Vernon Richards (Vida y obra)

Vernon Richards (1915 – 2001) nacio en Londres, (Inglaterra)  el 19 de julio de 1915 y murió el 10 de diciembre de 2001 en Hadleigh,  Suffolk (Inglaterra. Fue un anarquista inglés de origen italiano. Su nombre de nacimiento fue Vero Recchioni. Fue editor, autor, fotógrafo y compañero de Marie Louise Berneri.

Nacido como Vero Recchioni en Londres en 1915. Se formó como ingeniero civil en el King’s College de Londres. Ayudó a su padre Emidio Recchioni en la propaganda en contra de Benito Mussolini, fue detenido en París en enero de 1935 y extraditado de Francia. En 1936, publicó en colaboración con Camillo Berneri, un anarquista bilingüe, el documento de Italia Libera/Free Italia. En general apoyó la difusión de los mensajes de la resistencia francesa y del bando republicano en su combate contra el fascismo.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue objetor de conciencia. En 1939 a 1945 fundó y mantuvo War Commentary, entre otras publicaciones, que llenaban el vacío dejado por el cese de Freedom en 1932, el 1945 el título se convirtió naturalmente en Freedom. Durante la década de los 40 y 50 el círculo alrededor de Richards fue uno de los reductos intelectuales del movimiento anarquista, que había entrado en decadencia, contando con importantes luminarias de aquel tiempo (ej. Herbert Read, Bertrand Russell, George Woodcock, entre otros); este grupo sobresalió por su intenso activismo en defensa de los derechos civiles. Continuó como editor de Freedom hasta 1964, y sostuvo de su propia fortuna personal a Freedom Press durante más tiempo.

Entre sus publicaciones están Enseñanzas de la Revolución Española (1953) y Errico Malatesta – La vida y las ideas (1965). Fue amigo personal y fotógrafo oficial de George Orwell.

Murió en Hadleigh, Suffolk en 2001.

Enseñanzas de la Revolución Española.

En su obra Enseñanzas de la Revolución Española, publicada en inglés en 1953 y en español en 1977, Vernon Richards analiza la « política llevada a cabo por la CNTFAI, después del Golpe de Estado en España de julio de 1936, que estuvo en contradicción abierta con lo que la organización había siempre promulgado».

Richards se pregunta: « ¿ Hasta qué punto el movimiento revolucionario fue responsable de su propia derrota? ¿ Era demasiado débil para empujar la revolución más lejos? ¿ En que medida la adquisición de armas y materias primas en el extranjero dependía del mantenimiento de una apariencia de gobierno constitucional en la España republicana? ¿ Qué posibilidades tenía un ejército improvisado de guerrilleros contra un ejército regular?».1

Según Vernon Richards, « el problema no es que las ideas anarquistas hayan demostrado ser irrealizables con la experiencia española, sino que los anarquistas y sindicalistas españoles no consiguieron poner en práctica sus teorías, y adoptaron al contrario la táctica del enemigo».2

Richards recuerda que « allí donde los medios son autoritarios, las metas de la sociedad futura, auténtica o soñada, serán autoritarias y nunca se alcanzará la sociedad libre. De la violencia como medio nace la violencia; del culto de la personalidad nacen los dictadores – grandes o pequeños – y las masas serviles; del gobierno – incluso con la colaboración de socialistas y anarquistas – nace más gobierno todavía. ¿ Es algo seguro por otra parte, que de la libertad como medio nace más libertad y quizás la Sociedad Libre? A los que dicen que esto condena a la esterilidad política y al aislamiento, les respondemos que su realismo y su “circunstancialismo” llevan de forma irremediable al desastre».3

Referencias.

  1. Enseignement de la Révolution Espagnole, La Lanterne Noire, n°2, décembre 1974-janvier 1975, texto integral.
  2. Enseignement de la Révolution espagnole, Introduction à la première édition anglaise, juillet 1953, texto integral.
  3. Scylla, Enseignement de la Révolution espagnole (1936-1939), La Gryffe, 19 mars 2004, texte intégral.

