José Grunfeld (Vida y obra)

José Grinfeld, mas conocido como José Grunfeld (1907 -2005) nacio el 17 de junio de 1907  en Moisés Ville, Santa Fe, (Argentina) y murió por problemas cardiacos el 7 de junio de 2005 en Buenos Aires (Argentina) el militante anarquista y anarcosindicalista José Grinfeld, más conocido como José Grunfeld por un error en la transcripción de su linaje en el Registro Civil de Moisés Ville.

Sus padres eran judíos rumanos de Besarabia que se establecieron en la localidad argentina de Moisés Ville, creada en 1889 por los judíos europeos del este y rusos que huían de los pogromos.

Cuando tenía 10 años empezó a estudiar música ya trabajar en un almacén de su pueblo. El año siguiente se puso a vender periódicos y fue empleado en una casa de fotografía en San Cristóbal.

En 1919 se trasladó a Ceres, al norte de Santa Fe, para trabajar en una tienda de comestibles y dos años después en Rosario para trabajar en un comercio.

Su familia ya había emigrado a La Plata cuando en 1923 marchó y se incorporó a los frigoríficos Swift y más tarde en las tiendas Dell’Acqua, en Avellaneda.

En 1924 volvió a Rosario y aprendió el oficio de pintor rotulista, llegando a ser casi oficial, y comenzó a estudiar dibujo en la Academia Gaspari y en la Universidad Popular.

En 1925, durante una visita a La Plata, su hermano físico y matemático Rafael Grinfeld lo llevó a un acto por la libertad de Sacco y Vanzetti, en plena campaña de defensa de estos anarquistas italoamericanos, y este mitin le introdujo en el movimiento libertario.

Al volver a Rosario, entró a formar parte de la agrupación anarquista “Libre Acuerdo» y se acercó a varios sindicatos, como la Unión Obrera de Rosario, de carácter autónomo.

En 1926 fue detenido por primera vez por repartir panfletos en un acto con motivo de la campaña para Sacco y Vanzetti y fue liberado semanas más tarde después de haber sido golpeado.

Como anarquista antimilitarista, en 1927 se negó a hacer el servicio militar y huyó a Tres Arroyos para no ser descubierto, donde empezó a usar el linaje materno de Jusid, que mantuvo durante gran parte de su militancia, y donde fundó, con otros compañeros, la «Biblioteca Rafael Barret».

El año siguiente volvió a La Plata y reorganizó el grupo anarquista «Ideas» con universitarios y obreros.

El 6 de septiembre de 1930, cuando se produjo el golpe militar de José Félix Uriburu, con un grupo de militantes, trasladó la imprenta de «Ideas» en la casa de un profesor, desde donde publicaron clandestinamente el periódico orgánico. Poco después fue detenido con dos de sus hermanos y un grupo de 14 miembros de la agrupación «Ideas» por difundir un manifiesto que incitaba a los soldados a rebelarse contra la dictadura. Juzgado, fue encarcelado en el Departamento de Policía de La Plata 40 días y salió en libertad bajo palabra el 31 de diciembre de 1930.

En abril de 1931, en una nueva ola represiva, fue nuevamente detenido con su hermano David y otros militantes.

Simuló ser rumano y fue enviado a la cárcel de Villa Devoto mientras la policía pidió su extradición al cónsul, quien se negó a firmarla. Permaneció casi un año en prisión, donde encontró unos doscientos anarquistas de todo el país y participó en un encuentro en la que se establecieron acuerdos con el fin de revitalizar el movimiento libertario argentino.

Salió de la cárcel en febrero de 1932, gracias a un decreto presidencial del general Agustín Justo que liberaba todas los presos político-sociales. Ese mismo año, participó en la organización de un congreso anarquista de reorganización, que se realizó en octubre de 1932 en Rosario, al volver los presos y deportados a Ushuaia.

En esta época volvió a trabajar de rotulista y contribuyó a la reagrupación del Sindicato de Pintores de la Federación Obrera Regional Argentina (FORA) que inició una huelga de 55 días por el reconocimiento sindical y la reivindicación de mejoras en las condiciones de trabajo.

