Carlos Molina (payador anarquista) (Vida y obra)

Carlos Molina  nació en Melo,  departamento de Cerro Largo, Montevideo (Uruguay) el 11 de setiembre de 1927  y murió en Montevideo el 30 de agosto de 1998,  poeta y payador uruguayo, considerado el más importante artista de este género en la región del Río de la Plata de la segunda mitad del siglo XX.1 Fue muy reconocido por su ideología anarquista.

Nació en una humilde vivienda de la ciudad de Melo (Cerro Largo), ubicada en las actuales calles «Luis Alberto de Herrera» y «Agustín Muñoz».2

Carlos Molina en su juventud.

 Junto al también payador Juan Carlos Bares emprende una gira que lo lleva a Soriano, y acuciados por penurias económicas, se trasladan a Mercedes. Bares recuerda esta gira de esta forma:3

Lo único que teníamos eran las guitarras, hambre y un cansancio de siglos. Recorrimos a pie los largos kilómetros que separaban una ciudad de otra. Cuando cayó en nuestras manos un poco de dinero, Molina compró queso y longaniza, que para nosotros y en el estado en que nos hallábamos era todo un manjar. Yo adquirí un par de alpargatas, porque las que tenía no resistían ninguna nueva caminata.

En Mercedes actuaron en un bar llamado «El barquito» y posteriormente en la estancia «La alegría». Luego de dar por terminada la gira, Bares decidió proseguir hacia Paysandú mientras que Molina emprendió el viaje de regreso a Montevideo.

En 1956 resultó ganador del Primer Certamen Internacional de Payadores.

Carlos Molina (centro), junbto a Juan Carlos Bares (derecha) y Roberto Bonacina (izquierda).

Protagonizó un tristemente célebre duelo con el payador uruguayo Héctor Umpierrez, que se inició sobre el escenario y continuó con un duelo a facón limpio, del cual Umpierrez resultó mal herido al borde de la muerte.4 Esta desavenencia probablemente haya estado motivada por el abismo que separaba a Molina, de ideología anarquista, de Umpierrez quien años más tarde cantaría para dictadores como Augusto Pinochet, Gregorio Álvarez o Alfredo Stroessner.5

Apoyó muchas veces desde su arte distintas huelgas de trabajadores de empresas como Funsa o en la industria frigorífica.6 En 1967 fue detenido en Argentina en medio de un concierto por cantarle al Ché Guevara y recluido en Bahía Blanca. Este hecho motivó que el poeta Juan Gelman le dedicara esas líneas:7

Soy de un país donde hace poco Carlos Molina Uruguayo, anarquista y payador Fue detenido(…) Molina contaba como siempre bellezas y dolores cuando de pronto el Ché empezó a vivir a morir en su guitarra y así la policía lo detuvo…

«Pensamientos», Juan Gelmán. Octubre de 1967.

En 1989 protagonizó junto a la artista argentina Marta Suint, en Sídney (Australia), la que se considera la «Primera payada del otro lado del mundo».8

Discografía

  • Coplas del nuevo tiempo (América Hoy LOF 014)
  • El payador rebelde (Pincén, Argentina)
  • El arte del payador vol. 1 (junto a Gabino Sosa Benítez. Ayuí / Tacuabé a/e37. 1982)
  • De muy adentro (Ayuí / Tacuabé a/m25k. 1983)
  • Roja y negra la ternura (edición no comercial, Australia)
  • El gallo y el alba (Ayuí / Tacuabé a/e152k. 1996)
  • El canto del payador (Ayuí / Tacuabé ae222cd)

Libros

  • Cantándole al pueblo: cantos libertarios. Segunda parte: Poemas rurales (Ed. Editorial Cisplatina.1956)
  • Trovero del pueblo (Ed. Agripacion Libertaria Cerrito-Porvenir. 1957)
  • Tierra libre (Ed.Artes Gráficas. 1958)
  • Rebeldías del camino (Ed. Lucha Libertaria, 1961)
  • Yunques rojos (Ed. Librería Blundi. 1963)
  • Coplas del nuevo tiempo (Ed. Editorial Sandino. 1970)
  • Grillos y terrones (Ed. Carlos Molina. 1980)
  • El hombre y la copla (Ed. Ediciones Recortes. 1995)
  • Yunta y surco: versos criollos (junto a Aramís Arellano. Ed. Editorial Cisplatina de Chile)

Referencias

Enlaces externos

Otra biografía

Carlos Molina – poeta y payador anarquista

El 11 de septiembre de 1927 nace en Melo (Cerro Largo, Uruguay) el poeta y payador anarquista Carlos Molina, conocido como el Bardo de Tacuarí, pero también como Gaucho Molina y Payador Libertario. Era hijo de una familia muy humilde y sus padres se llamaban Juan Molina, zapatero, y Universina Coitiño, fontaneros; tuvo varios hermanos, entre ellos Efraín Molina, también payador. Desde muy joven trabajó en diferentes oficios, haciendo de campesino a fincas, recolectando maíz en Minas (Lavalleja, Uruguay), trabajando de peón cerca de la costa del río Tacuarí -de su malnom-, adiestrando caballos, etc, y siempre, en los momentos libres, tocando la guitarra y cantando canciones. Cuando tenía 15 años viajó a Montevideo y conoció el payador Evaristo Barrios y con él debutó en la radio. Se casó con Alba Aurora (La China), hermana del payador Aramís Arellano, con quien tenga un hijo, Efraín Carlos.