Enlaces externos.

 

Vernon Richards (1915-2001)

Emilià PAEZ

En 1931 la familia Recchioni se traslada a París; allí, por influencias de un amigo de Emídio, el intelectual anarquista italiano exiliado Camillo Berneri –que, como es sabido, fue asesinado en Barcelona por agentes estalinistas durante los «Hechos de Mayo en 1937»–, y del resto de la comunidad de exiliados italianos, Vero aprende su lengua materna. En 1934 Emidio fallece y al año siguiente, con 20 años, Vero Recchioni, tras ser expulsado de Francia por editar un panfleto contrario a Mussolini y anglicanizar su nombre con el de Vernon Richards, empieza a publicar en Londres la revista antifascista bilingü̈e Free ItalyItalia Libera, en colaboración con Camillo Berneri. Vernon se moverá dentro del círculo de veteranos anarquistas, como Max Nettlau, Emma Goldman, Tom Keell, Lilian Wolfe…Vero Benvenuto Constantino Recchioni nació el 19 de julio de 1915 en el piso que había encima de la famosa tienda de delicatessen King Bomba, en el número 37 de Old Crompton Street del Soho londinense. El negocio de gastronomía selecta y de importación de productos italianos lo había fundado su padre, Emidio Recchioni, un anarquista italiano que, tras una huida espectacular de la isla-prisión de Pantelaria –en la costa siciliana– con su compañero y amigo Errico Malatesta, había emigrado al Reino Unido.

Coincidiendo con el estallido de la Guerra Civil española, en 1936, se une a la redacción de la revista libertaria Freedom y deciden poner éste órgano de expresión en inglés al servicio de los anarquistas en guerra y de la revolución social bajo el título Spain and the World, que saldrá bimensualmente, contrarrestando así la propaganda proestalinista de los periódicos New Chronicle y New Statesman. En estos años Vernon también se ocupará de una escuela de niños huérfanos a causa del conflicto bélico español sostenida por el libertario Comité para los Refugiados Españoles. Durante la Segunda Guerra Mundial el periódico tomará el título de War Commentary, tras pasar un tiempo bajo el nombre de Revolt en 1939, y tendrá unas relaciones muy conflictivas con la autoridad a causa del antimilitarismo de la publicación. Richards se inscribirá como objetor de conciencia.

La hija de Berneri, Marie-Louise, se convertirá en la compañera de Vernon en 1937. Esta intelectual, que afrancesó su nombre original Maria Luisa cuando estudió psicología en la Sorbona, especialista en literatura, psicología infantil, pintura y fotografía, destacará por su actividad periodística, especialmente por sus conocimientos sobre Rusia –en 1944 publicará Workers in Stalin’s Russia– y por sus artículos sobre la Guerra Civil española –colaboró con su padre en la publicación de Guerra di Classe. Pero la desgracia se cebó en la familia Richards, ya que el hijo de la pareja nacerá muerto en 1948 y la madre morirá un año después con sólo 31 años de una neumonía vírica. Vernon le mostrará su amor publicando Mane-Louise: A Tribute (1949); Journey through Utopia (1950), su contribución política más importante, que estudia los valores libertarios de la tradición utopista, y Neither East Nor West (1952), una antología de los escritos de su compañera entre los años 1939 y 1948. Marie-Louise Berneri ha dejado inéditos, de momento, un montón de escritos: uno sobre Sacco y Vanzetti, una traducción de Bakunin, la edición crítica de los escritos de su padre y un estudio interesantísimo sobre la tendencia revolucionaria del marqués de Sade, entre otros. George Woodcock e Ivan Avacumovich dedicaron su biografía de Kropotkin, The Anarchist Prince (1950), a Marie-Louise Berneri: «Una verdadera discípula de Kropotkin»

En diciembre de 1944 la redacción del periódico, que el año siguiente retomará su nombre original Freedom, es arrestada en bloque y acusada de propaganda antibelicista, de conspiración y de incitación a la deserción. Vernon Richards, John Hewetson y Philip Sansom serán condenados a un año de cárcel cada uno, permaneciendo en prisión durante nueve meses –Marie-Louise se salvará por el formulismo legal de que los esposos no pueden declarar en su contra. Una gran campaña de apoyo a los presos se montará entonces, destacando en el comité de defensa –Partido Surrealista–, según las autoridades, intelectuales como Herbert Read, George Orwell, T.S. Elliot, E.M. Foster, Osbert Sitwell, y los «sospechosos habituales», Bertrand Russell, Benjamín Britten y Michael Tippett, entre otros.

