Juan Gutiérrez Arenas (Vida y obra)

Juan Gutiérrez Arenas (1930 – 2015), de ideología anarcosindicalista nació el 12 de Abril de 1930 en Alhama de Granada (España) y falleció el 29 de Enero de 2015, en el exilio en Crampagna (Francia), a los 84 años de edad.

Su padre, Lucas Gutiérrez López ( el chofer ), militante de la socialista Unión General de los Trabajadores (UGT) y activo colectivista, fue fusilado en 1941 por el franquismo, al igual que otros tres miembros de su familia; su madre se llamaba Encarnación Arenas. Huérfano e hijo de «rojo», asistió muy poco en la escuela y desde los 11 años hizo trabajo en el campo y guardando cerdos y cabras hasta el 1952, cuando se trasladó con su madre a Valencia (Valencia) y más tarde en Sagunto (Camp de Morvedre, Valencia), donde trabajó en la construcción y en varios trabajos.

En Sagunto conoció a su futura compañera, María Motos Gómez. El 9 de mayo de 1957 emigró solo a Francia y al año siguiente se sumó su compañera, donde trabajó de albañil y residió en diversas localidades del Languedoc, como Orlu, Crampagna (donde construyó su propia casa) y Banat.

En 1969 se afilió a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y fue asiduo de los festivales y manifestaciones que este sindicato organizó el departamento de Ariège.

En 1998 a Banat fundó y presidió la Association Culturelle Franco-Espagnole «García Lorca»”, con sede en Tarascón (Languedoc, Occitania), la cual organizo charlas por colegios e institutos sobre el poeta granadino, la Guerra Civil española, la historia de Andalucía y otras temáticas.

En 1994 estivo presente en el entierro de Frederica Montseny, ya finales de 1995 asistió como observador, con su compañera, en el congreso de la CNT y a sus Jornadas Culturales que se celebraron en Granada.

En estos años colaboró en la revista Alhama Comarcal”. En septiembre de 2007, animado por el historiador Enrique Tudela Vázquez, publicó el libro de memorias La revolución y las Colectividades en Alhama de Granada”, del que sólo se tiraron 50 ejemplares.

En 2010 participó en las jornadas «Octubre Rojinegro», organizadas por la CNT de Granada y en 2011 asistió a la Feria del Libro de Granada junto a la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL).

En 2012 publicó una nueva edición ampliada y revisada de su libro de memorias bajo el título Los hijos de Lucas Gutiérrez Arenas. Una historia de la gente de Alhama de Granada”.

Juan Gutiérrez Arenas murió el 29 de enero de 2015 a Crampagna (Languedoc, Occitania).

Juan Gutiérrez Arenas (1930-2015)

Ha fallecido Juan Gutiérrez Arenas

Juan Gutiérrez Arenas nació el 12 de Abril de 1930 en Alhama de Granada y falleció el 29 de Enero de 2015, en el exilio en Crampagna (Francia), a los 84 años de edad.

Nació el 12 de Abril de 1930 en Alhama de Granada, hijo de Encarnación Arenas y Lucas Gutiérrez López, chófer miembro del sindicato UGT y que tendrá un protagonismo vital en la revolución social vivida en Alhama de Granada durante 1936, al ser nombrado presidente del Comité de Incautaciones, y guardar la casa donde se guardaba y gestionaba la producción colectivista (que destacó especialmente en el agro); tal destacado papel le valió para ser fusilado por los franquistas en 1941, tragedia en que se sumarán otros familiares de Juan, que entonces, era un niño.

Él vivió la “Corría”, el nombre que recibió por los alhameños a la huida masiva de la población cuando a principios de 1937 los militares golpistas se acercó a este pueblo para tomarlo. Primero a pie (el coche del padre por su profesión de chófer estaba en un taller arreglándose), quedando sometidos al frío y la lluvia, su grupo intentó dirigirse a Málaga, tras pasar por Canillas, pero tuvieron noticias de la amenaza sobre Málaga, y en Nerja, decidieron dirigirse hacia Almería, por medio del Alsina (bus), por lo que fueron de los afortunados, porque la población alhameña, malagueña y de otras localidades tuvieron que ir a través de la costa… la Carretera de la Muerte: un largo camino, normalmente a pie, sometido al constante bombardeo de los barcos y aviones fascistas, dejando miles de muertos en las cunetas de la carretera.

