Miguel González Inestal (Vida y obra)

Miguel González Inestal (1901-199?) Nacio el 4 de mayo de 1901 nace en Florida de Liébana, Salamanca, Castilla, (España) el anarquista y anarcosindicalista Miguel González Inestal.

Cuando era joven emigró a Francia y 1919 asistió al Primero de Mayo de la Confederación General del Trabajo (CGT) francesa.

Hacia 1920 regresó a la Península y se afilió, como sus tres hermanos Crisóstomo, Nicasio y Serafín, a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT).

En octubre de 1923 fue detenido con su hermano Serafín y otros militantes (Emilio Martínez Luace, Mariano Boj Puértolas, Gregorio Antón Montes y Felipe Arias Durán), encontrando la policía en el registro de su domicilio una pistola automática y folletos de propaganda anarquista.

Durante la dictadura de Primo de Rivera estuvo dos años preso en Madrid (España) por sus actividades anarcosindicalistas.

En noviembre de 1928 fue nombrado vocal, con Cipriano Mera Sanz, de la Junta Directiva del Ateneo de Divulgación Social (ADS) de Madrid, cargo en el que fue renovado el 6 de febrero y el 14 de junio de 1930.

Habló con otros Compay (Pedro Falomir Benito, Luis Caballero Montalbán, José Olalla García, Juan Gámez Soto y Victoriano Buitrago García), en el acto público confederal en el teatro Goya de Madrid para celebrar el Primero de Mayo de 1930.

El 14 de junio de ese año impartió una conferencia, bajo el título «Nosotros, Ellos y el movimiento obrero”, en la sede del Sindicato de Trabajadores de la Madera de Madrid, y el 27 de junio en la sede de la Educación Sindical de Artes Blancas de Madrid otra bajo el título «La inutilidad de la colaboración de clases para Resolver los problemas sociales».

El 13 de septiembre de 1930 hizo un mitin, con otros compañeros (Feliciano Benito Anaya, Luis Zubillaga y Olalde, José Antonio Balbontín y José Martínez Pastor), en la sede de la ADS contra la dictadura de Primo de Rivera que se había implantado siete años antes; y al día siguiente, en nombre del Grupo de Educación Sindical de Paletas, el repitió en la localidad madrileña Pinto, con Juan Caballero, Vicente García mulos, Luis Castro Sen y Antonio Paulet García.

El 26 de octubre de 1930 participó, con Fermín Pérez Hierro, Vicente García mulos, José Olalla García y Cipriano Mera Sanz en un acto organizativo del Grupo de Educación Sindical de Paletas celebrado en el teatro Maravillas de Madrid.

En 1930, parece, entregó con Joan Peiró Belis los papeles de legalización de la CNT. El 29 de marzo de 1931 participó, con otros compañeros (Manuel Tallón, Eduardo Barriobero y Herrán, Sebastián Clara Sardó y Francisco Arín Simón), en un mitin sindicalista confederal pro amnistía celebrado en el teatro Fuencarral de Madrid.

El 7 de julio de 1931, durante la huelga de los obreros de la Compañía Telefónica, habló con Nicasio Álvarez de Sotomayor, en una reunión del Sindicato Nacional de Teléfonos. Fue delegado del Sindicato de la Construcción de Madrid en el Congreso de 1931 de la CNT.

Entre 1931 y 1933 participó, con Miguel Hernández y Benigno Mancebo Hernández en la publicación del semanario madrileño El Libertario. En los Plenos Regionales de diciembre de 1931 y de abril y agosto de 1932, fue delegado de la Regional del Centro.

Entre 1932 y 1933 fue delegado permanente, con sueldo, de la CNT en Pasaia (Guipúzcoa, País Vasco) y, tal vez, también en San Sebastián (Guipúzcoa, País Vasco), donde organizó el Sindicato de Pescadores de la CNT, que llegó a tener 2.000 afiliados, y fundó la Federación de Pescadores del Norte. Militó en el grupo «Los intransigentes», con su hermano Serafín, José Ledo Limia, José Díaz, Fosco Folaschi, Benigno Mancebo Hernández, Máximo Palomar, Arsenio Martínez, Higinio Rodríguez, Casiano Zabala, etc.,

Adherido a la Federación Anarquista Ibérica ( FAI). El 4 de marzo de 1932 intervino con Vicente Obón, en nombre de la CNT, en el accidental mitin de controversia contra los líderes comunistas José Bullejos y Manuel Adame que se celebró en el teatro Fuencarral de Madrid y que acabó con importantes incidentes.

El 18 de agosto de 1932 participó en un gran mitin nacional de la CNT, celebrado en el Monumental Cinema de Madrid, con Valeriano Orobón Fernández, José María Martínez, Joan García Oliver y Eusebi Carbón Carbón; y el 28 de agosto de 1932 intervino en un mitin de afirmación sindical celebrado en el Palau de las Artes Decorativas de Montjuïc, en Barcelona, ​​organizado por la Federación Local de Sindicatos Únicos de la CNT y donde también hablaron Juan Rueda, José Alberola Navarro , Orobón Fernández e Isidro Martínez. Durante este año hizo mítines en Gijón, Oviedo, Sotrondio, Laviana, Valencia y Sevilla; y en 1933 en Madrid y Navalmoral.

En esa época fue encarcelado en el Puerto de Santa María (Cádiz, Andalucía, España), donde coincidió con Buenaventura Durruti.