Uno de los aspectos positivos de este periodo de prisión, según Vernon, fue la oportunidad de volver a tocar el violín y la ocasión de poder formar una pequeña orquesta con otros músicos presos.

Cuando era niño, vagando libre por las calles del Soho, había estudiado violín bajo la guía de su tío, John Barbirolli, y ya de jovencito había interpretado repertorios orquestales, y asistido a la gran serie de conciertos beethoverianos que el gran Toscanini había dirigido en el Queen’s Hall londinense, a finales de los años treinta, de quien conservaba el autógrafo en el programa de mano.

Aunque era un hombre de profesión liberal, irónicamente, ya que era muy raro en el hijo de un inmigrante, se había educado en la selecta Emmanuel Grarnmar School de Wandsworth, en Oxford y en Cambridge, licenciándose en ingeniería civil por el King’s College de Londres en 1939, y trabajando cinco años como ingeniero de vías ferroviarias, primero en la construcción del metro londinense y después en les estaciones de Cambridge y Oxford–, no retomó nunca el ejercicio de la profesión, asegurando que una de las cosas que había aprendido cuando estaba enjaulado era la idiotez de perseguir una «carrera». Se ganaba la vida llevando el negocio de su madre, hasta que, cuando cambió el ambiente del Soho durante los años cincuenta, consiguió venderlo. Después trabajó como freelance (fotógrafo independiente) y como periodista, para después hacerlo como guía turístico por la España de Franco y por la Unión Soviética de Breznev, convencido de que el turismo crearía los lazos que atizarían el influjo liberador y abrirían de par en par las fronteras más cerradas. En 1968, con Peta (Dorothy) Hewetson, su segunda compañera, consigue hacerse con una pequeña finca en Hadleigh, en el condado inglés de Suffolk, a unas decenas de kilómetros al noreste de Londres, donde cultivó durante casi treinta años productos de agricultura biológica –fue uno de los pioneros en la utilización de los métodos de cultivo orgánico y en la producción de frutas y vegetales exóticos–. Cuando en 1997 su compañera falleció, la salud de Vernon empezó a decaer y se retiró a una casa de reposo, donde murió el 10 de diciembre de 2001.

Richards animó durante los años cuarenta a un nutrido grupo de historiadores del anarquismo, como George Woodcock, Philip Sansom y John Hewetson, manteniendo muchas veces fuertes diferencias. Fue director del Freedom semanal entre 1951 y 1964, pero siempre retomaba su papel como redactor y como traductor –tradujo, entre otras, obras de Kropotkin, Leval y Malatesta. Sólo durante la década de los noventa dejó de colaborar con el periódico al que había dado vida sesenta años antes. Richards funda la editorial Freedom Press que, desde su redacción londinense del 84b Whitechapel High Street, publicará un montón de libros y que ha sido un ejemplo para muchas otras editoriales.

Durante los años cincuenta publicó, en entregas mensuales, su obra tantas veces reimpresa y traducida, Lessonsof the Spanish Revolution, fruto de tantas tardes dominicales compartidas con la única compañía de su fiel botella de vino Valpolicela.