El frío, el hambre y las calamidades añadieron más horror a esa tragedia. Llegados a Almería, decidieron dirigirse a Baza, donde se establecieron durante un tiempo, siendo testigos de la obra revolucionaria (en especial la del cortijo de los Olivares) en la que entonces se convirtió como la capital republicana de la provincia de Granada.

Terminada la guerra, su padre Lucas fue detenido, quedando primero en la ciudad bastetana, y su familia volvió a Alhama de Granada. Una vez allí sufrieron la represión franquista y las dificultades de una familia con pocos recursos económicos. Su padre Lucas fue trasladado a la prisión provincial de Granada, por lo que a menudo la familia tenía que viajar, y a veces hacer noches en Cijuela, para visitarle, hasta su ejecución en 1941. Su familia sufrió la posguerra y el caciquismo que hacía listas negras de aquellos marcados como familiares de “rojos”. La situación era tan mala y mísera que Juan contrajo la sarna, que se añadía a sus problemas con el asma; las curas la asumía la familia, que solucionaba prácticamente con agua y un estropajo con jabón. Con todo, Juan consiguió siendo muy joven trabajos cuidando animales. Allí tuvo noticias de la actividad guerrillera del maquis que se desarrolló por toda la zona de la Sierra de Tejeda, que abraza toda la comarca donde se encuentra Alhama.

Trabajando ya en el campo con una cuadrilla, pero agobiados por los largos períodos de paro y la presión de muchos de los señoritos del pueblo, se trasladará junto a toda su familia a Valencia en 1952 para buscar mayor fortuna. Allí encontró diversos oficios pero de muy poca duración, y se encontró con problemas muy semejantes a los de Alhama. Casi todos sus familiares vivieron una situación semejante. En Sagunto Juan conoció a María, que será su compañera durante toda su vida.

Finalmente en 1957 tendrá que marchar a Francia (María un año después), al igual que muchos españoles agobiados por la represión económica y la carestía que vivía aquella España de los vencedores que prometían pan y solo trajeron más hambre. Fue allí donde encontró estabilidad y la felicidad. Fue allí donde encontró a otros muchos exiliados, que en las conversaciones, fueron complementando los recuerdos de Juan, y lo que había pasado. Allí tomó conciencia de todo lo que había pasado a su familia y a tantos españoles, y formó parte de toda aquella red de solidaridad y compañerismo, especialmente entre los anarquistas del Ariege, que conmemoraban el 19 de Julio. Juan se estableció en el pequeño pero bello pueblo pirenaico de Banat y creó asociaciones culturales como la “Federico García Lorca”, con sede en Tarascón.

Aunque ya se quedó en Francia, nunca olvidó su tierra natal, a la que tuvo gran cariño siempre. Vinculado a la CNT (a la que se afilió en 1969), asistía a sus diversos actos del Exilio; acudió al entierro de Federica Montseny; visitó el campo de Albatera en 1993; y estuvo presente en el Congreso de Granada de 1995, donde mostró un gran interés en sus Jornadas Culturales, realizando un inolvidable viaje a la capital granadina. Conoció a la historiadora Myrtille Gonzalbo, que ha trabajado la Revolución Española, el posterior Exilio y el maquis.

En 2004 conoció al historiador Enrique Tudela Vázquez (informado por Myrtille), que será clave para lo que tenía en mente: consciente del olvido impuesto por el régimen franquista, decidió escribir sus memorias, que se publicaron por 2007 con el título “La Revolución y las Colectividades en Alhama de Granada”, con la ayuda de Kike. Es con esta publicación que la CNT-AIT de Granada toma contacto con Juan, por la necesidad de difundir su obra, clave para conocer el pasado oculto de la historia de nuestra provincia.

Se organizó una presentación de este libro en Alhama de Granada en 2010 (donde compartió casa con Amadeu Casellas cuando se encontraba en Granada), y un año después, en la capital, durante la Feria del Libro de Granada, en el que nuestro sindicato y la delegación granadina de la Fundación Anselmo Lorenzo formó parte de su organización.

Junto a compañeros de CNT-AIT Granada pudo visitar la tumba de su hermano Paco en Armilla.

Este libro de la Revolución en Alhama de Granada, que hasta entonces solo había tenido una difusión relevante en el exilio, empezó a venderse como rosquillas en la provincia de Granada.

Animados, Enrique Tudela y Francisco Andújar, junto a Juan, decidieron publicar una nueva edición del libro, corregida y ampliada, bajo el título de “Los Hijos de Lucas Gutiérrez López”, que ha tenido una gran acogida.

