Antoni García Birlán (Vida y obra)

Antonio García Birlán – periodista, traductor y militante anarquista

Antonio García Birlán – periodista, traductor y militante anarquista

Antonio García Birlán (1892-1984) nacido el 26 de mayo de 1891 en Fuente Vaqueros,  Granada, Andalucía, (España) – algunas fuentes citan el 27 de marzo de 1892 en Pinos Puentes, Villarrubia o Valderrubio y murio el 20 de junio de 1984 en Barcelona (Cataluña), a causa de una crisis cardíaca, el intelectual, publicista, periodista, traductor y militante anarquista y anarcosindicalista Antonio García Birlán, también conocido bajo varios seudónimos , como Dionysios, Pío Ayala, Denis, Fabio, Julio Barco, etc.

Comenzó a militar muy joven en el movimiento libertario. Hacia el 1915 hizo de maestro, además de carpintero y campesino, en una escuela obrera en Castro del Río, y se dice que enseñó las primeras letras a Federico García Lorca.

Luego se instaló en Barcelona, ​​donde participó en el Centro Obrero Barcelonés de Serrallonga, además de colaborar asiduamente en la prensa anarquista y como redactor y director de importantes periódicos: dirigió Revista Nueva en 1925 en Barcelona ; Mañana en 1930 en la misma ciudad; miembro destacado del grupo editor de Tierra y Libertad y de Acción entre 1930 y 1931, que dirigió; redactor de Solidaridad Obrera en el periodo de Ángel Pestaña; director de la revista valenciana Estudios, etc.

Durante la dictadura de Primo de Rivera vivió en Barcelona: 1925 trabajaba en una editorial y en 1928 fue miembro del grupo «Solidaridad», encabezado por Ángel Pestaña.

Entre 1927 y 1929 fue miembro del Comité Nacional de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) presidido por Joan Peiró.

Durante la Guerra Civil realizó tareas de responsabilidad: miembro del Consejo de Economía de la Generalitat por la Federación Anarquista Ibérica (FAI), donde se encargó de la industria de la prensa y del papel a partir de agosto de 1936; consejero de Sanidad Pública y de Asistencia Social de la Generalitat entre el 26 de septiembre de 1936 y el 17 de diciembre del mismo año, en 1938 fue uno de los encargados por la CNTFAI para solicitar a Manuel Azaña la caída del jefe de gobierno Negrín, y durante todo el periodo bélico dirigió La Vanguardia de Barcelona. Al terminar la guerra formó parte del polémico Consejo General del Movimiento Libertario Español (Mlle) creado en París en marzo de 1939.

Fue miembro de la sección bibliográfica de la Comisión de Relaciones Internacionales Anarquistas (CRIA) fundada en noviembre de 1949. Trabajó como corrector de textos en el diccionario enciclopédico de la editorial Larousse.

En 1951 se instaló en París. Durante el exilio dirigió Tiempos Nuevos y Cenit, fue redactor de Solidaridad Obrera y administrador del periódico CNT. Más tarde marchó a Brasil y luego a Argentina, donde permaneció hasta comienzos de 1983 trabajando en la editorial Americalee, para terminar volver a Barcelona, ​​ya muy viejo, procedente de Buenos Aires.

Muy influenciado por Nietzsche del que tradujo al castellano Así habló Zarathustra , Kierkegaard, Berdjaev, Tolstoi, Schestow, Unamuno y Pérez Galdós, desconfió del progreso materialista y consideraba que no había revolución sin ética ni humanismo; su biblioteca personal era una de las más importantes del movimiento libertario de su época. Fue amigo personal de Errico Malatesta.

Podemos encontrar artículos suyos en Almanaque de Tierra y Libertad, Cenit, CNT, Despertad, Floreal, Generación Consciente, Liberación, La Revista Blanca, Revista Única, Revue Internationale Anarchiste, Solidaridad Obrera, Tierra y Libertad, Vértice, etc.

