Max stirner

Publicado por Patrick Granet

La Ética stirneriana

Todos aquellos que han sido bastante feliz por de la ira del Max Stirner “único y su propiedad” experimentan el profundo deseo de dar a conocer su doctrina a los demás, especialmente a los trabajadores. Es por ello que me he comprometido a dar conocer esta doctrina en unas pocas líneas. No parece que su libro ha sido bien entendido por muchos de quienes han tratado de informe.
Lo que dice en su libro “Anarquismo” Eltzbacher no es muy preciso; Debe decirse también que Stirner no es especialmente preocupado para que quede claro y se sirva de una jerga filosófica particular. La filosofía de egoísta – o más bien nihilista – de Stirner, con la filosofía individualista de un Emerson, por ejemplo, son muy a menudo confundidos.
Stirner ha proclamado, y esto parece ser el punto fundamental de su teoría, la doctrina de la propiedad de mí. Era un diseño atrevido que ayudará a un día para llevar a cabo una gran revolución en filosofía. Aquí es en esencia: “son tus maestros, trabajo de su interés. Observar cualquier ideal, no hagas tus acciones conforme a cualquier moral estándar. Desprecio a la costumbre, deber, moralidad, justicia, ley. Yo soy Dios y rey y la ley. «-No es sagrado como sus apetitos y deseos. Esto es lo que quiso decir con esta expresión nihilista: «todas las cosas me no es nada», «no son parientes si te niegas a creer enlazado; ustedes mismos eres el Altísimo. Siga cualquiera que necesita, ser su propio Dios. No obedecen a ningún pacto. Breve « ¡nada es más caro que yo mismo!»
Sin embargo, entre las filosofías nihilistas e individualistas, hay una distinción bastante sutil es necesario señalar claramente. Filosofía individualista dice: « ¡ser un individuo fuerte!» ¡Por encima de lo común! ¡Expandir tu personalidad! “Filosofía egoísta o nihilista dice:” usted no tiene ninguna obligación de cumplir. Si quieres ser un hombre fuerte, un hombre influyente, un individuo muy arriba, tanto como sea posible, la influencia de la manada, en este caso, ser fuerte! No como deber, sino como un privilegio. El primer comando de la teoría: “tienes que ser un superhombre. El segundo dijo: “sé lo que quieres ser.
El egoísta stirniano- el hombre que no acepta moralidad – no en realidad confinada de simpatía. Sigue los impulsos de su corazón. Él niega los derechos, a los títulos; No nutre ningún respeto por el estado, aunque fue la democracia más libre es posible imaginar. No admite éticamente superior a sus propios deseos. Pero no hay nada en Stirner contraria al sentido de solidaridad, compasión, amor fraternal. Stirner proclama la libertad de todo lo que puede encadenar al individuo; Él es el Profeta del egoísmo furioso. Es la camada de desecho ético del pasado, muestra el último ideal de una raza idólatra, la moral y gritos: ‘ ver! Es una farsa. Convierte todos los Egos del universo para el Ego y exclama: “cada uno de ustedes es por sí mismo el Dios verdadero, lo que quieras.
Entre la ética de Kropotkin y Stirner no hay diferencias esenciales; ¿Qué el primero expresado en un lenguaje científico simplemente, Stirner expone en términos metafísicos precisos, pero un poco confundido. Cuando Kropotkin demuestra que, en cada individuo, hay una pasión por el bien de la raza, da fuerte apoyo a la teoría de Stirner. Hemos dudado en proclamar que lo moral sea una ilusión y el deber una farsa hasta Kropotkin nos había asegurado el sentido de solidaridad es inherente a la naturaleza del hombre. Este sistema, podemos arrojar estiércol de moralidad sin peligro para la especie.
El diseño de Stirner, la propiedad es lo que agrada, malvado que odia. Lo que duele tu simpatía es malo para ti, para que negar absolutamente valor alguno en una moral impuesta desde afuera, nos encontramos con imposibles negar la existencia del bien y del mal.
Pero soy yo, el Ego, que será la piedra de toque. Un tirano, un brutal asesinato cometido por este monstruo manchados de sangre que es la ley, un acto cruel que viola mi sentido de solidaridad, que es malvada.
Por lo tanto, añadiremos a nuestro grito de guerra un nuevo grito.
Hasta el momento le dimos la bienvenida a la muerte del enemigo poderoso, Dios; la caída de la ley, a la destrucción de los derechos de propiedad, podemos agregar: ‘Una moral baja’.

W el. Curtis Swabey

Yo Contra el Mundo exterior n ° 204-205, 15 de abril de 1931

Anuncios