Se puede descargar gratuitamente desde la web oficial del libro, que comparten el mismo título. La publicación tuvo tal éxito que, aparte de la gran acogida de muchas personas, también provocó más de un sarpullido en algunos. Juan empezó a ser entrevistado y preguntado por diversos historiadores e investigadores. De hecho, hace unos pocos días un investigador de Alhama ha confirmado, tras visitar ciertos Archivos, algunas de las torturas que Juan describió en sus memorias. Aún trabajaba en nuevos proyectos cuando la muerte le sorprendió mientras escribía en su ordenador, rodeado de libros. Se le paró el corazón… ¡pero no su obra, ni sus proyectos!

Queremos agradecer a Juan todo lo que ha hecho, y sobre todo la gran persona que ha sido, alegre y cariñosa, creativa y emotiva. Un compañero ejemplar que ha realizado una labor fundamental no solo en la memoria histórica y en el esfuerzo cotidiano de superar las injusticias para mejorar nuestras vidas. Desde la CNT-AIT respondemos a esa dedicación con más dedicación y rendimos homenaje a nuestro compañero. Dar todo nuestro calor a María, a la que también conocimos y a la que tenemos muchísimo cariño, que está ahora bien acompañada, pero que sepa que estamos a su disposición.

¡Juan, un saludo para ti!

Y como sabemos que te encantaban los poemas y recitar, queremos exponer este que salió de ese corazón tuyo:

 

 

Son de esas noticias que aunque te las esperas cuando sucede cae como un bombazo en medio de una población, igual que aquellos que con sus ojos de niño aterrorizado pudo contemplar con siete u ocho años.

 Por ley de vida y por su salud siempre delicada, sabíamos que en cualquier momento Juan Gutiérrez Arenas podía abandonar este mundo que tantos sinsabores le proporcionó a él y a su famillia. Y ello ocurrió a las 12 de la mañana del pasado jueves, 29 de enero de 2015, en su domicilio del pueblo francés de Crampagna, en el departamento del Ariège, donde residía con su mujer María. Una de las personas que más le ha ayudado en los últimos años a cumplir su sueño, el historiador, Enrique Tudela, nos comentaba que “se desplomó mientras escribía en el ordenador, rodeado de sus libros de historia, de poesía y sus fotos de Alhama”.

 De esta manera callada y rodeado de lo que siempre ha amado decía adiós a este mundo que se portó tan mal con él pues la represión franquista le privó de un padre cuando más falta le hacía, le hizo convertirse en hombre cuando estaba en edad de ir a la escuela y le obligó a dejar su bien amada tierra para terminar en el Sur de Francia donde afortunadamente pudo trabajar para sacar adelante a su mujer y tres hijas. Su afán de superación hicieron que el idioma no fuese un problema y su capacidad de trabajo le permitió ganarse la vida como albañil, agricultor o ganadero. También, ya jubilado ver cumplido su sueño más profundo escribir un libro que él mismo se autoeditó (La Revolución y las colectividades en Alhama de Granada, (septiembre de 2007) y que más tarde gracias a la colaboración de Enrique Tudela pudo ver en una buena edición ampliada y revisada (Los hijos de Lucas Gutiérrez Arenas. Una historia de la gente de Alhama de Granada, Ediciones La Peña, 2012) en los que cuenta sus duras vivencias durante la guerra civil y los difíciles años de la posguerra, primero en Alhama (1939-1952) y después en la región valenciana y, por último, en tierras francesas. Y en todos los sitios siempre patente su amor por Alhama y su deseo ferviente de que las nuevas generaciones de alhameños conociesen lo ocurrido para que no se vuelva a repetir.

 Así lo manifestaba ya en el periódico local de ‘Marchán’ al que siempre que podía nos enviaba sus cartas manuscritas para que se incluyera alguna referencia. En los últimos años aprendió a utilizar el ordenador y a navegar por Internet para poder conocer las noticias de su tierra. De esta forma en los últimos meses cada vez que en ALHAMA COMUNICACIÓN se publicaba algo de su interés nos enviaba un correo electrónico para felicitar por alguna noticia publicada o puntualizar algún detalle. En el último de sus email remitido el primer día del año nos informaba de que otro alhameño residente en Tarrasa, Juan Olivares, le había facilitado un archivo con los nombres y apellidos de la personas represaliadas por el franquismo en Alhama de Granada. “Nuestros descendientes se merecen que les contemos la auténtica Historia, pues de lo contrario los dejaremos en la ignorancia y el engaño para que sufran nuevas derrotas”, nos comentaba junto con el archivo de 66 páginas en las que se relacionan el medio millar de personas de Alhama y comarca que pagaron con su vida la defensa de sus ideales o simplemente fueron pacto de envidias y rencillas personales.