Es autor de A la lucha, Esbozos de ideas, Historia universal del proletariado, Resultados de la guerra, Sabor de ceniza, El anarquismo, suspensión doctrinas, suscita Objetivos (1934), El sindicalismo, suspensión orígenes, suspensión Tácticas, suspensión propositos ( 1934), El socialismo (1934), El comunismo (1934), El movimiento libertario español en África, Francia, América y España (1945), así como una serie de antologías publicadas con sus prólogos en París y Buenos Aires 1954 (Ciencia y filosofía, Cultura y civilización, El amor y la amistad, el Estado, la patria y la nación, El hombre y la mujer, Pueblos y razas); dejó más de cien títulos inéditos.

 

Antonio García Birlán, un libertario entre nosotros

Periodista y traductor, “Dionysios”, como solía firmar, vivió exiliado en Rosario hasta que volvió a España en 1983.

Antonio García Birlán periodista, traductor y militante anarquista andaluz fue un verdadero erudito.

Editor de publicaciones como las revistas Estudios y Generación Consciente, participó activamente en el Movimiento Libertario Ibérico de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de España y la Federación Anarquista Ibérica (FAI),

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) y la Revolución Libertaria asumió tareas de responsabilidad en áreas de la economía y la salud pública, pero luego del triunfo y la instauración de la dictadura del general Francisco Franco Bahamonde debió partir al exilio al igual que miles de españoles.

En Francia trabajó como traductor en la editorial Larousse mientras continuó activando en el Movimiento Libertario en el Exilio. A lo largo de su intensa vida interaccionó con personas fundamentales de la cultura contemporánea como el poeta y dramaturgo Federico García Lorca, el filósofo Miguel de Unamuno, el poeta Antonio Machado, el escritor y ensayista Albert Camus, Jean Paul Sartre y mujeres como Simone de Beauvoir.

Esbozo biográfico

Antonio García Birlán nació el 26 de mayo de 1891 en Fuente Vaqueros provincia de Granada, Andalucía, (España). Algunos de sus biógrafos señalan como fecha de su natalicio el 27 de marzo de 1892 y como lugar de llegada al mundo Pinos Puentes o Valderrubio. De lo que no había lugar a dudas para quienes tuvimos la fortuna de conocerlo era de su origen andaluz, no sólo por su notorio acento sino también por sus modales afables y su ironía.

Conversar con él era siempre placentero y transmitía bondad, sabiduría y claridad conceptual. Es posible decir que era anarquista hasta la médula, libre de sectarismos y con una ética inclaudicable.

Era de hablar pausado pero firme, alternando uno tras otro sus cigarrillos de tabaco negro mientras como música de fondo se oían en el departamento que compartía con Antonia, su compañera de la vida, en la esquina de las calles Sarmiento y Santa Fe de nuestra ciudad los conciertos trasmitidos por Radio Nacional.

Militancia en España

Antonio García Birlán comenzó a militar en el movimiento anarquista ibérico en su juventud.

En el año 1915, cuando ejercía como maestro, uno de sus alumnos fue Federico García Lorca. También enseñó en la Escuela Obrera de Castro del Río. Además, alternaba la pedagogía con otros oficios como los de carpintero y labrador, con lo cual conocía de cerca las vivencias de las familias de los obreros y jornaleros campesinos andaluces que padecían la explotación de los capitalistas y terratenientes.

Llevaba adelante los postulados Piort Kropotkin en su libro La conquista del pan, es decir trabajo manual e intelectual simultáneamente.

Años después se trasladó a la ciudad de Barcelona, capital de Cataluña, y allí participó en el Centro Obrero Barcelonés de Serrallonga. A la par colaboraba con frecuencia aportando notas para la prensa anarquista, dirigiendo publicaciones como La Revista Nueva (1925) y Mañana también Barcelona (1930).