En Rosario fue herido en una pierna en un tiroteo con la policía mientras intentaba impedir el acceso de trabajadores a sus puestos de trabajo durante una huelga general promovida por la FORA. Detenido en el hospital, y ante los reclamos de sus compañeros, la justicia la liberó bajo fianza. Sin embargo, pasó a disposición de las autoridades militares por infracción a la Ley de Servicio Militar Obligatorio, pero finalmente fue eximido debido a su lesión.

Viajó a La Plata y en un acto reivindicativo fue detenido por la policía y encerrado 10 días en la cárcel de Villa Devoto.

En 1933 inició una gira de cuatro meses viajando con un compañero con trenes de carga por Mendoza, Córdoba y Santa Fe con el fin de formar grupos libertarios y de concretar acuerdos de difusión del anarquismo establecidos en el congreso del año anterior.

Al volver a Rosario, trabajó seis meses en el taller de pintura Iris, distribuyó productos de almacén y se afilió al Sindicato de Empleados de Comercio de Rosario. En esa época militó en la Unión Socialista Libertaria (USL) y en las Juventudes Socialistas Libertarias (JSL) y, entre 1933 y 1934, desarrolló una labor de agrupamiento de entidades de apoyo a sindicatos con el objetivo de organizar la Federación Obrera Provincial de Santa Fe.

Como representante a la USL y de las JSL asistió al congreso clandestino, convocado por los Comités Nacional y Regional de Relaciones Anarquistas, que se realizó en La Plata en octubre de 1935, del cual surgió la Federación Anarco-Comunista Argentina (FACA).

Nombrado representante por Rosario de la FACA, interrumpió su militancia en Santa Fe y se trasladó a Buenos Aires en 1935 para realizar tareas orgánicas en el Secretariado Nacional y hacer de redactor en el periódico Acción Libertaria.

En julio de 1936, cuando estalló la Revolución española, organizó desde la FACA movimientos de apoyo, tales como el grupo anarquista “Solidaridad con el Pueblo Español».

En noviembre de ese año, decidió irse a luchar con su compañera, la abogada Ana Piacenza, en la Península, llevándose 20.000 vacunas dadas por estudiantes de la Facultad de Medicina y de Química de La Plata.

Quince días más tarde la pareja llegó a Francia, junto con los compañeros Jacobo Maguid (Jacinto Cimazo) y Jacobo Price, y pasó en tren a Cataluña.

En Barcelona, ​​además de afiliarse a la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y el Sindicato de la Construcción de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), estableció contactos con Gaston Leval y Diego Abad de Santillán, entonces consejero de Economía de la Generalidad de Cataluña, que el invitaron a una reunión del Comité Regional de la CNT y de la FAI. Esa misma tarde fue nombrado secretario provisional de la Federación Local de la FAI de Barcelona, ​​ya que este cargo estaba vacante. Como secretario asistió a numerosas reuniones donde se debatían temas urgentes, como los intentos de apaciguar los enfrentamientos entre el revolucionario Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) y el estalinista Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC).

Su compañera se puso a trabajar en el periódico Tierra y Libertad, entonces dirigido por Maguid.

En enero de 1937 Grunfeld dejó la secretaría de la FAI de Barcelona y asumió por esta organización la Secretaría de la Comisión de Guerra, junto a Domingo Ascaso, dedicada a atender los frentes de Aragón y de Cataluña, donde se encontraban las columnas de la CNTFAI. Como parte de su labor, creó secciones del Ejército (Tierra, Marina, Comisariado, Aviación, Internacional, Archivo de Documentación y Atención al Público) y resolvió problemas de avituallamiento, de movilización y de necesidades de las tropas. En febrero de 1937 la Comisión de Guerra pasó a denominarse «Sección de Defensa Aragón-Cataluña de la Regional CNTFAI y fue nombrado secretario, actuando en coordinación con la Sección de Defensa Nacional.

También este año, con compañeros de CNT y de la FAI, ideó la introducción de secretarías militares a los sindicatos, impulsó una escuela de instrucción de soldados y un plan de escolarización en las trincheras.