 Descanse en paz un alhameño autodidacta, amante de la historia y de la poesía de Lorca, Alberti y Machado, que como buen hijo de esta tierra allá donde ha estado ha presumido de la historia, los paisajes y las fiestas del pueblo. Un pueblo al que tras la muerte del dictador se acercaba para volver a contemplar, estancia que siempre aprovechaba para completar el rompecabezas de su maltratada infancia. Y como lo escrito, escrito queda, estamos seguros que, aunque él ya no está con nosotros, sus testimonios estarán siempre vivos en los dos libros que ha dejado escritos. ¡Juan tu esfuerzo no ha sido en vano!

Juan Gutiérrez Arenas (Alhama de Granada, 1930 / Crampagna par Varilhes (Francia), 2015
* Su lugar en AUSENCIAS.

Juan Gutiérrez visitaba Alhama Comunicación, de la que era seguidor habitual y colaborador esporádico, donde había un afecto mutuo y Librería Ruiz, que vendía sus libros.

Artículos relacionados con Juan Gutiérrez
– 2007 – Presentado en Francia el libro de Juan Gutiérrez Arenas.
– 2008 – La historia de los vencidos.
– 2010 – Juan Gutiérrez en el Octubre Rojinegro.
– 2010 – La conferencia ‘La Revolución y las Colectividades en Alhama de Granada’.
– 2010 – Juan Gutiérrez despierta el interés por el tema de la Revolución y las Colectividadades en Alhama.
– 2013 – A los 76 años de la Corría: recuerdos de un exiliado alhameño en Francia.
– 2013 – El libro-testimonio de Juan Gutiérrez se presenta en tierras catalanas.
– 2013 – Dos nuevas presentaciones del libro de Juan Gutiérrez junto con otro de lucha antifranquista.
– 2013 – Felicitaciones para Angustias Valenzuela.
– 2013 – A propósito del homenaje a los 20 años del Hermanamiento con Bagnères de Bigorre.
– 2014 – Haciendo memoria en torno al cementerio de Alhama de Granada.
– 2014 – Agradecimiento a Antonio Ruiz.
– 2015 – Muere en Crampagna (Francia) Juan Gutiérrez Arenas, el alhameño que no quería que la historia se olvidase.
– 2015 – Adiós a Juan Gutiérrez.

Reportaje Juan et Maria

Un film realizado por Anne-Marie Lallement en 2010, que tiene como hilo conductor la vida de Juan Gutiérrez Arenas y Maria Motos, una anciana pareja formada por un andaluz y una valenciana que llevan residiendo en Francia desde 1958.
Filmada en el pueblo de Banat, en el Ariege francés, el film es un retrato cercano de estas personas, portadoras de una dura historia de vida que nunca han ocultado.
La memoria de Juan se remonta a los tiempos de la revolución y las colectividades de 1936 en su pueblo de origen, Alhama de Granada, al fusilamiento de su padre tras la guerra y a su infancia y juventud tras aquellos sucesos. Es una denuncia hecha desde la Francia rural del siglo XXI hacia la miseria impuesta al pueblo andaluz por la dictadura franquista, motivo que le llevó a emigrar de su tierra en 1952. Un hermoso documento audiovisual que deja constancia de la dignidad de las personas que, a pesar de esas derrotas, se niegan a perder la memoria de las luchas de su pueblo y sus ganas de vivir.
Juan publicó un libro con sus memorias, cuya última edición, en 2012, con el nombre de “Los hijos de Lucas Gutiérrez López. Una historia de la gente de Alhama de Granada” puede consultarse en el blog: http://hijosdelucasgutierrez.wordpres…

Juan et Maria

El alcalde de Tarascon sur Ariège, y el pedáneo de Banat, donde reside, presidiió el acto al que acudieron numerosas familias de españoles exiliados y sus descendientes

Tarjeta del acto con reproducción de la portada de la publicación

Tarjeta del acto con reproducción de la portada de la publicación

 


