Antonio Ortiz Ramírez (Vida y obra)

Antonio Ortiz Ramírez (1907 – 1996). nacio en Barcelona, (España), el 13 de abril de 1907 y murio el 2 de abril de 1996 Barcelona, (España).

Carpintero-ebanista de profesión. Militante de la CNT y de la FAI. Miembro del grupo de afinidad “Nosotros”. Comandante de la 25 división republicana. Oficial del ejército francés.

Biografía.

Infancia y adolescencia.

Nació en el barrio de Poble Nou, de Barcelona, de padres emigrados desde Pedralba (Valencia). Cursó estudios elementales que abandonó prematuramente, a los once años, para atender las necesidades familiares. Desde esa edad trabajó en diferentes carpinterías y aún simultáneo durante algún tiempo trabajo y estudios. En 1921, con catorce años, se afilió al Sindicato de la Madera de la CNT.

La República.

Con la caída de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera y la proclamación de la Segunda República Española, la CNT experimenta una gran expansión. La organización anarcosindicalista vive por entonces un enconado debate entre trentistas y faístas. Ortiz es afín a la tendencia faísta, de la que son notables representantes Buenaventura Durruti y Juan García Oliver. Publica algunos artículos en el portavoz oficial de la CNT, Solidaridad Obrera, y acepta responsabilidades en el Sindicato de la Madera, del que es nombrado presidente en 1932. Por este tiempo se vivió una durísima huelga al negarse la patronal a atender las reivindicaciones de los ebanistas que se concretaban, resumidas, en “jornada de 44 horas semanales, en lugar de las 48 vigentes; que las herramientas fueran a cargo de los patronos; abolición de toda fiesta intersemanal a excepción del día 1.º de Mayo”. La huelga es especialmente dura y prolongada, desde noviembre de 1932 hasta abril de 1933, en cuyo transcurso fueron detenidos muchos huelguistas, incluido Ortiz.

Entra a formar parte del grupo “Nosotros”, grupo de afinidad anarquista integrado en la FAI, continuación de Los Solidarios, junto a Durruti, García Oliver, Francisco Ascaso, Gregorio Jover, Ricardo Sanz, José Pérez Ibáñez “El Valencià”, Quico Sabaté y Aurelio Fernández y desarrolla una intensa actividad sindical y política.

La Guerra Civil.

La sublevación militar fascista de julio de 1936 que condujo a la Guerra Civil española (1936-1939) produjo una movilización general de la CNT en la que Ortiz tuvo un destacado protagonismo, sobre todo en la sofocación del golpe de Estado en Barcelona, comprometido en primera línea al igual que los demás miembros del grupo “Nosotros”. El 24 de julio de 1936 sale de Barcelona a la cabeza de unos 800 hombres en dirección a Caspe, en cuyas cercanías está la línea del frente. Esta expedición se conoce con el nombre de “Segunda Columna”, “Columna Sur-Ebro”, “Columna Roja y Negra” o “Columna Ortiz”, y fue creciendo a medida que absorbía muchos grupos espontáneos y desorganizados.

Con la militarización impuesta por el gobierno republicano, las milicias y en general todo el movimiento libertario, pierden protagonismo. El 15 de abril de 1937 el frente de Aragón se reorganiza y Ortiz pasa a ser jefe de la 25 División. Hasta entonces la Columna Ortiz estaba firmemente comprometida con los cambios sociales y políticos producidos en Aragón, de cuyo Consejo de Defensa era presidente Joaquín Ascaso. Las tensiones producidas por la labor anti-colectivista de los militares adictos al Partido Comunista de España, ejemplificada en la actuación del general Enrique Líster, condujeron, primero a la disolución del Consejo de Aragón, y después a la detención de Ascaso bajo la acusación de haberse incautado de bienes públicos. Ortiz se solidariza en todo momento con Ascaso y el 14 de septiembre de 1937 es destituido como jefe de la 25.ª División y le sustituye en el cargo Miguel García Vivancos. Entre septiembre de 1937 y febrero de 1938 permanece en Barcelona a la espera de destino militar. En diciembre de 1937 ingresa en la Escuela Popular de Estado Mayor en la que se licencia quinto en una promoción de sesenta aspirantes. Finalmente, en febrero de 1938, se le asigna destino en la frontera francesa, cerca de Seo de Urgel.

El exilio.

