Giuseppe Baldi conocido como “Gino Gatti” (Vida y obra)

Gino Gatti

Gino Gatti

Gino Gatti cuyo verdadero nombre era Giuseppe Baldi (1901 – 1989)Nació el 19 de marzo de 1901 en Corana en la provincia de Pavia (Italia).  y murió el 27 de de agosto de 1989 en Buenos Aires (Argentina).
Fue un anarquista con actuación en Argentina y Uruguay. Participó en los grupos de Severino Di Giovanni y Miguel Arcángel Roscigna, y ganó celebridad por ser uno de los cerebros de la evasión del Penal de Punta Carretas (Montevideo) en 1931.

Nació en Corana, (Italia), el 19 de marzo de 1901 en la provincia de Pavia, desarrolló entre 1919 y 1922 propaganda revolucionaria y de las ideas anarquistas entre las masas obreras.

Fue un activo militante en esa provincia italiana. Emigró a la Argentina y de 1923 a 1925 trabajó como camarero en Buenos Aires, (Argentina) donde vivía en la calle Morón nº 5056.

En 1928 se estableció en Temperley, Villa La Perla, donde conoció a Severino Di Giovanni.

Se integró en el grupo de Miguel Arcángel Roscigna abocado a la planificación de la fuga de varios anarquistas detenidos en Uruguay en el Penal de Punta Carretas por el famoso asalto al cambio Messina, fuga que luego de concretada pasó a ser conocida como “La fuga de la carbonería”.

En agosto de 1929, un matrimonio italiano con su pequeña hija ha llegado a Montevideo procedente de Buenos Aires para instalarse allí. Dicen ser comerciantes y compran un terreno en la calle Solano García justo enfrente de la cárcel de Punta Carretas. La policía averigua enseguida de quién se trata por cuanto se tiene especial precaución con los vecinos del penal. Pero está todo en regla: el nuevo vecino se llama Gino Gatti y piensa instalarse con un comercio de carbonería. Al poco tiempo se ha levantado una especie de galpón tinglado con vivienda que exhibe un cartel: “Carbonería El Buen Trato: venta de carbón de leña y piedra”. El matrimonio Gatti es muy afable con todos los nuevos clientes. El es muy correcto y gana la simpatía de los vecinos. Se los ve salir todos los días, con el carro que le compró al antiguo carbonero Benjamín Dominici, a repartir las bolsas. Pero en la primera semana de marzo de 1931, los vecinos se enteran, que a pesar de que el negocio de carbonería marcha bien, el matrimonio Gatti ha decidido dejarlo para regresar a la Argentina. Todos lo lamentan y el carbonero Gatti se despide con su amable sonrisa de siempre.

El 8 de abril de 1931, la embajada italiana de Buenos Aires, por informaciones de la policía política de Buenos Aires, en colaboración con la policía de Montevideo, informaba a Roma que “José Baldi posee una pequeña lancha a motor que maneja personalmente y de la cual se sirve para el traslado de sus compañeros anarquistas y también para operaciones de contrabando. Primina Romani (o Romano), que se titula mujer de Baldi, también ha desaparecido. Tanto Baldi, como ella y una hija de aproximadamente siete años son buscados activamente”.2

Gino Gatti y Juan Antonio Morán, paticiparon en el atentado que le costó la vida al mayor José W. Rosasco, jefe de policía de La Plata e interventor policial de Avellaneda, durante la dictadura de José Evaristo Uriburu.