Con el payador Juan Carlos Barras emprendió una gira artística por cafés, bares y centros libertarios por el departamento uruguayo de Soriano y, debido a las penurias económicas, se trasladaron a Mercedes (Soriano, Uruguay). En esta ciudad actuaron en el bar «El Barquito» y más tarde en el predio «La Alegría». Una vez decidieron terminar la gira, Bares prosiguió hasta el departamento de Paysandú y él regresó a Montevideo. 1955 participó en la I Cruzada Gaúcha en Montevideo, junto con otros cantautores y el espectáculo viajó por el interior del Uruguay. 1956 ganó el I Certamen Internacional de payadores y ese mismo año protagonizó el tristemente célebre duelo con el payador Héctor Umpierrez, que comenzó sobre el escenario y terminó con un duelo a puñal, y en el que Umpierrez resultó muy mal herido con 32 puñaladas y al bordo de la muerte; la desavenencia entre ambos cantautores arrancaba de cuestiones políticas, Molina, anarquista, y Umpierrez, diestro y que años más tarde habría de cantar para dictadores como Augusto Pinochet, Gregorio Álvarez o Alfredo Stroessner.

Autor e intérprete de numerosas canciones sociales y revolucionarias, con su arte, apoyó numerosas huelgas obreras (Funso, industria frigorífica, etc) y luchas sociales. En muchas canciones evocó la memoria de compañeros asesinados o que sufrieron represalias durante la dictadura, como León Duarte, Gerardo Gatti, Gaucho Idilio, Alfredo Zitarrosa, etc En 1967 fue detenido en Argentina en medio de un concierto tras cantar al Ché Guevara y recluido en Bahía Blanca (Buenos Aires, Argentina). Cuando se instituyó por ley nacional «El Día del Payador» el 24 de agosto de 1988, rechazó cantar en el Palacio de las Leyes de Montevideo ante los integrantes del Parlamento uruguayo argumentando que no podía actuar cara a cara “de los que habían condenado el pueblo a la mentira eterna “del parlamentarismo. En 1989, con Marta SUINTA, protagonizó la “Primera payada del otro lado del mundo», que se celebró en Sydney (Nueva Gales del Sur, Australia).

Durante una gira por Europa durante los años noventa, realizó numerosos conciertos en España y en Francia, muchos de ellos en los locales de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y en los que muchas veces le acompañó el cantautor Daniel Viglietti. Entre sus discos podemos citar Coplas del nuevo tiempo, El payador rebelde, El arte del payador (1982, con Gabino Sosa Benítez), De muy adentro, Roja y negra la ternura, El gallo y el alba (1996) y El canto del payador. Es autor de los libros Cantándole al pueblo. Cantos libertarios (1956), Trovero del pueblo (1957), Tierra libre (1958), Rebeldías del camino (1961), Yunques rojos (1963), Coplas del nuevo tiempo (1970), Grillos y terrones (1980), El hombre y la copla (1995) y yuntas y Surco. Versos criollos (sd, con Aramís Arellano).

Carlos Molina murió el 30 de agosto de 1998 en Montevideo (Uruguay) y sus restos mortales fueron trasladados el 24 de agosto de 2003 en su pueblo natal de Melo y enterrados, con un homenaje oficial, en el cementerio de la localidad.

 

Carlos Molina, payador anarquista

 

Carlos Molina – Juventud (1967) Payador Libertario

Hay una juventud que es la que impulsa
Hay una juventud que es la que avanza
Hay una juventud que evoluciona
Y hay otra juventud que retrograda.

Hay una juventud envejecida
Bordeando los abismos de la infamia
Con veinte años en el cuerpo joven,
Y más de un siglo que le encorva el alma.

La juventud antípoda del hombre
Es esa juventud esclavizada
Gran forja del deber en la gran hora
Que América irredenta la reclama.

La juventud que es tal no se arrodilla
La juventud no sabe estar postrada
Y no hay fuerza más fuerte que la suya
Que es tanto el ideal de una gran causa.

La juventud, es vida y es belleza,
Es espíritu, luz, sangre, esperanza,
Que ha roto los fetiches milenarios
Junto a los mitos de la creencia arcaica.

Jóvenes son aquellos que se van
Con un arco de triunfo en la mirada
Dándole espacio a sus mil horizontes
Y un incendio de soles en el alma.

La juventud, es vida y es belleza,
Es espíritu, luz, sangre, esperanza,
Que ha roto los fetiches milenarios
Junto a los mitos de la creencia arcaica.
Jóvenes son aquellos que llevan
Un arco de triunfo en la mirada
Todo el espacio azul, mil horizontes,
Y un incendio de soles en el alma.

No son jóvenes, no, los que claudican
No son jóvenes, no los que se arrastran
Juventud es rebelarse contra todo
Lo que limita la grandeza humana!

Dejemos los eunucos, los cobardes,
Lo mismo que una barca abandonada,
Hundida en sus escollos de ignominia,
Sin puerto, sin destino, en la borrasca.

Y volemos no más, como los cóndores.
Hacia el paisaje azul de la montaña
Ebrios de luz, de vida, y de idealismo,
Un paso más, y el triunfo nos aguarda!

 

 

Conversando con Carlos Molina (Payador Libertario)

Anuncios