Durante 1937 hizo mítines y conferencias en Manlleu, Castelldefels y Barcelona. Mientras tanto, en Argentina, la FACA lo nombró su representante ante el Movimiento Libertario Español (MLE).

A principios de 1938, durante la crisis interna de la  CNTFAI y la política de eliminación de áreas, renunció a su cargo en Defensa.

En agosto de 1938 participó en el Pleno Regional del MLE de Baza y en octubre de ese año en el Pleno Nacional de Barcelona. Propuesto como secretario del Subcomité Peninsular de la FAI , asumió en Valencia el cargo de la zona centro-sur, cuando ya las tropas franquistas habían dividido el territorio peninsular.

En esta nueva función, se dedicó a establecer vínculos entre las regionales de la FAI en Madrid, Murcia, Cartagena, Extremadura, Almería, Granada, Cuenca y Ciudad Real; y, cuando Cataluña peligro, desplegó una intensa actividad para evitar la desmoralización y la desbandada en los frentes. Además, formó parte de la Comisión Unificada de la CNT, la FAI y las Juventudes Libertarias, constituida para sumar fuerzas ante la crisis bélica.

El 11 de febrero de 1939 fue uno de los miembros de la comisión que se reunió con Juan Negrín para discutir la situación bélica, pero finalmente fue excluido de la representación que el presidente de la República argumentó que no era de nacionalidad española.

Vivió el círculo de Madrid y Valencia participó en asambleas con representantes políticos, sindicales y militares para encontrar soluciones. En Madrid estableció una secretaría libertaria para mantener el anarquismo organizado y convocó, junto con la Comisión de la CNT, la FAI y las Juventudes Libertarias, un pleno de regionales que nunca se celebró debido al final de la guerra.

El 30 de marzo de 1939 salió de Gandia con 184 refugiados a bordo del destructor británico Galatea hacia Marsella, para llegar en tren a Londres el 4 de abril vía París y Dieppe. En Londres fue recibido por el «Comité Británico para los Refugiados de España» y permaneció en esa ciudad hasta finales de junio de 1939, después de haberse reunido en abril con Mariano Rodríguez Vázquez (Marianet) para solucionar la duplicidad representativa que se daba con el exilio.

Volvió a París, donde fue nombrado miembro del Consejo General del MLE y trabajó con los comités de la FAI de la CNT en el exilio, facilitando el viaje hacia América de los refugiados.

En julio de 1939 embarcó en Burdeos hacia Argentina, llegando a final de mes; días después estalló la II Guerra Mundial.

En Argentina reencontró su compañera y conoció a su hija de cuatro meses.

En agosto de 1939 disertó sobre el conflicto ibérico en la Universidad Alejandro Korn de La Plata y en septiembre viajó a Rosario. 1940 retomó su militancia en la USL y, mediante actividades culturales y científicas, relacionó varias localidades de Santa Fe. Volvió a sus actividades en el Sindicato de Empleados de Comercio de Rosario desde el punto de vista administrativo y desde esta agrupación propuso la creación de la Universidad Obrera, proyecto que fue aprobado. Después de dos años de trabajo, en marzo de 1943, la Universidad Obrera empezó las clases con más de mil alumnos de los 19 gremios adheridos.

En agosto de 1943, después del golpe de Estado del general Pedro Pablo Ramírez, fue detenido con su compañera Anita Piacenza y pasó casi un año encarcelado hasta su libertad en octubre de 1944. Poco después viajó a Buenos Aires en busca de trabajo , donde encontró Arturo Tomás García, compañero de la CNTFAI de Valencia y gerente de la empresa «Colectivos Quilmes”, quien lo invitó a asumir la administración de la Cámara Gremial del Transporte Automotor de Pasajeros de Buenos Aires.

Instalado en La Plata, participó en la creación de la compañía de seguros Bernardino Rivadavia, perteneciente a la Federación de Transportistas, y dirigió su periódico Motor y Camino.

A finales de 1945, pero, renunció a la Cámara para no tener que tomar partido a favor de las empresas en los conflictos sindicales. Volvió a Rosario y ese mismo año se hizo cargo de la biblioteca de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, pero en 1946, con la subida de Juan Domingo Perón a la presidencia de la República, fue dado de baja por sus antecedentes penales. Después trabajó en la galería artística de Arte, mientras continuaba afiliado al Sindicato de Empleados del Comercio, y ese mismo año entró en el Comité de Recuperación Sindical antiperonista tratando de reconquistar gremios perdidos y defendiendo a los trabajadores.