Colin Ward comenta que, bajo la tenacidad de dedicar toda su vida al mantenimiento de la presencia anarquista en el medio editorial británico, se encuentra el ejemplo del padre de Vernon, Emidio Recchioni, que había nacido en Russí, al lado de Ravena, en 1864; había sido iniciado en el anarquismo por Cesare Agostinelli; empleado del ferrocarril de Ancora, publica en 1894 el sumario L’articolo 148; implicado en 1894 en el atentado contra el primer ministro italiano Francesco Crispi, cumplió 18 meses de prisión y 5 años de confinamiento; en libertad, ante un posible nuevo arresto, Emidio decide exiliarse a Londres en 1900, donde promoverá la solidaridad con los compañeros perseguidos, creará el conocido King bomba –en memoria del rey de las Dos Sitilias (1830-1859), el tirano Ferdinand, que tomó este apodo debido a los bombardeos de Mesina (1848) y de Palermo (1849), tapadera de actividades subversivas anarquistas, e importará el conocido mármol de Carrara al Reino Unido; con Malatesta publicará L’agitazione; colaborará activamente en L’Adunata dei Refrattari, La Protesta, Umanita Nova, que financiará, y otras publicaciones bajo el seudónimo de Nemo; estuvo implicado en la organización y financiación de un puñado de atentados frustrados contra Mussolini. Pero una vez Vernon definió a su padre, de una forma crítica y seca, al oído de Colin Ward, en los siguientes términos: «Terrorista burgués».

La personalidad anarquista que más influyó a Richards fue Errico Malatesta; su libro Malatesta: Life and Ideas ha sido traducido a las principales lenguas.

En 1987 Vernon Richards cedió buena parte de su archivo al Instituto Internacional de Historia Social (ISG) de Ámsterdam. Se trata de 9,25 metros de documentación muy variada. Encontramos su correspondencia (cartas con Camilo Berneri, Gerald Brenan, Benjamin Britten, E.M. Foster, Aldoux Huxley, Bertran Russell, Luigi Fabri, Emma Goldman, Max Nettlau, George Orwell, Herbert Read, etc.) documentos personales, manuscritos de sus obras; pero también podemos consultar documentación de Marie-Louise Berneri, de Emidio Recchioni, el archivo de Freedom Press, manuscritos diversos (García Oliver, Malatesta, Nettlau, Proudhornmeau, Read, Volin…), así como otro tipo de materiales (libros, publicaciones, panfletos, fotografías, pósters, fotocopias, etc.); para entretenerse un rato, vaya.

También, a partir de 1998, en el Fondo Familia Berneri-Aurelio Chessa del archivo histórico anarquista de la Biblioteca Panizzi de Reggio Emilia, se encuentra documentación de Vernon Richards y de las familias Berneri y Recchioni; correspondencia; unos dos mil libros y opúsculos, la mayor parte sobre la Guerra Civil española; las correcciones completas de Spain and the Worl; War Comentary y Freedom Press; fotografías…

A finales de los años noventa Freedom Press publicó cuatro libros de fotografías de Vernon Richards. El famoso retrato realizado en 1946 de un Orwell desarreglado, ojeroso, enfermo, con un cigarrillo permanentemente en la boca, tras su máquina de escribir en su apartamento de Canonbury, publicado en su libro George Orwell at Home, es un ejemplo de su maestría fotográfica; otro nos llega de la ciudad catalana de l’Escala. Vernon había empezado a llevar veraneantes a la preturística villa ampurdanesa desde 1957, atraído por la ausencia de materialismo y la independencia de espíritu de los escalenses, organizando las estancias de los turistas en pequeños grupos en casa de pescadores, y fotografiando a los habitantes y haciendo amistad con la gente del pueblo, especialmente con una familia de pescadores: los Donjó. Peter Clements, amigo personal de Vernon y residente en l’Escala, legó al Archivo Municipal de esta ciudad unos 300 negativos de Richards. En 1999, el Centre d’Estudis Escalencs editó, en Full d’História local, L’Escala, un precioso álbum de fotografías de Vernon Richards y de testimonios de las aventuras de este workaholic (ingeniero, editor, propagandista, escritor, traductor, fotógrafo, agente de viajes, agricultor y revolucionario anarquista anglo-italiano) por tierras de la Cataluña franquista.

Publicado en Polémica, n.º 80, diciembre 2003

 

Anuncios