La CNT está dividida profundamente y Barcelona sufre los bombardeos fascistas, la desmoralización cunde. El distanciamiento entre Ortiz y los responsables de la CNT, particularmente con Mariano Rodríguez Vázquez “Marianet”, Santillán y García Oliver, lleva a serios enfrentamientos verbales. La posición pirenaica es precaria y Ortiz cree fundamentadamente que desde el Partido Comunista e incluso desde su misma Organización se le tienden trampas para asesinarlo. Es destituido del mando y el 5 de julio de 1938 pasa a Francia junto a once de sus colaboradores, entre ellos Joaquín Ascaso. El gobierno republicano insta al gobierno francés para que procese a los evadidos por deserción y robo de bienes públicos, petición que no prospera y que exige de Ortiz y Ascaso explicaciones que apenas tienen eco entre las bases confederales, notablemente influidas por Federica Montseny, Segundo Blanco, Mariano Rodríguez Vázquez “Marianet” y Joan García Oliver. Ortiz acusó a los dirigentes confederales de haber intentado asesinarlo. Los fugados son detenidos primero y luego dispersados en Francia; Ortiz ingresa en febrero de 1939 en el campo de concentración de Saint-Cyprien y más tarde en el de Vernet, donde recibe la noticia de que el 10 de mayo de 1940 se ha producido la invasión de Francia por el ejército de Hitler.

La Segunda Guerra Mundial.

Los internados en el Campo de Vernet tenidos como más revolucionarios e intransigentes fueron deportados a Argelia por el gobierno francés para que trabajaran en el ferrocarril. Liberado tras el desembarco aliado en el norte de África, se enrola en diciembre de 1942 en el ejército francés como voluntario por toda la duración de la guerra. Participa en varias batallas frente al Afrika Korps alemán y es ascendido a sargento. Embarca para Francia donde se produce el primer desembarco aliado; integrado en el ejército francés avanza por Aix-en-Provence y Lyon, recibiendo varias distinciones de sus mandos. Su participación más relevante se produce en la liberación de Belfort, lo que le vale una distinción firmada por Charles De Gaulle. El cuerpo en el que está integrado Ortiz prosigue su ofensiva hasta territorio alemán, toma Karlsruhe y Pforzheim, donde es herido y evacuado.

Exilio en Venezuela.

Tras el fin de la guerra y con la desmovilización Ortiz montó una serrería en Saverdun (Francia) junto a su amigo José Pérez Ibáñez “El Valencia”. En noviembre de 1948 a bordo de una avioneta en la que también viaja “El Valencia” participa en un atentado frustrado contra Francisco Franco en San Sebastián. En febrero de 1951 la prensa francesa da la noticia del descubrimiento de la avioneta y expone diversas hipótesis descabelladas que comprometen su seguridad. Ortiz decide emigrar a América Latina, vive en Bolivia y en Perú y en 1955 se instala en Venezuela, donde monta una carpintería. En 1987 regresó a Barcelona, donde consiguió que se le reconociera un sueldo como sargento del ejército republicano. En 1995 los historiadores José Manuel Márquez y Juan José Gallardo mantuvieron varias entrevistas con él y tuvieron acceso a su archivo personal, lo que dio origen a una excelente biografía del personaje que es, además, un documentado y muy completo repaso de los acontecimientos políticos y bélicos vividos en la zona republicana y particularmente en la CNT y los medios anarquistas en general. La publicación de la biografía permite conocer otros puntos de vista de lo vivido en los medios anarquistas más allá de las tesis oficialistas que trataron de silenciar a Ortiz y siempre dieron de él una imagen controvertida, de persona difícil y problemática. La biografía tiene también la cualidad de ensanchar los horizontes de unos debates necesariamente complejos. Murió en una residencia de ancianos del barrio de La Verneda (Barcelona) y legó su cuerpo a la investigación médica.

Bibliografía.

  • Ortiz, general sin Dios ni amo, José M. Márquez y Juan J. Gallardo, prólogo de Antoni Castells, ed. Hacer, Barcelona, 1999.
  • El eco de los pasos, Joan García-Oliver, ed. Ruedo Ibérico, París.
  • La CNT en la Revolución española, José Peirats, ed. Ruedo Ibérico, París.
  • El anarquismo en España, Pere Gabriel, en El anarquismo, George Woodcock, ed. Ariel, Barcelona, 1979.
  • Paradigma de una revolución, ed. AIT, París, 1967 (trad. catalana: 19 de juliol del “36” a Barcelona, traducción de Montserrat Font), prólogos de Federica Montseny y Joan García Oliver, ed. Ricou, Barcelona, 1988.
  • Anarcosindicalismo y Estado en Aragón, 1930-1938, Graham Kelsey, ed. Fundación Salvador Seguí, Madrid, 1994.
  • Aragón en la revolución española, José Borrás, ed. César Viguera, Barcelona, 1983.
  • Los atropellos de Líster, carta de Antonio Ortiz en la revista “Triunfo”, 19-11-1977.
  • Historia de un atentado aéreo contra el general Franco, Antonio Téllez Solá, ed. Virus, Barcelona, 1993.

Vídeo.

Antonio Ortiz Ramírez, general sin Dios ni amo

Antonio OrtizEl 2 de abril de 1996 muere en Barcelona el militante anarcosindicalista Antonio Ortiz Ramírez. Había nacido el 13 de abril de 1907 en el barrio del Poble Nou de padres valencianos. Asistió poco a la escuela y empezó a trabajar con 11 años, que hará compatible con una academia nocturna, y con 14, como carpintero y ebanista, se afilió al Sindicato de la Madera de la Confederación Nacional del Trabajo ( CNT).