En 1947 el gobierno clausuró el local de la USL donde militaba y fue detenido mientras distribuía el folleto Un año de peronismo, publicado por la FACA. Las autoridades arrancaron un proceso por desacato al presidente de la República y salió en libertad en 1948.

Volvió a Buenos Aires como representante comercial de la empresa Martini ya partir de 1950 de la editorial Peuser. Aprovechó sus viajes comerciales entre Santa Fe y Buenos Aires para establecer vínculos orgánicos entre compañeros anarquistas del interior con la FACA y difundir propaganda de la USL.

En 1954 FACA pasó a denominarse Federación Libertaria Argentina (FLA) y continuó la militancia en esta organización.

En 1955 retomó el trabajo en la galería artística de Arte de Rosario ya partir de la «Revolución Libertadora» desarrolló una gran actividad como secretario de Prensa del Comité de Recuperación Sindical.

En esta época publicó comunicados, participó en programas radiofónicos, convocó asambleas, participó en la recuperación de la Federación Gráfica Rosariana y se relacionó con las autoridades de la «Revolución Libertadora» proponiendo interventores en los sindicatos y desarrollando tareas de organización sindical.

En 1955 el decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas le propuso ocupar de nuevo el cargo de bibliotecario, pero renunció al año siguiente.

En 1956 fue uno de los nueve delegados por Rosario el Congreso de Empleados de Comercio y redactó el preámbulo y la declaración de principios de los nuevos estatutos de la Confederación General de Empleados de Comercio de la República Argentina.

En 1957 asistió, como militante de la Confederación General del Trabajo (CGT), el Congreso Normalizador de esta organización, y fue nombrado delegado de la Mesa Nacional de los 32 Gremios Mayoritarios Democráticos. Instalado en Buenos Aires, continuó desarrollando tareas en la FLA y en los sindicatos.

En 1959 sufrió un accidente, regresó a Rosario y continuó la militancia en la USL y en el Sindicato de Empleados de Comercio.

Fue director del Boletín Informativo de los 32 Gremios Mayoritarios Democráticos y coordinó, desde esta organización, actividades culturales y giras sindicales. Además, intervino en conflictos por la homologación de convenios y luchó para que la legalización de asociaciones.

Entre 1963 y 1970 formó parte de la Comisión de Cultura del Consejo Nacional de la FLA y entre 1968 y 1970 fue el primer presidente de la Cooperativa Sindical de Créditos del Sindicato de Empleados de Comercio de Rosario.

En plena dictadura militar, trabajó durante un año con los 32 Gremios Mayoritarios Democráticos en la organización de un congreso nacional del movimiento obrero que se realizó en junio de 1980 y dio origen a la central sindical denominada Comité Nacional Permanente por Sindicalismo Libre (COPENASILI ).

En 1991, durante las «Jornadas sobre los Trabajadores en la historia del siglo XX», disertó sobre la “Libertad Sindical en Argentina”; y, ese mismo año, hizo la conferencia «Apuntes sobre el socialismo libertario», en el marco de un seminario sobre anarquismo organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

A partir de 1999, instalado en Lanús, participó en las actividades del grupo «Escuela para la Democracia», al tiempo que compaginó la militancia en la FLA y sus colaboraciones en El Libertario con el trabajo en la Asociación de Empleados de Despachos de Aduanas en Buenos Aires.

Durante toda su vida colaboró ​​en diversas publicaciones anarquistas, como El Libertario, Ruta, Solidaridad Obrera, Tierra y Libertad. Con Jacobo Maguid (Jacinto Cimazo) publicó en 1981 Luis Danussi, en el movimiento social y obrero argentino (1938/87) y en 2000 salieron sus Memorias de un anarquista.

José Grunfeld murió por problemas cardíacos el 7 de junio de 2005 en Buenos Aires (Argentina) y fue incinerado al día siguiente.

Anuncios