Miguel Celma Martín (Vida y obra)

Miguel Celma Martín (1920 – 2007)  Nacio el 15 de mayo de 1920 en Calanda Teruel, Aragón, (España) y murió en julio de 2007 en  ​​CEPET (Languedoc, Occitania) el anarquista y anarcosindicalista Miguel Celma Martín.

Desde muy joven se introdujo en el movimiento libertario.

En febrero de 1937 se enroló en Pina de Ebro en la 55 Centuria de la Columna Durruti, tras convencer a Pilar Balduque, secretaria del jefe de la columna Ricard Sanz García, que lo consideraba demasiado joven.

A raíz de la militarización siguió en la misma centuria, ahora bajo el nombre de 119 Brigada, y sirvió como sargento de información.

Asistió a una escuela de la 26 División (antigua Columna Durruti) realizó varios informes y se vio como su pretensión de ser aviador fue rechazada por su corta edad, pero acudió a la Escuela de Ingeniería Militar de Sarrià.

Fue, por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), secretario del Consejo de Administración de la Colectividad de Calanda hasta la destrucción del proceso colectivizador por las tropas antirrevolucionarias comunistas de Enrique Líster Forján.

Después regresó a la 119 Brigada y se incorporó a la Escuela de Información en Artesa de Segre hasta que fue herido, en la zona de Tremp durante la ofensiva fascista del Ebro, e internado en el hospital de Farners de la Selva.

En febrero de 1939 pasó a Francia, pero fue devuelto desde el castillo del Voló en la Península.

De nuevo en Francia, pasó por varios campos: En San Cipriano – permaneció dos meses y con Ginés Martínez y otros se encargó de su acondicionamiento y fue secretario del primer núcleo confederal con  Vernet, Setfonts y Bram.

En noviembre de 1939 se fue a trabajar a Orleans. Con la ocupación alemana, se instaló en La Avelanet e hizo de leñador para Rivesaltes, Salmiech y Noalhac, hasta que fue detenido por la gendarmería pronazi.

En abril de 1943 fue llevado a una fábrica de cemento en Seta, en malvisqué.

En mayo consiguió huir y se integró hasta el final de la guerra en el maquis de Lozère en un grupo de guerrilleros judíos.

Con la Liberación se estableció en La Avelanet y militó en la (CNT) y la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) en el sector ortodoxo.

En 1952 fue delegado por el Ariège al Pleno de Aymar, donde defendió la presencia del secretario de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT).

En el Pleno de noviembre de 1957 fue nombrado secretario general y de Relaciones Exteriores de la FIJL.

En 1958 asistió al Pleno de Vierzon. El 26 de noviembre de 1959 asistió con Roque Santamaría Cortiguera, en representación del sector ortodoxo, en la primera reunión de la Alianza Sindical, que se vio paralizada cuando éstos no aceptaron la presencia de cal otra facción cenetista en las negociaciones.

En los años posteriores ocupó cargos orgánicos y delegaciones importantes.

En 1960 fue secretario de la Federación Local de Calanda de la CNT en el Exilio.

Entre el 26 de agosto y el 3 de septiembre de 1960, durante el II Congreso Intercontinental de Limoges, el redactó la ponencia «Acción directa y revolucionaria» sobre Defensa Interior (DI), con Germinal Esgleas Jaime y Vicente Llansola Renau.

En el Pleno de Toulouse de 1962 fue elegido delegado de la CNT en la AIT y en el VI Congreso de 1963 fue nombrado secretario de Propaganda y de Cultura del Secretariado Intercontinental (SI).

En 1965 fue nombrado secretario adjunto de coordinación del SI y de nuevo de Propaganda y de Cultura en 1967.

Durante los años sesenta realizó numerosas conferencias (Dijon, Marsella, Burdeos, etc.), Hizo de periodista para la prensa libertaria utilizando diversos seudónimos (J. Alauda, ​​B. Torre-Mazas, M. Lino, Cal-Andino, Lave Lanet, Martín Pirineos, etc.) y animó a los cursos de esperanto organizados por la Federación Local de la FIJL de Toulouse. En 1974 prologó el libro de Frederica Montseny Crónicas de CNT (1960-1961).

El 27 de marzo de 1977 participó, en el Primer mitin publico en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes de Madrid”, y autorizado de la CNT en el Interior desde la Guerra Civil.

Fue delegado del SI en el V Congreso de 1979. En noviembre de 1980 asistió a la Semana Cultural Confederal de Valencia.

Fue administrador de Despertar y Espoir, y en 1984 dirigió la revista Cenit.

Participó en los documentales El Frente. Durruti, Connare paso (1977), de Raymond Cazaux; Un autre futuro. Espagne Rouge et Noir (1988), de Richard Prost, y en Vivir la utopía (1997), de Juan A. Gamero. 1996 prologó el libro de Miguel Grau Caldu Memorias completas (1913-1991). Encontramos artículos suyos en Boletín Interno CIR, Cenit, CNT Le Combat Syndicaliste, Conciencias Libres, Espoir, Ideas, La Protesta Obrera, Siembra, Tierra y Libertad, Titán, Umbral, etc.

Es autor de Informe de gestión del secretariado al Congreso Intercontinental de Federaciones Locales (1963, con otros), XXXI aniversario de la Revolución española (1967, con otros), Variantes sobre la anarquía (1979; existe una segunda parte inédita), Anales del exilio libertario (Los hombres, las ideas, los Hechos) (1985; único tomo publicado de cinco proyectados), El comunismo como funciones sociales (1988; segunda parte inédita), El federalismo y suspensión alea. O ¿ir a qué? (1989), La collectivité de Calanda (1936 a 1938): la révolution sociale dans un village aragonais. Le Témoignage de Miguel Celma (1997), así como varios textos inéditos (Diccionario social, Nuevos soliloquios, etc.).

Miguel Celma Martín murió en julio de 2007 a CEPET (Languedoc, Occitania) y, cumpliendo su última voluntad, su cuerpo fue entregado a la ciencia.

Anuncios