En 1933, Gatti fue detenido y condenado a 22 años de prisión en el penal de Ushuaia. Recuperó la libertad a fines de la década de los cuarenta. La policía de Pavia secuestró una carta de Baldi dirigida a su familia:

Queridísimos míos: No me explayaré mucho en estas líneas. Y a Primina les comunicó acerca de mi prisión. Les ruego no desesperarse ya que tanto como yo Priminia estamos tranquilos y serenos, nuestra hija se encuentra bien y la salud es óptima para los tres. En el calvario de esta vida es necesario estar dispuesto a todo y, de un modo especial, cuando uno es privado de sus derechos. El silencio y la pasividad, frente a tanta injusticia, es cómplice de la tiranía y es por eso que a los jóvenes, en los cuales todavía palpita un poco de dignidad, les toca rebelarse. Vosotros ya sois viejos, vuestra lucha ya ha terminado. Tratad de quedaros lo más tranquilos posible, vivid en paz y no os extrañéis si nosotros estuvimos tanto tiempo sin escribir. Nuestro pensamiento siempre estará unido a todos vosotros. Recibid un fuerte abrazo de vuestro hijo, Giuseppe

Gino Gatti

Falleció el 27 de agosto de 1989 en Buenos Aires (Argentina).

Bibliografía.

  • Bayer, Osvaldo. Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia. Booket, Buenos Aires, mayo 2006. ISBN 987-580-092-9
  • Bayer Osvaldo, Los anarquistas expropiadores y otros ensayos. Booket, Buenos aires, 2008.

Referencias.

  1.  Bayer Osvaldo, Los anarquistas expropiadores y otros ensayos. Booket, Buenos aires, 2008; p. 69-70.
  2. Bayer, Osvaldo. Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia. Booket, Buenos Aires, mayo 2006.

Véase también.

Enlaces externos.

 

 José Baldi “Gino GATTI”

José Baldi “Gino GATTI”  Nacio en Italia 19 de marzo de 1901 y murió el 27 de agosto de 1989

-Su vida trancurrio entre Italia, Buenos Aires y Montevideo.

José Baldi llamado con el seudónimo de Gino Gatti, tras la toma del poder por los fascistas en Italia, se vio obligado a exiliarse por primera vez en Francia, y desde hay en el año 1923 emigró a Argentina, donde se uniría a los grupos de expropiadores de Severino Di Giovanni y Miguel Arcángel Roscigna, ganó celebridad por ser uno de los, autores de varios atentados y ataques armados en Argentina y Uruguay.

En agosto de 1929, Gino Gatti se instalo con su pareja y su hija en Montevideo (Uruguay) en el barrio de Punta Carretas, donde frente a la prision, Gino Gatti abrio la carboneria “El buen trato”. Es a partir de estos  locales, desde donde Gatti, M. A. Roscigna, José Manuel Capitan Diaz, Andres Vazquez Paredes y Fernando Malvicini cavarían un túnel de 50 metros de largo que conduce al cuarto de baño de la prisión y que permitió la fuga el 18 de marzo de los compañeros Vicente Moretti, Aurelio Rom, el cuñado de Antonio Moretti  Pedro Boadas Rivas, Tadeo Peña, Agustin Garcia Capdevila y 5 presos comunes. Gino Gatti, que abandonó en la primera semana de marzo para irse Punta Carreras, Buenos Aires, (Argentina) y escapó de su detención y la de sus compañeros el 27 de marzo, fue apodado después de estos hechos El Ingeniero.

A principios de 1930, continuó siendo activo en los grupos ilegalistas incluyendo Armando Guidot Juan del piano, Espelocin Pedro y Eliseo Rodríguez.

A finales de 1932, participó con Rafael Lavarelo Juan Antonio Morán, Prina y Molina en la perforación de un nuevo túnel de 58 metros para permitir el escape del compañero penitenciario Emilio Uriondo y otros militantes. Sin embargo y por la vigilancia de la policía, los compañeros tuvieron que interrumpir su trabajo después de 28 metros.

El 17 de marzo de 1933, Gino Gatti fue arrestado en Córdoba, (Argentina) y encarcelado en Caseros. El 7 de octubre, después de volar una pared de la prisión, Gino Gatti, Mario Cortucci, que será asesinado, Ramón Pereyra y el compañero brasileño Álvaro Correa Do Nascimiento lo intentaron, bajo el fuego de los guardias, la policía y el ejército, en vano para escapar. Despues serán transferidos a la Penitenciaría de Ushuaia en Tierra del Fuego.

Gino Gatti murió en Buenos Aires, (Argentina), el 27 de agosto de 1989.

