertas de la prisión.

El 27 de febrero de 1913, un guardia de la prisión le dijo a Serge “Carouy se está muriendo. ¿Lo oyes? Es él quien se queda sin aliento … Tomó algo de veneno que había escondido en los zapatos de sus zapatos”. Édouard Carouy murió ese mismo día.