El 14 de junio de 1933 impartió un conferencia, bajo el título «El dogma en la Historia y en la cultura» en la Biblioteca Cultural Latina. En 1933 fue redactor de CNT y asistió al Congreso de la CNT de las Islas Canarias.

El año siguiente intervino en la gira propagandística canaria con Ricard Sanz García y el 8 de abril participó, con Avelino González Mallada, Mariano Sánchez Roca y Benito Pabón y Suárez de Urbina, en un mitin pro amnistía y contra la pena de muerte, organizado por la Federación Local de Sindicatos Únicos de Madrid, en el Cine Europa de esta ciudad.

En 1935 intervino en un mitin en Vigo y fue uno de los promotores del periódico El Avance Marino. Destacó en la organización del Sindicato de la Construcción de Madrid, con Cipriano Mera Sanz, Feliciano Benito Anaya y Teodoro Mora, con quien detuvo los pies a los bolcheviques introducidos en su seno; ocupó la secretaría de este sindicato y en esa época pasó temporadas en la cárcel.

En mayo de 1936 asistió, en representación de la Federación Nacional de la Industria Pesquera, en el Congreso de Zaragoza de la CNT, participando en la ponencia sobre el “Concepto confederal del Comunismo Libertario”, y ese mismo año asistió al congreso de la citada federación , en representación de Pasaia y Santoña, y donde aceptó el electoralismo de 1931.

En esta época formó parte del «Grupo Ibérico”, con Eugenio Criado Riva, Antonio Rodríguez y otros. A raíz del estallido de la guerra civil, el 7 de agosto de 1936 fue nombrado comisario de Comunicaciones y Transportes de la Junta de Defensa de Guipúzcoa y luchó en San Sebastián.

El 29 de septiembre de 1936 impartió la conferencia «Los Técnicos y la Revolución» al Sindicato Único de Técnicos de la CNT de Madrid.

En noviembre de 1936 se desplaza con David Antona Domínguez en Bujaraloz (Zaragoza, Aragón, España) para entrevistarse con Buenaventura Durruti para convencerle para que se fuera hacia el frente de Madrid.

En 1937, cuando era miembro del Comité Peninsular de la FAI, participó en las mítines que esta organización realizó para explicar la nueva estructura decidida en el Pleno de Valencia al que había asistido en representación de la Regional de Levante.

Después pasó a la zona madrileña, donde el 6 de octubre de 1937, en sustitución de Ángel González Gil Roldán, fue nombrado sotscomissari general de Guerra del Ejército de Tierra y representante de la CNT en el Alto Estado Mayor Central e inspector central de milicias.

El 21 de noviembre de 1937 participó en el mitin de homenaje a Buenaventura Durruti, organizado por la Federación Local de Sindicatos de la CNT de Valencia, que se celebró en el teatro Apolo de aquella ciudad y donde intervinieron Manuel Pérez Feliu, Lucía Sánchez Saornil , Onofre García Tirador y Anastasio García.

Entre el 16 y el 30 de octubre de 1938 defendió, en el Pleno Nacional de Regionales del Movimiento Libertario celebrado en Barcelona (España), la tarea del Comisariado de Guerra, criticada por buena parte de la militancia confederal.

Durante la guerra fue cada vez más partidario de las posiciones revisionistas (participación en los gobiernos, disciplina, militarización, etc.).

Cuando cayó Barcelona en manos fascistas, pasó a Francia y en París fue nombrado delegado de la CNT en un organismo de evacuación de refugiados hacia América.

Posteriormente pasó por varios países americanos (República Dominicana, Cuba, Bolivia), estableciéndose con su compañera Trinidad Urien (Trini) en Chile.

En este país nació su hijo Miguel González Urien (1945-2012), que también fue un destacado militante anarcosindicalista. 1953 formó parte del Comité Chileno del Congreso por la Libertad de la Cultura, organización para la cual realizó conferencias sobre sindicalismo.

El 12 de abril de 1953 participó en el Nuevo Centro Republicano Español de Santiago de Chile a la conmemoración del “14 de Abril”, donde participaron políticos chilenos y republicanos del exilio.

El Primero de Mayo de 1955 habló con Francisco Pauner Sospedra en nombre de la CNT, en el acto unitario con la Unión General del Trabajo (UGT) que se celebró en el Centro Republicano Español de Santiago de Chile y donde también intervino el presidente del Gobierno en el exilio Félix Gordón Ordás.

En 1973 regresó a la Península y entre 1975 y 1977 participó en el consejo de redacción de la revista Sindicalismo, incluso cuando ésta abandonó la línea confederal. 1979 asistió al V Congreso de la CNT y, a raíz de la ruptura confederal de ese año, entró a formar parte del sector escindido, realizando numerosas conferencias en su apoyo.

Encontramos artículos suyos en diferentes publicaciones libertarias, muchas veces firmando como Discípulo, como Avance Marino, Campo Libre, Castilla Libre, CNT, Construcción, Fragua Social, Galicia Libre, Internacional, polémica, Proa, Prometeo, ¡Rebeldía!, La Tierra, Umbral, etc. Es autor de De julio a julio (1937, con otros), La toma de Teruel (1938) y Cipriano Mera, revolucionario (1943, publicado en Cuba con prólogo de Enrique López Alarcón). Miguel García Inestal murió en los años noventa en Madrid (España).