Procesos de Montjuic

Foso de la entrada al castillo de Montjuïc.

Foso de la entrada al castillo de Montjuïc.

Los procesos de Montjuic son el nombre del juicio militar que siguió al atentado terrorista contra la procesión del Corpus en la calle barcelonesa de Canvis Nous (Cambios nuevos) el 7 de juniode 1896 y que provocó 12 muertos y unos 35 heridos. La represión afectó principalmente al anarquismo obrero de Cataluña, siendo detenidas 400 personas entre ellas los maestros José López Montenegro y Juan Montseny Carret, los propagandistas Anselmo LorenzoFernando Tarrida del Mármol, Sebastià Sunyé, Joan Baptista Esteve, Josep Llunas i Pujals y Teresa Claramunt, y el intelectual Pere Coromines. Todos fueron recluidos en el castillo de Montjuic, siendo incluidos en el proceso militar 87 personas.

Historia.

Dibujo reproduciendo el momento de la explosión de la bomba en la procesión del Corpus Cristi de 1896.

Dibujo reproduciendo el momento de la explosión de la bomba en la procesión del Corpus Cristi de 1896.

 Las diligencias judiciales fueron realizadas sin garantías jurídicas y las pruebas se basaron en declaraciones de los principales implicados, en especial Tomás Ascheri, obtenidas mediante torturas ordenadas por el teniente de la Guardia Civil “Narciso Portas” contra el mismo Ascheri,Francesc Callís, Antoni Nogués, Josep Molas, Lluís Mas, Sebastià Sunyé, Joan Baptista Ollé, Francesc Gana y el francés Joseph Thiolouse.

Un primer consejo de guerra se celebró en el mismo castillo desde el 11 al 15 de diciembre de 1896, pero la sentencia definitiva fue dictada por el Tribunal Supremo de Guerra y Marina en abril de 1897 en Madrid.

Fueron condenados a muerte y ejecutados el 3 de mayo de 1897 Ascheri,, Nogués, Molas, Mas y Joan Alsina; fueron condenados a 20 años de prisión Francesc Callis, Antoni Ceperuelo, Rafael Cusidó, Jacint Melich, Baldomero Oller, Josep Pons, Joan Torrents, Josep Vila, Jaume Vilella y Sebastià Sunyé; fueron condenados a 18 años de prisión Joan Casanovas, Epifani Caus y Joan Baptista Oller; fueron condenados a 10 años y un día a Antoni Costa, Francesc Lis, Josep Mesa Mateu Ripoll, Joan Sala, Llorenç Serra y Cristòfol Soler; los 63 absueltos fueron desterrados.

La denuncia del proceso se produjo inicialmente el mismo 1896, sobre todo gracias a la actividad en el extranjero deFernando Tarrida del Mármol, que había sido liberado y había escrito Les Inquisiteurs d’Espagne (1897), así como por las campañas de prensa de La Revue Blanche y de L’Intransigeant de París. En España la protesta la dirigió la prensa republicana (El Nuevo RégimenEl País, etc) y el libro La barbarie gubernamental en España(1897), atribuido a Ricardo Mella y Josep Prat. Posteriormente, se inició una intensa campaña por la revisión del juicio, especialmente en 1898 desde “El Progreso”, La Revista Blanca y “Vida Nueva”, auspiciada sobre todo por Juan Montseny Carret, Alejandro Lerroux y Pere Coromines desde Madrid.

Finalmente, después del asesinato de Antonio Cánovas del Castillo en agosto de 1897 por el anarquista italiano Michele Angiolillo, que pretendía vengar a los ejecutados, 

Sagasta permitió el regreso de los desterrados, y a comienzos de enero de 1901 dictó el indulto de los que permanecían en prisión.

Véase también.

Bibliografía relacionada.

  • Sempau, Ramon (1900). Los victimarios. Barcelona: Garcia Manet Editores.

 

 

LOS PROCESOS DE MONTJUIC.