13/12/2007.- Aláin Sutra, alcalde de Tarascon sur Ariège, y su concejal delegado de Banat presidieron  el acto de presentación del alhameño exiliado en Francia, Juan Gutiérrez Arenas, que lleva por título “La REovlución y las colectividades en Alhama de Granada”. Según ha informado el propio autor dicha publicación comienza a ser conocida en Europa ya que son muchas las familias españolas que se exiliaron tras la guerra fraticida. “Aquí ya es bastante conocido -indica- teniendo en cuenta que viven muchos españoles, y también republicanos que se tuvieron que exiliar por culpa de aquella guerra que tanto mal nos hizo. También ya se han enviado ejemplares a Amsterdam, concretamente al Instituto Internacional de Historia Social”. (Ver referencia publicada en el periódico La Depèche y traducida.
En bref

Juan Gutierrez, « companero libertaire »

Même s’il a passé jusqu’à présent deux fois plus de temps en France, sa terre d’accueil depuis 1957, qu’en Espagne, son pays d’origine, Juan Gutierrez n’en reste pas moins très attaché à ses racines andalouses et à sa ville natale, Alhama de Granada, tout au sud de la péninsule ibérique.

Une région et une ville où pourtant ses souvenirs d’enfance sont loin d’être réjouissants. Né en 1930, Juan a eu le triste privilège de vivre la période la plus trouble de l’histoire espagnole : le coup d’Etat du I8 Juillet 1936 entraîne durant trois ans une guerre civile mémorable qui sera suivie de longues années de souffrances sous le régime franquiste. Avec au quotidien, la misère et la faim, la disparition de quatre membres de sa famille, dont son père et l’un de ses oncles, fusillés dans les prisons de Franco, ainsi que la perte de tous les biens, la mère et ses deux enfants ne pouvant se retrancher que dans une simple grotte à l’entrée de la ville…

De tels événements douloureux, ces « blessures très difficiles à cicatriser », Juan a fini par les transformer en mots. Petit à petit, une fois arrivé en Ariège ce 9 mai 1957, à Orlu d’abord, à Crampagna ensuite où il construit sa maison, à Banat près de Tarascon enfin, lui qui n’a jamais pu aller à l’école mais qui s’est passionné pour la littérature, il a voulu transcrire la dure réalité de ceux qui, comme lui, ont supporté ces années-là, afin qu’elle ne tombe dans l’oubli.

 Et poussé par sa famille et ses amis, Juan vient de publier, en espagnol, ce livre de souvenirs personnels, « La revolución y las colectividades en Alhama de Granada », dédicacé il y a peu à la salle des fêtes de Banat.

Publié le 27 novembre 2007 à 12h10

Traducción:

En breve

Juan Gutierrez, “compañero libertario”

A pesar de haber vivido hasta ahora el doble de tiempo en Francia, su tierra de acogida desde 1957, que en España, su país de origen, Juan Gutierrez continua muy atado a sus raíces andaluzas y a su ciudad natal, Alhama de Granada, muy al sur de la Península Ibérica.

Una región y una ciudad donde sus recuerdos de la infancia distan mucho de ser divertidos. Nacido en 1930, Juan tuvo el triste privilegio de vivir el período más turbio de la historia española: el golpe de Estado del 18 julio de 1936 provoca durante tres años una guerra civil memorable a la que seguirán muchos años de sufrimientos bajo el régimen franquista. La miseria y el hambre, la desaparición de cuatro miembros de su familia, cuyo padre y uno de sus tíos fueron fusilados en las prisiones de Franco, así como la pérdida de todos los bienes, obligó a la madre y sus dos niños a guarecerse en una simple cueva a la entrada de la ciudad…

Estos acontecimientos dolorosos,  “heridas muy difíciles de cicatrizar”, son los que Juan ha terminado por transformar en palabras. Poco a poco, una vez llegado a Ariège el 9 de mayo de 1957, a Orlu en primer lugar, a Crampagna a continuación donde construye su casa, a Banat cerca de Tarascon finalmente, él que nunca pudo ir a la escuela pero apasionado por la literatura, quiso transcribir la dura realidad de los que, como él, han aguantado estos años, para que no caiga en el olvido.

Y empujado por su familia y sus amigos, Juan acaba de publicar, en español, este libro de recuerdos personales, “La revolución y las colectividades en Alhama de Granada”, presentado hace poco en la sala fiestas de Banat.

Publicado el 27 de noviembre de 2007,  a las 12, 10 h.

 

Anuncios