 

LA FUGA DE LOS ANARQUISTAS A TRAVÉS DE LA CARBONERÍA “EL BUEN TRATO”.

Carbonería “El Buen Trato”

El 18 de Marzo de 1931 se dan a la fuga once reclusos del Penal de Punta Carretas (Hoy Punta Carretas Shopping), ocho de ellos anarquistas y tres presos comunes. Sin embargo el plan de fuga comienza en Agosto de 1929 cuando unos italianos establecen un comercio…

En Agosto de 1929, llegan a Montevideo procedente de Buenos Aires, una familia de italianos, conformada por Gino Gatti, su esposa y su hija. La policía averiguó de quienes se trataba, dado que iban a ser vecinos del Penal de Punta Carretas, una vez que la fuerza policial, comprobó que se trataba de otra familia de inmigrantes, les restó preocupación. 
Cárcel de Punta Carretas
La familia Gatti, decide instalarse en la calle Solano García nº 2529, establecen un comercio, mas precisamente una Carbonería, llamada “El Buen Trato”, y abajo del cartel del negocio rezaba la frase “Venta de carbón de leña y piedras”
La familia Gatti, comenzó a hacer su clientela y ser muy querida por los vecinos, era frecuente ver a Ginno Gatti, con el carro que le habia comprado a un antiguo propietario de otra Carboneria, frecuentar especialmente la zona cercana al hoy extinto Arroyo Pocitos, lo cual no llamaba potencialmente la atención, pero luego sería un paseo clave y necesario. 
 
La primer semana de Marzo de 1931, los vecinos de Punta Carretas, lamentan la partida de la Familia Gatti, y pese a que el negocio funcionaba bien los Gatti deciden volver a Buenos Aires, (Argentina) sin dar mayor explicaciones. 
 
Unos días despues de la partida de los Gatti a Buenos Aires, (Argentina), en el patio del Penal de Punta Carretas, la tarde del 18 de Marzo, se respiraba un clima poco habitual, habia una atsmofera de felicidad, sentimiento muy difícil de sentir en un establecimiento carcelario, es por eso que el agente penitenciario del penal, recibe la orden de observar especialmente a Erwin Polke, un veterano anarquista Alemán, quien se dedicaba esta tarde a jugar al ajedrez en el patio de la prisión, mientras Polke jugaba al ajedrez y el agente penitenciario le observaba, otros presos de a uno se iban acercando al baño de la prisión uno por uno. 
 
Mientras terminaban de pasar los últimos presos, se empezaban a escuchar los primeros silbatos y gritos procedentes de la ex Carbonería, vecina del Penal, los vecinos comenzaron a alarmar a la policía pensando que se trataba de delincuentes comunes que pretendian desvalijar lo que quedaba del negocio, sin embargo cuando llega la policía, reconoce a dos de las personas que trataban de escapar de los fondos de la Carbonería, uno era Aurelio Rom, cuñado del anarquista preso en Punta Carretas Antonio Moretti, Rom antes de ser capturado, corre hacia el interior de la Carbonería, donde los policías se encuentran con algo inesperado; un profundo pozo perfectamente iluminado que pareciera ir al centro de la tierra, es un cuadrado de dos por dos metros apuntalado con maderas; con una escalera, se podía descender cuatro metros de pronfundidad, al descender esos cuatro metros, comenzaba un tunel de 50mts de largo, segun los ingenieros de la policía era “Una obra técnicamente perfecta”, por este túnel podia caminar una persona de estatura media, como si fuera poco el túnel tenia iluminación eléctrica y caños de ventilación al exterior, cada veinte metros hay una campanilla eléctrica por la que se emiten señales desde la entrada. 
 