Los Procesos de Montjuïc

Los Procesos de Montjuïc

Entre el 11 y el 15 de diciembre de 1896 se realiza a puerta cerrada en el castillo de Montjuïc de Barcelona (Cataluña) el primero de los juicios celebrados contra más de un centenar de anarquistas catalanes en una de las maniobras represivas por parte del Estado más importantes contra el movimiento anarquista europeo, maniobra que fue respondida por todas las ramas del socialismo internacional. Tras la explosión el 7 de junio de 1896 de una bomba en la calle Cambios Nuevos de Barcelona, ​​al paso de una procesión religiosa, en la que resultaron muertas seis personas y 42 heridas, las autoridades detuvieron más de 400 personas, entre ellas destacados militantes obreros y teóricos anarquistas (como, Josep Llunas y Pujals, José López Montenegro, Juan Montseny, Teresa Claramunt, Joan Alsina, Baldomer Oller, Anselmo Lorenzo, Tarrida del Mármol, Sebastián Sunyé, Juan Bautista Esteve, etc.), así como el escritor Pere Corominas – por unas conferencias sobre sociología impartidas en el Centro de Carreteros de Barcelona.                                                                                                                                                                                                                                                 Para poder desarrollar esta tarea represiva, atizada por asociaciones reaccionarias, sectas religiosas integristas y jesuitas, las autoridades suprimieron las garantías constitucionales entre el 8 de junio de 1896 y el 17 de diciembre de 1897.                                                                                                                                                                                                                             Muchos de los detenidos fueron deportados a presidios africanos, y otros llevados al castillo de Montjuïc, donde se celebró un proceso llevado a cabo por la justicia militar contra 87 personas.                                                                                                                                                                                                                             Las diligencias fueron llevadas a cabo sin ninguna garantía jurídica, y las declaraciones de los acusados ​​fueron obtenidas con torturas de todo tipo, que llevaba a cabo el teniente de la guardia civil Narciso Portas y el inspector de policía León Antonio Tressols (El vinagreta), con la aquiescencia del juez Enrique Marco. Incluso los acusados ​​fueron juzgados por la Ley de 2 de septiembre de 1896, es decir, posterior a los hechos, “que establecía pena de muerte por los autores y cómplices y cadena perpetua para los encubridores”.                                                                                                                                                                               El fiscal pidió 28 penas de muerte y 57 cadenas perpetuas. Revisada la causa por el Consejo Supremo de Guerra y Marina, se dio una sentencia definitiva el 1 de mayo de 1897: cinco condenas a muerte, 10 a 20 años de prisión, 12 de más de 10 años y 30 entre ocho y nueve años. Los fosos del castillo fueron fusilados, el 4 de mayo de 1897, a Tomás Aschero, Lluís Mas, Josep Molas, Joan Alsina y Antonio Nogués. Ante la protesta internacional, que recogía testimonios de torturas contra los detenidos y dudaba de la culpabilidad de los acusados, el capitán general de Barcelona desterró, en julio de 1897, 63 de los presos hacia el Reino Unido (Josep Prats, Ramon Vidal, Clemente, Esteve , Pitchot, Salud Borràs, Ramón Confau, Manuel Barrera, Tomás Codina, Antonio Gurri, Antoni Borràs, Adbon Navarro, Roman Archs, Vidal, Rull, Magí Fenoll, Jaume Torrens, Piferrer, López Montenegro, Coromines, Francesca Saperas, Joan Montseny, Teresa Claramunt, etc.).                                                                                                                                                           La reacción a todo esto no se dejó esperar y el 8 de agosto de 1897 Michele Angiolillo asesinó al presidente del Consejo de Ministros español, Antonio Cánovas del Castillo; poco días después, el 4 de septiembre de 1897, Ramón Sempau atentó en Barcelona contra Narciso Portas y tal era el ambiente que fue absuelto.                                                                                                                                                                                                                                               En 1898 se inició una campaña en pro de la revisión del proceso, en la que alcanzó notoriedad al entonces joven periodista republicano Alexandro Lerroux.                                                                                                                                                                                                                              En abril de 1900 se decretó la conmutación de la pena y se desterró los presos en el Reino Unido, evitando así la amnistía, el indulto o la revisión del proceso. Sobre este proceso se escribió mucho y en unos términos tan duros que fomentó el cliché de la «España Negra» y el retorno de la vieja Inquisición: La Inquisición de fin de siglo, The moderno Inquisition of Spain, Justicia, reviviendo of the Inquisition (Max Nettlau), Las inquisiteurs d’Espagne (Tarrida del Mármol), Los victimarios (Ramon Sempau), La barbario gubernamental en España (Ricardo Mella y José Prat), El Proceso de un gran crimen y El castillo maldito (Federico Urales), etc.

Anuncios