Fue un miembro destacado del Grupo Editor del periódico Tierra y Libertad (órgano de la FAI) y de Acción, que dirigió entre los años 1930 y 1931.

Además, fue redactor del periódico de la CNT Solidaridad Obrera en el período del militante ácrata Ángel Pestaña.

García Birlán fue también director de la revista Estudios, editada en Valencia. Esta publicación tenía una particularidad, según nos explicó, y es posible comprobarlo acercándose a sus páginas: se financiaba con su servicio de librería. La revista se vendía al costo para que fuera accesible al mayor público posible y los lectores adquirían a bajo precio libros sobre vegetarianismo, sexología, naturismo, etc.

Trayectoria política

Durante la dictadura militar del general Miguel Primo de Rivera, bajo el reinado de Alfonso XIII, García Birlán fue miembro del grupo Solidaridad que encabezaba Ángel Pestaña. Luego, durante los años 1927 y 1929, formó parte del comité nacional de la Confederación General del Trabajo (CNT) española presidido por Joan Peiró.

Durante los años de la Guerra Civil Española realizó tareas de responsabilidad como miembro del Consejo de Economía de la Generalitat en nombre de la Federación Anarquista Ibérica (FAI). Allí, a partir del mes de agosto de 1936, desempeñó en tareas de la industria de la prensa y del papel, y fue luego consejero de Sanidad Pública y de Asistencia Social de la Generalitat catalana entre el 26 de setiembre y el 17 de diciembre de 1936.

En el año 1938 fue uno de los encargados por la CNTFAI de solicitar a Manuel Azaña la caída del jefe de gobierno, el comunista Juan Negrín, agente de Stalin.

Durante toda la etapa bélica García Birlán dirigió el diario La Vanguardia de Barcelona.

Al finalizar la guerra formó parte del consejo general del Movimiento Libertario Español (MLLE), creado en Paría en marzo del año 1939.

Exiliado en Francia

Como tantos otros hombres y mujeres, tras la derrota y el ascenso del franquismo en España Antonio García Birlán cruzó los Pirineos en un camión. Llevaba consigo su biblioteca, la que perdió en esas circunstancias, ya que era tal la desesperación por huir de la dictadura fascista que las personas que marchaban a pie se trepaban al vehículo y arrojaban los libros a la carretera.

En Francia trabajó como corrector del diccionario enciclopédico de la Editorial Larousse.

Durante los años de su exilio francés dirigió publicaciones como Tiempos Nuevos y CeNiT, fue redactor de Solidaridad Obrera y administrador del periódico CNT.

En Sudamérica

Años después, García Birlán partió hacia Brasil, instalándose finalmente en Rosario, donde permaneció hasta comienzos de 1983, cuando retornó a España junto a su compañera.

En la Argentina trabajó para Editorial Americalee, dirigida por América Scarfó. Realizó una serie de antologías universales con títulos como Ciencia y filosofía, La religión, Progreso y evolución, El hombre y la mujer y La libertad.

Estos libros contienen escritos de pensadores como A. Schopenhauer, M. Bakunin, E. Malatesta, J. P. Sartre, N. Berdiaieff, L. Tolstoi, H. Bergson, P. J. Proudhon, J. Stuart Mill, P. Kropotkin, entre otros.

El pensamiento y la acción de Antonio García Birlán estaba muy influenciado por filósofos como Friedrich Nietzsche, de quien tradujo al castellano Así hablaba Zaratustra. También por pensadores e intelectuales como Soren Kieerkegaard, León Tolstoi y Miguel de Unamuno.

Desconfiaba del progreso materialista y afirmaba que no habría revolución social posible sin una ética solidaria y humanista.

Murió el 20 de junio de 1984 en Barcelona.

Carlos A. Solero
 
Artículo publicado originalmente el El Ciudadano (Chile)
Fuentehttp://www.kaosenlared.net/component/k2/96068-antonio-garc%C3%ADa-birl%C3%A1n,-un-libertario-entre-nosotros