La bajada al túnel
El ultimo día de la excavación del túnel, habia quedado a unos 50 cms, del baño de la Cárcel de Punta Carretas, con un gato hidraúlico, desde adentro del túnel Miguel Arcángel Rosigna, se encargó durante el recreo de hacer la presión necesaria para levantar el piso del baño, el primero en “innagurar el túnel” fue Vicente Moretti, a quien lo esperaba Rosigna con una escalera para descender, despues fueron tres anarquistas catalanes y cinco presos comunes, todos se pudieron fugar, solo fueron apresados cuando se disponían a retirarse de la carbonería, como ya mencionamos Rom y otro preso común. 
punta carreras
Miguel Arcángel Rosigna
Afuera de la Carbonería, tres autos los esperaban a los anarquistas, uno de ellos llevó a Vicente Salvador Moretti, quien era el mas importante a liberar, Moretti, la primer noche durmió en la casa de Germinal Reveira, en la calle Legionarios, los anarquistas catalanes fueron a destinos desconocidos. 
fuga
Gino Gatti
Roscigna
Rosigna llevo a Moretti, a una casa alquida en General Flores y Curupí (Barrio Maroñas), para que estuviese en un lugar seguro, mas allá de la seguridad que pudiera ofrecer el lugar donde estaban viviendo Rosigna, salía todos los días a la calle, con un atuendo demasiado sencillo para despistar a los vecinos, de hecho todos los días compraba el diario pidiendoselo al al vendedor de periodicos como “Deme ese pasquín burgués que habla de los asaltantes”, seguramente para el vendedor de periodicos, Rosigna era el único vecino de Maroñas, que solicitaba el diario de esa manera, lo cual ante la duda el vendedor de diarios prefirió denunciarlo a la policía, esa tarde rodearon la casa de Rosigna y Moretti, dos oficiales de investigaciones, pero no prosperó la denuncia del vendedor de diarios. 
 
Sin embargo a Rosigna y a Moretti, no se le prorrogó mucho mas su suerte, un día como de rutina estaba la perrera en el barrio, y quien se encargaba de llevarse los perros callejeros, era un ex presidiario por carterista, José Sosa quien persiguiendo a un perro llega a la finca donde se encontraba Rosigna el cual le solicita al perrero, que deje tranquilo al perro, Sosa de buena memoria lo reconoce a él, y sale corriendo a la comisaría abandonando inclusive el carro de perros. 
 
En minutos 53 policías se hicieron presentes en el domicilio de Rosigna y Moretti, inclusive estaba llegando tambien el 4ºRegimiento de Caballería, cuando encuentran a Moretti que no entendía nada, la muerte era inminente, pero la policía querría vanagloriarse de su captura, entonces los traslada a la jefatura de policia donde los expone junto a otros anarquistas recién capturados José Manuel “Capitán” Paz y Malvicini. En la sala de Jefatura, donde se exponían como trofeos de guerra a los cuatro anarquistas, se concentró toda la prensa del Rio de La Plata, la cual le hacia preguntas principalmente a Rosigna, el cual contestaba con frases cortas, salvo cuando le preguntaron acerca de la policía y hizo referencia de ellos de la siguiente manera “Los sirvientes mal pagos de los explotadores y los burócratas del poder”. Rosigna era pretendido por el gobierno argentino, el cual inmediatamente solicitó su extradición, Rosigna era conciente que en caso de viajar a Argentina, sería ejecutado en el traslado, como le había sucedido a algunos de sus colegas. En esas horas de exposición, Rosigna penso una manera de perpetuar su vida y la de sus compañeros, tambien que le permita permanecer en Uruguay, decidió entonces hacerce cargo de la operación de la fuga y del robo de los automóviles, de esa manera fueron encarcelados nuevamente por seis años. 
 
De Gino Gatti, solo se supo que su nombre verdadero era José Baldi era verdaderamente italiano y había llegado a la Argentina en el año 1923. Años mas tarde cayó preso en Usuahia por otro golpe anarquista, falleció hace unos pocos años. 
 
Los realizadores del túnel fueron Gino Gatti, Miguel Arcángel Rosigna, Andrés Vázquez Paredes, José Manuel “Capitán” Paz y Fernando Malvicini, ninguno de ellos era uruguayo y todos eran reconocidos anarquistas de la época.
 
                                           *http://viajes.elpais.com.uy/2013/03/24/1928-fuga-por-la-carboneria/
Anuncios