Con la República formó parte de los Grupos de Defensa Confederal de Pueblo Nuevo. Entre 1932 y 1933 colaboró en Solidaridad Obrera, Donde defendió las tesis de la Federación Anarquista Ibérica (FAI). En julio de 1932 fue miembro del Comité de su sindicato y desde noviembre el presidente, en unos momentos que tuvo que hacer frente a la gran huelga del gremio, que se produjo entre noviembre y abril de 1933, y el levantamiento de enero de 1933 que le llevó a la cárcel y a ser apaleado por la policía. A partir de 1934 se instaló en el barrio barcelonés de Santa Coloma. Muy amigo de Juan García Oliver, entró en 1934 en el grupo «Nosotros» y desde esta organización coordinaba todos los Grupos de Defensa Confederal de Barcelona.

En 1935 fue de nuevo detenido. Durante la primera mitad de 1936 hizo mítines por toda Cataluña (Sitges, Reus, Cerdanyola, Caldes, Sallent, Igualada, Argentona, Barcelona, Rodas, Gavà, Sabadell, Blanes, Balsareny). En julio de 1936 participó en los enfrentamientos contra los fascistas y el 24 de julio de ese año se marchó al frente de Aragón como comandante la «Columna Sur-Ebro» – también conocida como “Segunda Columna» o «Columna Ortiz» – de unos 800 hombres. Tuvo una decisiva participación en la reunión de Bujaraloz de octubre de 1936, que supuso la creación del Consejo de Aragón y el nombramiento de Joaquin Ascaso como presidente.

En 1937 colaboró en Nuevo Aragón. Comandó la 25 División, antes y después de la militarización de las columnas, hasta que, fue depuesto el 14 de septiembre de 1937 – muchos atribuyen esta destitución en su oposición a los estalinistas – y sustituido por Miguel García Vivancos. Entre septiembre de 1937 y febrero de 1938 permaneció en Barcelona a la espera de destino militar. En diciembre de 1937 se inscribió en la Escuela Popular de Estado Mayor, conocida como “Escuela de Guerra», de la que se licenció el quinto de una promoción de 60 aspirantes. En febrero de 1938 intervino en el «Plan Camborio», encaminado a crear una fuerte guerrilla en la retaguardia franquista. Meses después fue destinado a la Seu d’Urgell como jefe de la 24 División, pero fue destituido en julio entre rumores sobre que se preparaba su asesinato. El 5 de julio de 1938 pasará a Francia con Joaquín Ascaso y 10 colaboradores más.

Con la derrota conoce los campos de concentración: en febrero de 1939 fue internado en Sant Cebrià, más tarde, tras una breve estancia en la prisión de Colliure, en Vernet, y después en Djelfa (Argelia), donde salió el diciembre 1942 enrolado en el ejército francés. Combatió en diferentes zonas de África, contra el Afrika Korps, y de Europa (Aix en Provence, Lyon, Belfort, Karlsruhe, Pforzheim) y fue condecorado con ocho medallas – una de ellas, la Cruz de Guerra con Palma, le fue impuesta por el general De Gaulle el 23 de julio de 1945 -, licenciándose con el grado de sargento en jefe del Primer Batallón de Choque. Después de la Segunda Guerra Mundial se instaló en Saberdu, donde montó un aserradero con su amigo José Pérez Ibáñez (El Valencia). Estableció contacto con Laureano Cerrada, cenetista que también había caído en desgracia, con el fin de participar en la organización del fracasado atentado aéreo contra Franco de febrero de 1948 en San Sebastián. En febrero de 1951 la prensa francesa dio detalles sobre el atentado y temiendo por su seguridad pasó a Bolivia (1951), Perú (hasta 1955) y Venezuela (Caracas, San Felipe, Marín), donde junto con sus antiguos amigos Joaquín Ascaso, Valeriano Gordo y Martín Terrer mantuvo cierta militancia durante los tiempos de la reunificación.

En 1966 fue secretario de coordinación de la CNT venezolana. Después abandonó el activismo. En 1987 regresó a Barcelona, donde consiguió el reconocimiento de una paga como sargento del ejército republicano. Antonio Ortiz Ramírez murió el 2 de abril de 1996 en la residencia de ancianos del barrio del La Verneda (Barcelona) y legó su cuerpo a la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona para la investigación científica. En 1996 fue estrenada en Francia una película documental sobre su vida (Ortiz, général sanos Dieu ni maître), Realizada por Ariel Camacho, Phil Casos y Laurent Guyot. En 1999 José Manuel Márquez y Juan José Gallardo publicaron la biografía Ortiz, general sin Dios ni amo, resultado de varias entrevistas y de consultas a su archivo personal.

Fuente: http://elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com/2010/04/biografia-antonio-ortiz-ramirez.html
 
Anuncios